Lo llamaremos Metroid Prime Federation Force

Hace unos días Cristian ofrecía el análisis de Metroid Prime Federation Force al equipo de Akihabara Blues. Acababa de llegar por estas tierras y estaba con Resident Evil 4, así que decidí abstenerme a pesar de que el título me ha llamado la atención desde que fue anunciado. A mí y a los miles de personas que decidieron dar ‘dislike’ a su vídeo de presentación en Youtube hasta que Nintendo desactivó esta opción para evitar dar más metralla a la guerra. El ser humano es morboso por naturaleza y aquello era carne de titular. Aquel anuncio no era el Metroid que se esperaba. Ni salía para Wii U como se venía reclamando ni contaba con Samus Aran como protagonista. No era más que un ‘spin off’ aparentemente rancio, carente de identidad y enfocado al multijugador. Decidí aceptar la propuesta. Tocaba ponerse manos a la obra.

Metroid Prime Federation Force

Metroid Prime Federation Force: El ejército independiente de Metroid

De aquella presentación poco se extrajo. La lluvia de mierda tapó por completo cualquier atisbo de originalidad que pudiera ofrecer Federation Force que acaba de llegar a las tiendas para Nintendo 3DS (compatible con todos los modelos). Se pidió su cancelación con votaciones colectiva. Afortunadamente Nintendo no echó demasiada cuenta a aquello. Los responsables de este proyecto son Next Level Games, estudio vinculado a Nintendo y con lanzamientos como Luigi’s Mansion 2 en su catálogo, bajo la supervisión del productor de la saga, el japonés Kensuke Tanabe. Y la idea no es nueva, viene de hace años cuando se planteó su producción primero para Wii U, recalando más tarde en la portátil.

De ese cambio de planes nace este juego multijugador cooperativo para cuatro jugadores, enfocado a la acción en primera persona y que sigue la estela de otro ‘spin off’ de Nintendo lanzado hace no demasiado también para Nintendo 3DS: Triforce Heroes. Los comienzos en Metroid Prime Federation Force son más duros que en aquella propuesta. Los primeros minutos se emplean en enseñarnos el sistema de control a modo de tutorial y sentimos algo tosco entre las manos si jugamos con un modelo estándar de la consola. La cosa cambia cuando usamos el stick adicional de las revisiones posteriores de la portátil. El sistema de apuntado por marcado de objetivos funciona, pero el uso del giroscopio no apetece demasiado.

Salvado el asunto del control, comenzamos la aventura. En Federation Force formamos parte de un escuadrón de la Federación Galáctica. Contamos con un soldado personalizado que batalla subido a un mecha personalizable con diseños, potenciadores de estado que obtenemos en las partidas y voces. Antes de comenzar cada misión eliges tus configuraciones. Ya en el campo de batalla encuentras nuevas mejoras y armas. Cada misión cuenta con tres niveles de éxito que varían en función de los puntos obtenidos y de cuyo resultado dependen los desbloqueables obtenidos. Un sistema sencillo, sin complicaciones. Ni chat de voz, solo mensajes prefijados que se quedan cortos. Así es Nintendo.

Metroid Prime Federation Force

¿Es obligatorio tener compañía para jugar a Metroid Prime Federation Force? No. Tampoco lo es para que se mueva una bicicleta de tipo tándem, pero tus gemelos van a agradecer hacerlo en compañía. Los escenarios jugados con al menos una persona (en local o en Internet) son más funcionales y se disfrutan mucho más que en solitario. De hecho, en soledad algunos se convierten en un suplicio. No son imposibles, cierto, pero el nivel de dificultad crece por la necesidad de cooperar para ciertas tareas. Algo que sí hace bien Federation Force con respecto a Triforce Heroes: jugar solo no es una tortura como en aquella propuesta donde tú controlabas a los tres personajes. Ahora estás tu solo, sin ‘bots’, y eres responsable de tus cagadas.

Las misiones están divididas por objetivos y se mueven por oleadas de enemigos que van y vienen según nuestro avance. No son imposibles en solitario, pero sí más complicadas. Un ejemplo: uno de los retos nos obliga a escoltar un carro de mercancías empujándolo pasando por varios ‘checkpoints’. Entretanto, somos atacados por enemigos que van apareciendo y asaltados por una tormenta que nos mata y destruye el carrito si nos coge fuera de los puntos de control. Un solo jugador, a lo Rambo, puede completarla (con mucha suerte y paciencia) y ser el héroe de la semana, pero se disfruta mucho más en buena compañía.

tabane-federation-force-spot3

Toda la parte técnica de Metroid Prime Federation Force se caracteriza por su estabilidad. No peligra la tasa de imágenes por segundo a pesar de encontrarnos en una portátil con hardware del pleistoceno. La mejor manera de describir el motor usado es “resultón”. Sin más. Su banda sonora sí que llama la atención. Tiene temas ‘made in’ Metroid que están por encima del acabado general del título. Es un punto a favor que alguien haya tenido a bien potenciar esta rama en el juego. Gráficamente, todo funciona dentro de un orden sin complicar la existencia del juego ni hacer alardes técnicos de nada.

Una vez que superas la primera hora de juego y asumes lo que ofrece, comienzas a ver con otros ojos la propuesta. Tras más de doce horas jugándolo y de haber completado sus misiones principales (es bastante rejugable si eres un un jugador de perfil “completista” como sucedía con Triforce Heroes), te percatas de las oportunidades que tiene esta propuesta, de lo que es capaz de ofrecer si no le pides demasiado. Por el camino hasta te permites el lujo de divertirte aunque a veces (no demasiadas) vuelvas a preguntarte por qué Nintendo abrió esta puerta con la saga y cerró la que todos queríamos ver abierta de par en par.

Metroid Prime Federation Force: Conclusión

Metroid Prime Federation Force se puede valorar de dos formas. La primera, al estilo del seguidor radical de la saga en su enfoque tradicional, lo manda al paredón directamente, sin juicio previo ni derecho a réplica; la segunda, la más sensata, le da una oportunidad con algo de paciencia para descubrir que no un juego nefasto a pesar de no ser el Metroid que todos esperábamos. No estamos ante un juego de la franquicia al uso, ni siquiera ante un título que se merezca calificaciones notables, pero sí ante una propuesta que en líneas generales resulta divertida teniendo en cuenta todo lo malo de la Nintendo que hace juegos multijugador. Si superas la barrera, asumes lo que es desde el primer minuto y lo encuentras a un precio competitivo, es una opción para dar movimiento a tu 3DS.[60]

Deja un comentario