Madrid Games Week 2015. Más grande no quiere decir mejor.

Un año más, la capital española celebra su anual feria del videojuego a la que, por supuesto, no podía faltar y mucho menos dejar de cubrirla para esta santa casa a la cual vuelvo con energías para traeros mis impresiones personales de la edición de este año. Madrid Games Week celebra ya con ésta su tercera entrega, mejorando y empeorando en muchos aspectos que a continuación trataré de reflejar lo más fielmente posible según la experiencia vivida. Dicen que a la tercera va la vencida, pero para qué engañarnos, no estoy de acuerdo con esa afirmación.

mgw 2015

¿Qué es MGW?

Como muchos sabréis, Madrid Games Week nació con la idea de ofrecer al público español una feria del videojuego a la altura de la Gamescom celebrada en Colonia, Alemania, siendo ésta la más importante en Europa donde cada año se nos presentan novedades y otras muchas sorpresas que las compañías se guardan bajo la manga esperando expresamente este acontecimiento para presentarlas. Desgraciadamente esto no ocurre en nuestro país. En lugar de eso nos encontramos con dos pabellones repletos de títulos que probar siendo la mayoría de ellos lanzados hace ya semanas e incluso meses. Pero bueno, tampoco me parecería justo criticar este aspecto teniendo en cuenta que tenemos la suerte de contar con un evento de estas características sin tener que desplazarnos cientos de kilómetros de distancia.

Así pues, y después de esta pequeña introducción, paso a mencionar lo bueno y lo malo de esta tercera edición que, si bien han mejorado en algunos aspectos, han empeorado en otros muchos.

La organización del evento y los responsables del mismo. Un desastre.

Dirigiéndome hacia estas personas siempre desde el respeto, sin desprestigiar a nadie y sin menospreciar las labores de los funcionarios y responsables del centro, decir que la organización de la feria fue un desastre, un aspecto en el que debemos detenernos un momento y donde se debe de mejorar muchísimo, no sólo para esta feria sino para todas las que se celebren en el centro del Ifema.

Las personas encargadas de dirigir a los clientes y guiarles por las instalaciones no tenían ni idea de lo que allí estaba ocurriendo. Tan sólo se limitaban a dirigirte al interior del recinto para hacernos esperar en una inmensa cola de cientos de personas para poder entrar a los pabellones correspondientes. Aquí todos reciben el mismo trato, da lo mismo que seas una persona acreditada con pase de prensa a que seas otra que ha pagado por la entrada. Se acabaron entre comillas los privilegios de estar acreditado. Aparte, a la hora de formar las colas para entrar no había control alguno, allí cada uno hacía lo que le daba la gana y no existía un mínimo de orden. Al final parecíamos todos bestias en celo esperando a entrar y recibir nuestro chute de frikismo. Además, las azafatas allí presentes no parecían entender muy bien el significado de la palabra simpatía y decoro. Parecían más bien viejas chochas amargadas, pero bueno.

Microsoft, la gran ausente.

Prácticamente casi todo el protagonismo se lo llevó Sony con su Playstation. Mientras que los de Tokio organizaron auténticos stands de lujo con consolas, gradas, campeonatos, realidad virtual y en menor medida Nintendo con los pocos títulos que a día de hoy pueden llegar a ofrecer, Microsoft quedó prácticamente relegada al olvido más allá de unas pocas consolas instaladas en el stand de Twitch. Se ve que a los chicos de Redmond ya no les interesa tanto esta feria del videojuego española, ya que en las dos ediciones anteriores sí estuvieron presentes y, sin embargo, en esta han decidido que es mejor reservar energías para la nueva feria que se celebrará dentro de poco en París. La estrella de la fiesta fue Playstation sin lugar a dudas, eso sin contar con que este año los indies, sobre todo españoles, también han adquirido muchísimo protagonismo y cada vez tienen más y mayores stands dedicados exclusivamente a ellos.

Colas, colas y más colas.

Es inaceptable que para un/os juego/s tan solicitados le dediquen una única consola o 4, lo que equivale a tener que esperar colas de hasta dos horas o más. Por poner un ejemplo, en Until Dawn, sólo había una sola consola en una cabina especial para medir la tensión arterial. Podían haber dejado una consola en la cabina y otras muchas para probar, pero no. Lo mismo ocurre con Playstation VR, colas de 2 horas para que luego te den un pase para probarlo a una hora determinada. Vergonzoso. En este sentido Playstation fue quien se llevó la peor parte. Un problema que habría que solucionar porque no se puede pretender que para probar 2 o 3 juegos transcurra la mañana o el día entero. O bien colocas más consolas o bien se acortan los tiempos de juego. Una sola persona no puede ocupar una consola durante 10-15 minutos y tener a otra decena esperando horas a que acabes.

El pésimo control de Nintendo

En cuanto a Nintendo, decir que directamente es que no había control alguno sobre el tiempo de juego que los jugadores le dedicaban a los títulos. Estuve esperando más de 20 minutos a que un chaval dejara de jugar al Super Mario Maker para probarlo yo, teniendo 10 vidas y todo el tiempo del mundo para completar la fase, tomándoselo con calma por supuesto. Le dije a la chica encargada que cómo podía ocurrir algo así y lo que más me sorprendió fue su respuesta: “nos han dicho que dejemos jugar todo el tiempo que quieran”. Venga ya, ¿enserio? ¿Me toman el pelo o qué broma de mal gusto es esta? ¿Puede la persona delante mía jugar todo lo que quiera sin importar el tiempo que tarden y sin respetar a los demás que estamos esperando a probar el juego? En fin, no hay palabras.

Espacio mal aprovechado

La organización del evento ha escuchado nuestras plegarias y han abierto un segundo pabellón para poder montar más stands y que la gente se sintiera más cómoda a la hora de pasear por el recinto. Pero, y aquí es cuando viene el problema, por muchos pabellones que abras para ampliar el evento, si no está aprovechado no sirve de nada. Para que os hagáis una idea. Un pabellón, el principal, era el dedicado a presentar lo más importante de la feria y donde se ubicaban las grandes compañías, mientras que el segundo se centraba en los eSports y campeonatos de los mismos. En dicho pabellón más de la mitad del espacio estaba sin aprovechar, encontrándonos con un pabellón enorme prácticamente sin usar. Lo que tendrían que haber hecho era distribuir el contenido entre ambos pabellones para que uno no se estuviera saturado y el otro vacío. Hubiera permitido no solo que la gente se sintiese más cómoda sino también añadir más stands de los que fueron. Como cité anteriormente, la organización muy mala en general.

Falta de limpieza absoluta

Es un problema que se lleva lastrando desde siempre. No hay papeleras o contenedores donde la gente pueda depositar la basura o los miles de periódicos y flyers que se están repartiendo constantemente. El resultado es un pabellón sucio, lleno de papeles, envoltorios, bolsas e incluso recipientes de comida tirados por el suelo. Se trata de un problema al que se le debe poner solución, aunque viendo el pasotismo del personal me temo que seguirá siendo así en las entregas venideros.

Tranquilo, no todo es malo.

Al leer mi artículo cualquiera podría pensar que uno cuando va allí se espera lo peor y no se lo va a terminar pasando bien. Nada más lejos de la realidad. Un evento de estas características es para asistir, disfrutarlo y divertirse. Si eres amante de los videojuegos, del cine y la lectura del manga vas a gozar muchísimo asistiendo a la feria. Hay mucho por hacer aunque las eternas colas te impidan disfrutarlo en su plenitud. Tenemos torneos, concursos, espectáculos y todo un amplio repertorio de actividades. Desde concursos de cosplays hasta un rocódromo con tirolina incluido, la torre de bigben de Assassin Creed donde realizar un salto fe, probar tus habilidades sobre una moutain bike en circuito cerrado e incluso enfrentarnos a emocionantes partidas de airsoft con tus colegas.

Conclusión

En definitiva, si te gustan los juegos y la cultura del ocio en general, Madrid Games Week es un acontecimiento al que hay que asistir, pero no quita a que aún queden muchas, pero que muchísimas cosas por mejorar, algunas de ellas bastante graves. Podemos perdonárselo si se tratase de la primera o segunda edición, pero ya vamos por la tercera. Sólo espero que para el año que viene mejore la cosa, de lo contrario se irá degradando y va a pasar de ser una feria de videojuegos a una feria de barrio.

  1. Completamente de acuerdo con el artículo. Yo fui el Sábado y me vi casi obligado a ir el Domingo porque no pude aprovechar para nada el día. El Sábado me tiré mis 3 horitas para probar Dark Souls 3 (Que solo tenían 4 consolas…. EN FIN) y no hice nada más. Porque El Salto de Fe del stand de Assassin’s Creed era una pasada… Solo pude concentrarme en Merchandising, en la Liga PlayStation y en eSports, ya que lo demás era impensable.
    Luego destacar una cosa que me llamó la atención y fue muy vergonzoso.
    Había un pabellón entero dedicado a los eSports, pero CoD y CS usaban el mismo escenario. LoL en un principio, también usaba ese escenario, pero gracias a la PATETICA, organización de SocialNat, que ni ellos sabían que horarios se seguían, se acabó partiendo una Semifinal de LoL en 2 días y la gran final, se jugó en una Tele que no eran ni 50′ y no habría ni 40 asientos para las personas. Por no contar que ni siquiera la partida era en directo. Que sabías quien había ganado mirando al los jugadores.
    Luego lo de las personas que allí trabajaban, penoso… Querían echarme del evento, supuestamente porque se había pasado la hora, mientras estaba hablando con Karen Hernández, una reportera de MeriStation…
    En fin, el evento estuvo bien y aunque no probé mucha cosa, me lo pasé muy bien. Lo recomendaría, pero viendo que se da más importancia a los pases VIP que a los de Prensa, el año que viene iré solo 1 día y no esperaré nada.
    PD: Se colocó un cartel enorme, cuando digo enorme es de sus 10-15 metros de alto en el Ifema de Uncharted 4. En la zona Uncharted aparecía Uncharted 4 como cartel principal… Luego no trajeron el juego, trajeron la Nathan Drake Collection y me llevé la mayor desilusión de mi vida. ^^
    Buen artículo. Aquí dejo mi maxi-comentario-ópinión 😉

Deja un comentario