La propuesta jugable de Yakuza 0

Hace unos días comenté mis primeras impresiones con Yakuza 0, la nueva entrega de una franquicia mítica, quizá la de más prestigio de las que SEGA tiene bajo su paraguas en la actualidad. Es un videojuego tremendo, lleno de matices, con una estética única y una personalidad abrumadora.

El Casino, una de las formas de pasarlo en grande en Yakuza 0

Un sandbox de otra escuela

Pero donde realmente brilla la obra de SEGA es en sus posibilidades jugables. A las pocas horas de juego uno ya se da cuenta que no está cerca a nivel de producción del monstruo de Rockstar, Grand Theft Auto, pero se da de bruces con un parque de atracciones oriental que esconde, prácticamente en cada esquina, minijuegos suficientes como para mantenerte enganchado durante muchos días, sin necesidad de atacar al modo de juego principal.

Baile, karaoke, recreativas, coleccionismo, casino en vivo – aunque ni rastro de Casino Royale… aparentemente casi todo cabe en un videojuego en el que, entre actividad y actividad, podremos entretenernos con algunas de las mecánicas de Brawler – el género de yo contra el barrio que elevó al estrellato Capcom con Final Fight – más brillantes que recuerdo en un videojuego lanzado durante la última década.

Sí, está solo en inglés (textos) y japonés (voces), pero aún así Yakuza 0 no debería faltar en tu estantería. Y eso ya sin apelar a su magnificiencia gráfica o a su elegancia innata. Y es que pocos videojuegos están más cuidados que los que componen esta franquicia de mafiosos japoneses, además de constituir, espiritualmente al menos, un recordatorio de lo que pudo llegar a ser Shenmue – en cuanto a representación de la cultura japonesa . No cometas el error de perdértelo, y menos ahora que Yakuza 0 supone una puerta de entrada fantástica para la saga – no necesitas haber jugado a ningún otro para disfrutar completamente de la experiencia.

Deja un comentario