Leyendas del gaming

El próximo 5 de septiembre se celebra en Londres el Legends of Gaming Live, un festival en el que se enfrentarán en vivo algunos de los mejores gamers en YouTube del momento. Gente como Ali-A, que tiene más de 7 millones de suscriptores en su canal de Call of Duty, son grandes jugadores ahora mismo, sí, pero no estamos tan seguros de que sea una leyenda.

Este evento nos sirve, sin embargo, como inspiración para acordarnos de algunos de esos nombres que han pasado por la historia más reciente de los videojuegos y que, por una razón u otra, se nos han quedado grabados en la memoria.

tumblr_static_tumblr_m2alppf9q01qgik10o1_1280

Hablar de los mejores gamers de la historia sería tan complicado como ponerse a discutir que si Messi o Pelé, o que si la tortilla de mi madre sabe mejor que la de la tuya. Ni siquiera nos atrevemos a referirnos a los más influyentes porque se nos vienen a la cabeza juegos muy diferentes que, además, han tenido o tienen su apogeo en momentos y contextos muy distintos. ¿Quién es mejor? ¿Billy Mitchell, que hizo la partida perfecta en Pac-Man, o Lee ‘Faker’ Sang-hyeok, que es una máquina de League of Legends? No se puede comparar.

Hemos preferido hablar simplemente de leyendas, usando el término bastante a la ligera, para referirnos a esos personajes que rompieron moldes o inspiraron a otros para jugar. De los juegos de Arcade a DoTA 2 pasando por el Magic, que no se originó como videojuego pero causó tal fiebre que sirvió para dar a luz a muchos gamers.

Con los primeros juegos de Arcade hubo hitos como los logros y puntuaciones estratosféricas del citado Billy Mitchell, al que llaman “el jugador del siglo”, pero no fue el único que consiguió salir en las páginas de revistas tan importantes como Life gracias a sus dotes como jugador (no sólo de Pac-Man sino también de juegos como Donkey Kong).

kong_off_ii_1

Un joven llamado Adam Clayton también se convirtió en leyenda cuando consiguió encontrar el famoso huevo de Robinett, que el programador Warren Robinett había dejado escondido en el juego Adventure, un año antes de que Atari reconociese su existencia. Clayton ha pasado a la historia del videojuego por ello pero poco más. A principios de los años 80 los videojuegos eran una realidad y se empezaron a hacer competiciones de las que salieron campeones míticos como Mitchell o años más tarde Steve Wiebe, maestro del Donkey Kong. Sin embargo, estos campeonatos no tenían el carácter global de las actuales competiciones y, por supuesto, ni una mínima parte del mismo número de seguidores.

Entonces los videojuegos estaban confinados al hogar del que jugaba y era difícil constituir comunidades de jugadores. En este aspecto Magic: The Gathering supuso una pequeña revolución. Este juego de cartas intercambiables apareció en 1993 y a su alrededor se ha ido construyendo una familia de jugadores que alcanza ahora los 20 millones en todo el mundo.

Para algunos, Magic no se ha sabido reinventar del todo bien en su versión electrónica pero lo cierto es que desde su origen ha atraído a un perfil de jugador muy similar al de los videojuegos. Este juego, creado por el matemático Richard Garfield, ha contado con grandes figuras como Jon Finkel, un cerebrito al que sus amigos utilizaron como contador de cartas en las mesas de blackjack, aunque al final decidió pasarse definitivamente al poker profesional.

Un recorrido similar tuvo el niño prodigio del Magic: el holandés Julien Nuitjen. El campeón más joven de la historia de este juego –ganó el Campeonato Mundial de 2004 con 15 años-, también estuvo jugando al poker con bastante éxito pero al final abandonó el mundo del juego para dedicarse a la restauración.

juliennuijten

Magic ayudó a que se empezase a hablar de grandes comunidades de jugadores, pero fue el desarrollo tecnológico y, en especial, la llegada de Internet lo que cambió el mundo gaming de manera radical. Ya no hablamos de logros puntuales sino de gente que estaba dotada de un talento especial para el juego y que pasaba muchas horas practicando para perfeccionarlo.

Empiezan a surgir los primeros gamers profesionales importantes, algunos de ellos ni siquiera eran buenos en un único juego sino  en varios. Es el caso de Johnathan ‘Fatal1ty’ Wendel y de su equivalente femenino por popularidad y destreza: Stevie ‘KillCreek’ Case.

Wendel y Case han dejado el mundo de la competición pero, aunque actualmente tienen poco más de 30 años, ya están considerados como pioneros, los primeros gamers profesionales que darían paso a las actuales súper estrellas. El siguiente reportaje, en el que aparece Wendel, es un episodio del programa MTV True Life dedicado a los gamers y, aunque parezca que es de los años 80, es de 2003.

Resulta un poco incómodo hablar de leyendas cuando nos referimos a e-sports. StarCraft es de 1998, Call of Duty del 2003, World of Warcraft del 2004, League of Legends del 2009, la versión completa de MineCraft salió en 2011 y DoTA 2, con el que se están consiguiendo premios enormes estos días, apenas tiene un par de años.

Aún así en los juegos más populares de hoy en día, pese a su poco recorrido en el tiempo, ya hay quien ha hecho historia. Hemos hablado de leyendas mayoritariamente americanas pero el lugar donde los videojuegos están aceptados ya como deporte nacional, es Corea del Sur.

Gamer + Leyenda + Corea = BoxeR. Hay otros grandes nombres del juego coreano, como Lee’Jaedong’ Jae Dong, que es uno de los que más ha ganado como profesional, pero Lim Yo-hwan ha sido el Cristiano Ronaldo del eSport, tanto por haber sido considerado por muchos como el mejor jugador de StarCraft que ha habido como por el gran número de sponsors que tiene.

LIM YO HWAN

En la reciente evolución de los eSports no sólo ha sido importante ser bueno en el juego sino que también es vital la comunicación. Leyendas de WoW como el norteamericano John ‘Swifty’ Pyle o el belga Bachir ‘Athene’ Boumaaza son reconocidos tanto por sus habilidades como por saber compartir con otros jugadores sus logros y estrategias. Son tan eminentes como youtubers que como gamers y, lo más importante, fueron ellos quienes nos mostraron la importancia de plataformas como YouTube y luego Twitch para poder vivir –y bien- de los videojuegos sin tener que sufrir las palizas de la competición.

Hay muchos nombres importantes y, pese a lo nuevo del “fenómeno del gaming”, podríamos seguir citando leyendas pero lo dejamos con una patria. El español Carlos ‘Ocelote’ Rodríguez está entre los 10 jugadores más ricos de eSports y su éxito tanto en League of Legends como en el mundo empresarial está empezando a reconocerse en los medios de comunicación generalistas a nivel nacional. Ocelote es noticia, es algo novedoso, lo que quiere decir que todo esto no ha hecho nada más que empezar.

Deja un comentario