“Men of War ofrece algo más que el resto de RTS” [Análisis PC]



Aunque la estrategia siempre está presente en mayor o menor medida, hay un gran número de RTS que acaban reduciéndose a crear un ejército más grande que el del enemigo para lanzar un ataque frontal contra su posición. Men of War: Assault Squad es todo lo contrario: dispondremos de pocas unidades que tendremos que saber administrar si queremos ganar la batalla.

Si por algo destaca Men of War desde el primer momento es por su realismo. Aquí no vais a ver a dos unidades dándose mamporros media hora mientras su salud baja poco a poco. Esto es la guerra: los soldados mueren a los 3 tiros, y un obús bien colocado se salda un gran número de bajas instantáneas. No conviene creer que los tanques son invencibles, ya que un simple soldado con un bazuca o una granada antitanque puede hacernos volar por los aires antes de que nos demos cuenta.


Esconderse entre los matorrales suele ser efectivo.

A este realismo se le suman la total interacción con el terreno y el interesante sistema de coberturas, grandes protagonistas del juego. Prácticamente todo lo que hay en el campo de batalla puede destruirse o usarse como parapeto: casas, barricadas, árboles, muros y etc. Tras jugar un rato veremos un escenario repleto de impactos de morteros, casas en ruinas y árboles arrollados por los tanques. Además tendremos que estar atentos al relieve del terreno, que nos será de gran ayuda. Así por ejemplo, podremos aprovechar un terraplén para ocultar a nuestra infantería o para proteger a nuestros tanques del enemigo. También es interesante situar a nuestra artillería y nuestros blindados en una elevación, desde donde tenga un amplio radio de alcance. Como veis, todo esto abre un gran abanico de posibilidades a la hora de enfrentarnos a una situación.


Correr hacia al enemigo en plan Rambo no es una buena idea.

Otra de las cosas que diferencian a Men of War dentro del género es el control directo de unidades. ¿Alguna vez le habéis dado una orden a una unidad y está ha hecho justamente lo contrario de lo que estabais pensando? Pues aquí podéis tomar el control de ella como si de un shooter cenital se tratara. Esto tiene el peligro de que nos concentremos demasiado en una unidad y dejemos a su suerte al resto del ejército, pero es de gran utilidad cuando queremos hacer tareas muy específicas con unidades especiales como los francotiradores o los tanques.

Todo esto está ambientado en una Segunda Guerra Mundial recreada con todo detalle, con escenarios y batallas de todos sus frentes. Además, los 5 ejércitos disponibles están perfectamente caracterizados, habiendo importantes diferencias entre ellos. La variedad de unidades es considerable, y el detalle puesto en ellas es digno de elogio. Que los tanques traigan diferentes tipos de munición y que cada unidad tenga un inventario propio son claros ejemplos de ello.


Una vez que pruebas la artillería autopropulsada, no puedes vivir sin ella.

Técnicamente no impresiona, pero el nivel gráfico es bastante bueno a la vez que no exige una máquina demasiado potente. El sonido está al mismo nivel, con una banda sonora compuesta por típicas piezas bélicas.

Pocos fallos se le pueden encontrar al juego, aunque lo de que la campaña carezca de argumento es uno de ellos, digan lo que digan los señores de Digitalmindsoft. En el modo online, que cuenta con varios modos competitivos y que nos permite jugar la campaña en un modo cooperativo de hasta 8 personas, encontrar una partida cuesta más de lo que a mí me gustaría, pero la cosa no pasa de ahí. Una gran cantidad de mapas y la fantástica mecánica de juego garantizan horas de diversión.


La caballería aérea será de gran ayuda cuando estemos agobiados.

Para acabar, cabe hacer mención a la labor de FX Interactive, que nos trae el título traducido y doblado, con una presentación muy buena y al tradicional y fantástico precio de 19’95 € Y por si fuera poco se han currado una completa guía online de unidades que nos regalan junto con 2’95 € para la tienda online que van a abrir ya mismo si registramos el juego. Lo más “curioso”, por llamarlo de algún modo, es que si miramos en Steam (recordad que FX sólo distribuye en España e Italia) el juego, en perfecto y completo inglés, cuesta 29’99 €. Juzguen ustedes mismos.

En resumen, resulta que es verdad que Men of War ofrece algo más que el resto de juegos del género y pese a su dificultad y complejidad iniciales, a este precio debería estar en las estanterías de todo aquel que se considere fan de los juegos de estrategia.

Deja un comentario