Journey es de las mejores experiencias multijugador de mi vida

Journey, para muchos, fue el gran juego del año pasado. Para mi, que lo acabo de jugar tras hacerme con la edición física, me ha parecido una gran experiencia, sobre todo por su concepto de multijugador.

Y es que, aunque le suene extraño a alguien que no conozca al título de thatgamecompany más que de oídas, Journey necesita su multijugador para brillar.

Jugar a dobles a Ikari Warriors y el PES de PS2 a 4 bandas, multitap mediante, le hacen sitio ahora a Journey y el acompañar a un perfecto desconocido en nuestro objetivo común de alcanzar la cima de una montaña misteriosa en mi ránking personal de mejores experiencias multiplayer de mi vida como jugador.

Un desierto, un protagonista anónimo... Y, de repente, te enamoras.

Un desierto, un protagonista anónimo… Y, de repente, te enamoras.

Sin reglas, en Journey el descubrir a otra persona, anómina a nuestros ojos, está compartiendo nuestro mismo camino, en medio de un mapeado desértico, inhóspito, y con una meta desconocida, genera unas sensaciones que no se pueden comparar con ningún otro título multijugador al que me haya enfrentado. Y es que la soledad que sugiere el mundo de Journey es la catapulta perfecta para que las emociones del jugador se disparen hasta el infinito y más allá al descubrir que, realmente, no estamos solos. Decir además que el sistema de comunicación implementado es todo un acierto.

Qué bonito que es Journey. Sus, aparentemente, minimalistas gráficos son suficientes para desplegar unos visuales elegantes, mágicos y cautivadores. La banda sonora no le va a la zaga, y no son pocos los jugadores que, tras finalizarlo, intentan mantener vivo el lazo con la obra de thatgamecompany gracias a la música compuesta por Austin Wintory, cargada en sus teléfonos móviles o MP3.

En cuanto a la jugabilidad, la simpleza de la apuesta de Journey – recorrer escenarios desérticos resolviendo puzzles muy simples y esquivando a los puntuales enemigos – se traslada a la duración del juego. Las escasas 3 horas que dura le impiden, al menos según mi opinión, el acabar convirtiéndose en una experiencia realmente épica, inolvidable. Si, es un título emocionante, cautivador, que mientras lo estás jugando te atrapa y te vincula emocionalmente con la búsqueda del anónimo protagonista. Pero thatgamecompany no se arriesga a ir más allá, a explotar esas emociones, esa relación con el resto de viajeros. Incluso su final parece como diseñado para no disgustar a nadie, optando por la alternativa cómoda. Hasta las limitadas acciones que debe realizar el jugador para completar la aventura parecen orientadas a evitar que nadie se quede por el camino.

Lástima. Como el villano que decide no acabar con el héroe cuando tiene la oportunidad, Jenova Chen y su equipo han configurado una experiencia muy gratificante, pero demasiado protegida por límites como su duración o las posibilidades de acción. Bajo mi punto de vista, a thatgamecompany le ha faltado valentía a para acabar creando un título eterno. Los ingredientes están ahí, es evidente. Y, quién sabe, quizá más allá de las 3 horas, con puzzles más elaborados y con elementos extra en la jugabilidad, la experiencia Journey perdería la fuerza que ahora tiene. Como otra de mis grandes experiencias jugables recientes, To The Moon, al final, quizá, lo que cuentan son las sensaciones.[80]

  1. Cuando lo analicé para Meri le había puesto un 82 siempre viéndolo como juego en su máxima expresión, es decir, teniendo en cuenta duración, dificultad, opciones, etc… mucha gente se echó al cuello por la nota. Como dije en el mismo texto, Journey como “experiencia” única, como sensación, es un 10 rotundo. Es poco rejugable en 1 player, pero en coop. es buenísimo. Le falta dificultad y le sobra sentimiento. Es, como digo, una experiencia inolvidable, y de lo mejor del año pasado. Es como ICO pero en más corto xDDDD TITULO IMPRESCINDIBLE para saber qué pueden dar de sí a nivel artístico y sensorial los videojuegos.

    • Estamos totalmente de acuerdo, Maestro. Es un juegazo, pero decir que este es el mejor juego del año pasado es como decir que un Bombón es mejor que una Paella.

      Por cierto, Juantxi, ¿Has jugado a To The Moon? A grandes rasgos he tenido unas sensaciones muy parecidas a este Journey: es más una experiencia que un juego con argumentos jugables, aunque en Journey el multijugador y el sistema de comunicación es brutal lo que consigue.

  2. Lo que para mí tiene mucho mérito, es el hecho de que un escenario tan “plano” como lo es un desierto dé tanto juego como para no aburrir. No sé si me explico, pero creo que tiene mucho mérito.

    Yo no puedo opinar, aún no lo he probado porque 12,99 euros me siguen pareciendo algo excesivos. Además, tengo el don de comprar juegos justo antes de que se pongan de oferta.

    Buen análisis, mañana (bueno, hoy) le echaré un vistazo al de To The Moon.

  3. Pingback: PlayStation Meeting 2013, presentación de PS4 en New York

  4. Pingback: RAIN: Llueve sobre mojado

  5. Pingback: Análisis de FEZ para PlayStation 4

Deja un comentario