Jugar mando con mando. Sobre la soledad y los videojuegos

Mientras el día se despide, me dispongo a escribir una reflexión que llevo tiempo pensando. ¿Qué me ocurre? Pues que ahora más que nunca nos encontramos solos ante mil estímulos. Uno de ellos son los videojuegos, una de las actividades que más tiempo dedico ya sea por ocio o por colaboraciones.

unnamed

La soledad y los videojuegos

Quizás este texto no le importe a nadie. Pero quizás sirva de espejo para preguntarnos si este sentimiento es o no falso.

Cuando juego, todo se me olvida. El tiempo mientras estoy en una partida siempre me ha parecido inversamente proporcional al tiempo real. Esto me sucede desde que un día jugué a un Mario Party siendo pequeña y me daba cuenta que habían pasado una hora y media.

Es cierto que en la actualidad jugamos juntos. Jugamos con gente. Sin embargo, no me deja de acudir la imagen de verme encerrada en una habitación viendo el tiempo pasar…mi juventud pasar mientras sostengo un mando y doy a botones al compás de lo que me pide el juego. Algo parecido con la experiencia que vives en “Stanley Parable” de Wreden que te hace pensar sobre cuán de similar es nuestra actividad enfrente de la consola.

Seguir un camino predeterminado (aunque cada vez hay más juegos que nos piden ser libres) y sin embargo, nos vemos abrumados por tantas posibilidades. De ahí, el sentimiento de agobio en sandbox como The Witcher 3 o Fallout 4.

unnamed-4

Por otra parte, el hecho de cómo cambian las cosas: recuerdo los prejuicios sobre las horas destinadas a este ocio y ahora cómo absolutamente todos dedicamos tiempo ya sea en las Redes Sociales, en Internet o a los videojuegos. O a un libro, un vinilo, una película.

Y no quiero que me malentendáis, me ENCANTAN los videojuegos. Pero daría lo que fuera por tener la misma sensación de bienestar que cuando estudio, aprendo, viajo, y socializo. Sin embargo, la sensación de soledad se incrementa más y más y a raíz de alguna que otra charla con amigos me doy cuenta de que no soy la única.

Quizás se perdió una de las bazas que más unían a las personas: el cooperativo local. Recuerdo jugar a partidas de Counter Strike en una sala con ocho personas pero en un cooperativo cerrado donde el Internet aún costaba un pastón. O de jugar mando con mando con mi hermana a algún Need for Speed. Ya no se apuesta por este modo, relegándolo a un ítem vintage solo disponible en juegos de la pasada generación.

Además de todo ello, veo peleas por cualquier detalle en esta industria, lo que me hace sentir apenada. Porque hace menos de un mes asistí a la Madrid Gaming Experience gracias a esta, nuestra página y vi lo maravillosa que es la comunidad. Y lo caluroso que es sentir que perteneces a algo. Quizás necesitamos más unión y jugar codo con codo para volver a sentir la chispa de que el juego con o sin reglas se inventó para socializar, para unir, para divertirnos. Have fun, everyone.

  1. Pues a mi el texto me ha molado bastante. Personalmente opino que, como todo en la vida, los videojuegos son algo muy positivo siempre que no se abuse de ellos. Te enriquecen como persona, te divierten, te plantean retos, aprendes…

    Sobre el multijugador local, aquí tienes a un entusiasta! En el despacho de la revista de mi facultad tenemos una Wii con Smash Bros. que casi siempre está encendida y casi cada fin de semana quedo con los colegas para jugar al Mario Party o lo que salga. De hecho estas últimas semanas le estamos volviendo a dar caña al Pokémon Stadium de N64 😀

    • Me alegro de que te haya gustado el texto, es muy bonito tener siempre una alternativa en la que podamos sentirnos unidos con nuestros compis, amigos, etc. El videojuego creó ese modo de juego y no debe ser olvidado! Muchas gracias por tu comentario 🙂

  2. Yo me he inventado un cooperativo con mi hermano. Dos consolas, una a un lado de la otra. Ambos jugando en linea pero igual jugando juntos, es más caro que aquellos juegos a pantalla dividida, pero al final es igual de divertido.

    Excelente texto.

    • ¡He llegado a pensar en la misma opción! Salvo que suelen ser consolas distintas y hoy en día se piden muchos requisitos para lograr lo que antes conseguíamos con dos menús y poco más. Pero me gusta esa opción! Gracias por tu comentario y me alegro de que te haya gustado la entrada 🙂

  3. Hace poco desempolve mi PS2, de inmediato llame a mi hermano, han sido dos fines a puro jugar, yo siempre juego con el ya sea jurgos RTS, al Counter-Strike o al League of Legends, buscando esa diversión que tanto añoramos de la infancia. Creo que se logró cuando colocamos el DVD de Soulcalibur II y casi rompimos los mandos o ellos nos rompian los pulgares ese dia y no fue solo una tanda de juegos como KOFXIII o Mortal Kombat, tambien dimos con co-ops excelentes como Darkwatch, el Obscure.

    Lo se, lo se y algo que me identificó con este articulo y como fue que la inustria de juegos nos alejó de esa emoción el cual aunque desde años revolucionó lo que es jugar y conocer personas, lograr experiencias unicas y divertidas no hay que negar, llega a ser vacio.

    Es asi como estos dias esas emociones volvieron, ocultar tu control para que no sepan que combo estas por hacer, gritar instrucciones de como vencer al Boss, enojarte, reir y cantar victoria; todo eso sin delay, fuera de voip, eso es algo que ningún online sea cual sea lo va a remplazar, jamás.

    Hasta nos pusimos a jugar Shadow of the Colossus pues no podiamos aguantar esperar lo ultimo que sacará Team Ico, ya que era de uno, cooperabamos de la manera mas antigua “una mision tú, una mision yo”.

    Me gustó mucho esta entrada y me identifico mucho a lo que hecho estos dias. Solo les digo no olvidemos el co-op y si no han jugado nunca algo asi, intentelo, con un amigo, hermano, novia/novio o hasta tus padres, Nintendo aun sigue intentando ser cooperativo hay varios juegos, solo busquen.

    Este es mi segundo intento de comentario, el primero se borró, estaba mejor redactado pero este mantiene la escencia. Escribo del movil asi que disculpen alguna barbaridad -no uso diccionario- pero no pude aguantar escribir.

    Atentamente, Nesfilo.

    • Si te soy sincera, también comencé este texto desde el móvil! La verdad es que es un lujo poder jugar de nuevo a juegos de hace no tanto tiempo. El Shadow lo jugué con mi hermana hará diez años y como tú dices “una misión tú, una misión yo”. De hecho, hoy mismo he jugado a Abzû de la misma manera! Muchas gracias por tu comentario y me alegro de que te haya gustado la entrada 🙂

    • Japón siempre está en nuestros corazones! Debemos de hacer esa iniciativa, sí, sí. Los arcades fueron uno de los lugares que más visitaba antes de ir al cine a ver la última de Harry Potter o por divertirme con algún amigo/a. Hablo de hace muchos años, por desgracia hoy en día ya se ven menos arcades. Pero nunca es tarde! Gracias por tu comentario! 🙂

      • Y que lo digas, todos están cerrando paulatinamente. Solía ir con un colega al centro comercial a pasar la tarde y la última vez que fuimos vimos que había sido sustituido por un restaurante… adiós a nuestro DDR D:

  4. Totalmente de acuerdo con el artículo. Por suerte, tenemos el online, donde pueden nacer grandes historias, pero compartir, además de un mando, un, un momento, unas risas, en el mismo metro cuadrado, es algo que debería reivindicarse por encima de tantas paridas en las que nos fijamos. La mejor resolución es la que comparto en mi cuarto, codo a codo, con algún compañero y compañera, y que salvan mas vidas que los puntos de guardado.

    Enhorabuena por el artículo.

    • Qué buena metáfora, no hay nada más bonito y emocionante que construir historias con la persona con la que estamos jugando. A mí, eso me ha cambiado la vida y creo que es importantísimo compartir momentos de ocio como con los videojuegos. Por otra parte, estoy de acuerdo que la mejor resolución es la que tenemos cuando oímos, tocamos, vemos y jugamos con una persona al lado nuestra. Quizás nos ayude a pasar una pantalla súper díficil o nos pueda echar una mano, pero lo que está seguro es que hace del momento único. Muchas gracias por el comentario y me alegro de que te haya gustado el artículo 😛

  5. en aquellas épocas de tekken 3, en los arcades de pueblo, (4 playstation, nintendos y 64 con sus tvs de tubo y pagabas por hora) me la pase como enano, pasando los resident con un publico a mis espaldas o viendo al crack pasandose ese juego extraño de 64 llamado zelda… ahora, ya viejito con 34, este articulo me pegó justo en la nostalgia, ahora llego a la casa, prendo la pc, y sigo disfrutando como enano de los juegos, pero los tiempos pasados siempre fueron mejores…

  6. Se ha ido eliminando el multijugador local en favor del online… hasta llegar a extremos ridículos. Hace unos años, todas las navidades, hacía una lan party con mis amigos durante las vacaciones de navidad, en casa de alguno de nosotros. Y nos dió por enchufar 2 xbox 360 para jugar al forza en local. El 2 tenía la opción, pero el 3 no, si quería jugar contra mi amigo en otra consola, a pasar por caja del xbox live. Por suerte siempre hemos tenido juegos en PC que quemar en local.

    Desde hace casi un par de años que vivo con mi pareja y vamos buscando juegos en los que compartir sofá y pantalla. No es nada que no hiciéramos antes con el online, pero es que estar al lado le da puntos a los juegos.

Deja un comentario