Legendary – Microanálisis PS3




null

Finales de año. El momento en que los niños hacen sus cartas a los Reyes Magos y los mayores se frotan la mano esperando la paga navideña para pulírsela en ese ordenador que se han ganado a pulso o simplemente, para tapar agujeros. Es el momento en que salen los grandes juegos al mercado, con fechas de publicación escogidas con escuadra y cartabón para optimizar al máximo las ventas.

Legendary es un first person shooter que se publica a la par que títulos como Resistance 2, Far Cry 2 o Gears of War 2, con los que, teóricamente, tendría que competir. Pero claro, cuando un título no está a la altura, sus carencias se hacen más evidentes situado al lado de tres títulos reseñables.

null

Sin haber visto nada del juego, uno introduce Legendary en su PS3 y, tras los largos diez minutos de instalación y casi 5 GB grabados en el disco duro, y lo primero que observa es su parecido, tanto en planteamiento como en gráficos, con otro título publicado este año: Turning Point. Y efectivamente, ambos son obra de Spark Unlimited (al igual que la primera parte de Call of Duty para consolas). Ambos títulos tienen un planteamiento inicial muy similar: situarnos es una posición extrema y lanzarnos a la acción sin darnos tiempo para pensar demasiado.

Sin embargo, ambos juegos presentan similares problemas. Su control no está depurado y presentan algunas situaciones de control extremas, como que el protagonista apenas pueda saltar hacia arriba pero saltando en carrera parezca Carl Lewis. La linealidad en el diseño de los escenarios es tan remarcable que cualquier viso de libertad pertenece a otro mundo. Además los triggers están tan presentes que hay veces que no te puedes explicar por qué suceden ciertas cosas. Imagina una pantalla en la que aparecen enemigos; en cuanto los ves, disparas y te cargas a todo, pero el juego te obliga a pasar por cierto pasillo y volver a esa misma zona y te das cuenta de que los monstruos siguen vivos. Da igual que los hayas matado antes, tendrías que haberlos matado tras recorrer el pasillo y no antes. Detalles desesperantes.

null

Hay otros elementos que no ayudan nada a mejorar la experiencia de juego. Aunque tiene momentos remarcables, como la aparición de los gigantescos Golems que van asolando Nueva York, el diseño de niveles es bastante mediocre. Sobre todo cuando nos toca caminar y caminar por alcantarillas enfrentándonos a dragones de fuego. Sin olvidarnos de los hombres lobo que elevan el nivel de dificultad a la enésima potencia. No sólo son muchos y muy rápidos, sino que tienes que arrancarles la cabeza para que no resuciten. Y tras un par de horas de juego estás de recopilar cabezas de hombres lobos hasta salva sea la parte…

null

Hay algunos conceptos de diseño que mejor aplicados podrían haber resultado excelentes; la mezcla de mitologías no habría estado mal si el diseño y la aparición de monstruos estuviera nivelada con la dificultad. Pero gran parte del juego no es de enfrentarse a monstruos y prefiero no contaros más para no desvelaros la historia. Así que el juego pierde rápidamente uno de sus principales atractivos, el pelear contra minotauros y grifos. Sin embargo, su desaparición hace que la experiencia de juego, extrañamente, mejore. Otra cosa que podría haber sido mucho mejor aplicada es el uso de los poderes mágicos, que lejos de parecerse al videojuego que quiere imitar, Bioshock, son un añadido insustancial y sin importancia capital en el juego.

null

Si a todo esto le añadimos un apartado gráfico bastante plano y limitado, muy similar a Turning Point como he señalado con anterioridad, unos tiempos de carga bastante elevados, a pesar de la masiva instalación en el disco duro, los pequeños “homenajes” a grandes juegos como Half-Life que no hacen sino remarcar las diferencias entre ambos juegos, y un multijugador más que escaso (únicamente un modo de juego que mezcla conceptos de deathmatch y capturar la bandera en equipos de cuatro y con sólo cuatro mapas) tenemos como resultado un título del montón, que no destaca por nada en particular a pesar de que algunas buenas ideas que flotan en el ambiente.

Vídeos

  1. Yo en EG.es lo he puesto por los suelos, y es que este título me ha parecido de los peores FPS en muchísimos años.

    Un cúmulo de buenas ideas que se quedan en nada, con una linealidad absurda (en la primera escena es más que evidente, con esos coches que tienen que “apartarse” y vallas que te llegan a la altura de las rodillas) y bastante aburrido en general.

    Pasas por el juego sin engancharte en ningún momento, esperando un destello de diversión, y te encuentras con jefes muy desaprovechados (la forma de matar al golem es el colmo)y con los malditos hombres lobo dando por saco a cada segundo.

    No han aprendido nada del Turning Point, y si encima lo sacas en fechas navideñas lo normal es que te lleves un batacazo.

  2. yo la primera vez que vi el trailer me atrajo mucho, sobretodo la idea de poder luchar contra seres mitologicos, pero con las malas puntuaciones que ha llevado se me han quitado las ganas de comprarlo

Deja un comentario