Machinarium

La ecuación inicial es sencilla, juego hecho en flash para PC + robot despiezado + cero pretensiones + mucho talento, resultado = arte. Estamos ante una obra de arte del nivel de muy pocos, Braid por ejemplo, si habéis jugado al título de Jonathan Blow sabréis a que me refiero. Machinarium es uno de esos títulos que se convierte en un clásico instantáneo de esos pocos que además rezuma por los cuatro costados sabor añejo y que consigue adeptos a medida que el boca a boca hace su trabajo.

Machinarium

 



Quedaros con estos nombres, Jakub Dvorsky, creador y Amanita Design, compañía experta en juegos educativos y minijuegos también en flash ganadores de varios premios. A Machinarum de momento ya le han otorgado el premio “Excellence in Visual Art”.

La premisa del juego es sencilla, clic a clic juntamos las piezas de un pequeño robot lleno de recursos y comenzamos esta historia. Una historia que se irá desgranando poco a poco (quizás demasiado lentamente) desarrollada a base de puzzles al alcance de nuestro ratón con unos recursos limitados para ir superando cada pantalla que nos van proponiendo. Para los menos expertos en este tipo de juegos y/o habituales de consola, puede presentarse inicialmente de forma confusa buscando hacer clic en cada píxel de la pantalla ^_^ sin embargo al poco de comenzar ya será demasiado tarde para parar y lo que inicialmente era la prueba de la demo termina como una compra casi obligada del juego completo en Steam. Eso sí, la dificultad por momentos es para expertos o para gente que busque auténticos retos. Solo hay que aplicar la lógica, eso es lo que más nos duele, pero es que sus desarrolladores se han esmerado en ponérnoslo difícil. A pesar de esto, no os asustéis si como yo os liáis con un sudoku de 4×4, os aseguro que os quedáreis atascados más de una vez, pero también que será el tiempo que queráis gracias a las ayudas a las que se pueden recurrir.

Artísticamente es inmejorable (BSO inclusive), de estilo personal, original, tierno en muchas ocasiones y gracioso en otras. El detalle se impone, pero esto ya no solo en la parte visual si no en todo. No quiero contaros mucho más porque merece la pena ir descubriendo poco a poco todo lo que nos ofrece este título. Si lo queréis probar, no tenéis más que hacer clic en el siguiente enlace que os lleva a una demo jugable en el mismo navegador ipso facto. Os dejo con este pequeño cuento de hadas del robot Josef y sus amigos.

Gracias a Astalonte por descubrirme esta joya.

    • Para el tipo de juego que es no está mal, creo que eran 1,8 GHz de procesador, 1 giga de ram y menos de 400 megas en el disco duro si no me equivoco.

  1. Una lástima que no lo hayan hecho en OpenGL o DirectX, como Braid, hubiesen conseguido una calidad suprema en los gráficos.

    La verdad muy lindo, MUY artístico.

  2. Pingback: Akihabara Blues

Deja un comentario