Jugamos a Ghost Recon Future Soldier

Gracias a Ubisoft el pasado martes tuvimos la ocasión de poder probar con nuestras propias manos lo que se siente al jugar al modo multijugador del nuevo Ghost Recon, un clásico de los juegos de guerra y un buque insignia en cuanto a juegos con modo cooperativo que de verdad merecen la pena. Para situarnos en la acción, y como todos recordareis Ghost Recon es un juego de guerra en tercera persona en el que se pone al jugador como miembro de un equipo de élite del ejército.


La saga siempre ha sido situada en un futuro no muy lejano, en el que intenta describir como será la guerra en el futuro, y en esta ocasión con Future Soldier no va a ser menos. Así, tendremos a nuestra disposición la máxima tecnología militar a nuestras ordenes, para ir completando con éxito cada uno de los objetivos en cada misión.

Comenzamos a jugar el modo Guerrilla, que consiste en que un equipo de cuatro personas tiene que eliminar una serie de oleadas enemigas, al más puro estilo Hordas, en el que tuvimos que eliminar concretamente diez rondas enemigas, con descansos para recoger armamento y reponer munición entre brecha y brecha. El sistema de control es muy similar a cualquier otro juego de disparos, pero en este nuevo Future Soldier la estrategia del equipo es muy importante, así como la planificación de cada ataque o defensa. Nuestra misión era la de proteger una zona determinada, y usar la logística disponible facilitó era una ventaja táctica evidente. Unos ejemplos claros es el uso del Drone, como ocurría en las anteriores entregas que también disponíamos de un dispositivo similar. Gracias a esta pequeña nave no tripulada, podemos obtener una referencia y ver en nuestro visor donde se encuentran escondidos nuestros enemigos. La contrapartida es que una vez localizado por el enemigo, en pocos disparos lo pueden eliminar. También tendremos que tener cuidado porque mientras lo estamos manejando seremos un punto débil, ya que nos quedaremos quietos en el mapa y, con la visión del Drone, seremos un blanco fácil para cualquier enemigo que nos divise.

Para poder localizar a los enemigos y hayamos perdido el Drone también podemos usar los sensores de movimiento, que pueden lanzarse a modo de granadas para cubrir una zona determinada. Una vez desplegados, y durante un periodo limitado de tiempo aparecerán en nuestro visor todos los enemigos dispuestos en la zona. Según vayamos avanzando en las oleadas vamos ganando experiencia y consiguiendo mejores objetos y armas, que podemos ir recargando e intercambiando en los tiempos muertos entre oleada y oleada. Si alguno de los miembros del equipo resulta abatido, tenemos un tiempo limitado para asistirlo y reanimarlo, para que pueda continuar en la batalla. Ghost Recon Future Soldier es muy dinámico y entretenido en este modo, nos gustó bastante, y posibilita gran compenetración del equipo. Es necesario prepararse el escuadrón, cada uno con un tipo de arma, para corto alcance, con rifle de francotirador, y cubrir las zonas convenientemente. El uso de minas claymore colocadas antes de la oleada también ayudan bastante, así como una buena cobertura y el marcado de los enemigos.

Una vez que completamos las diez oleadas, pasamos al Modo Campaña en cooperativo con otros tres compañeros, para copar el escuadrón de cuatro soldados de nuestro equipo. El Modo Campaña es aun mejor, ya que goza de pequeñas introducciones muy espectaculares, con los soldados desplegándose por el mapa, con todo lujo de detalles. El Modo Campaña es aún más exigente a modo de compenetración de equipo, y con un fallo o baja tendremos que reiniciar al punto de control para completar la misión. El camuflaje óptico es imprescindible en este modo de juego, y se activa pulsando el botón B. El personaje se volverá prácticamente transparente, como lo haría un depredador, y pasará inadvertido para los enemigos. En este modo de camuflaje hay disponibles también varias capacidades más, y la preferida y más usada en el equipo fue el disparo magnético:si localizamos un objetivo y mantenemos la mirilla centrada en él, aparecerá como una estela blanca y un indicador numérico en pantalla, esto quiere decir que el disparo magnético se esta activando. Los demás miembros del equipo deberán hacer lo mismo, y apuntar a otro enemigo y así juntar de dos a cuatro blancos, lo ideal es integrar a los cuatro objetivos ya que una vez fijados, con el disparo tan solo de uno de los miembros accionara el gatillo en los cuatro, y eliminará a los cuatro blancos fijados por todo el equipo de manera sigilosa y sin activar las alarmas.

El sigilo es imprescindible en este modo de juego, y también manejar el Drone con delicadeza para obtener una posición clara del enemigo. Los mapas nos gustaron mucho por que ofrecen muchas alternativas para cumplir los objetivos. Hay diferentes caminos, varias rutas por exteriores e interiores y permiten que el equipo se despliegue de multitud de maneras diferentes. Las armas son espectaculares por su potencia de fuego, pero sobre todo lo es aún más el sistema de personalización implementado. En el Modo Arsenal podemos desmontar cada arma y diseñarla a nuestro antojo con más de veinte millones de posibilidades. Mirillas, cañones, gatillos, culatas, cargadores y diferentes skins nos pueden ayudar a conseguir nuestra arma personalizada perfecta y usarla en nuestra partida de una manera fácil y divertida.

La misión que completamos nos pareció absolutamente impresionante, con un gran nivel de dificultad, multitud de posibilidades de acabar con los enemigos, y sobre todo un gran nivel de cooperación del equipo que se imprescindible para poder cumplir la misión con éxito. Ya me veo sumergido en la red de redes junto a otros tres amigos para disfrutar de este Ghost Recon Future Soldier. Este juego sin ninguna duda va a marcar un antes y un después en el modo cooperativo de los juegos de guerra. Una pena que tengamos que esperar al 24 de Mayo para poder hacernos con él, tanto en PC, Xbox 360 como en PlayStation 3.

Deja un comentario