[Microanálisis] Alone in the Dark (Xbox 360)

null

¡Qué pena! ¡Qué rabia! No es ningún secreto que me fascinan los survival horrors y que las esperanzas que tenía en Alone in the Dark parecían bien fundadas. Sin embargo, es una pena comprobar que un juego que acierta en alguno de los aspectos más complejos a la hora de diseñar un videojuego sea capaz de fallar en lo más básico, en lo fundamental, en lo imprescindible para hacer que la experiencia de ponerse tras un mando sea algo único y divertido.

Usaremos un símil para explicar lo que le ocurre a Alone in the Dark. Imaginad que tengo un amigo que tras ahorrar un dinerito decidió invertir sus ahorros en un coche deportivo. Compró una plaza de garage grande para no tener nunca problemas de parking ni arañarlo contra las columnas; todos los sábados por la mañana lo limpia a conciencia, por dentro y por fuera, sin olvidar un buen encerado; comprueba además la presión de las ruedas, el nivel del refrigerante y el estado del aceite. El coche está impoluto. Pero hay un problema: mi colega no sabe conducir. Pues eso es lo que ocurre con Alone in the Dark.

null null

null null

De nada sirve tener una de las presentaciones más cuidadas de la actual generación de consolas, con un novedoso sistema de capítulos que permite disfrutar del juego como si de una película se tratara, accediendo a cualquier escena que queramos de TODO el juego desde el menú inicial; un sistema que cada vez que retomas una partida te ofrece un resumen del estilo de las series de televisión: Anteriormente en Alone in the Dark… y te cuentan la historia hasta el punto en que lo dejaste.

De nada sirve tener un argumento que supera con creces a la amplia mayoría de títulos del mercado; de nada sirve tener un original sistema de iluminación que nos obligará a esforzarnos a conciencia por iluminar zonas oscuras; de nada sirve tener un sistema de inventario original; de nada sirve tener unos puzzles, en algunos casos, inteligentes y que nos obligarán a poner a prueba nuestra pericia e imaginación; de nada sirve tener una banda sonora original operística que resulta apabullante; de nada sirve estar localizado al castellano íntegramente; de nada sirve tener algunos de los momentos más espectaculares de los videojuegos modernos. De nada sirven TODAS sus virtudes si falla en lo principal: el sistema de control.

En cuanto empiezas a jugar Alone in the Dark te encuentras una escena de introducción interactiva que recuerda sucintamente a la de The Darkness. Amnésico y aturdido, despiertas en una camilla con dos extraños sujetos que te mantienen secuestrado junto a otro personaje; debes parpadear pulsando la seta derecha para aclarar la visión, puedes mirar a tu alrededor sin comprender muy bien qué ha ocurrido, de lo que están hablando… Tras los diálogos comienzas a andar, con una vista en primera persona, y la cosa pinta realmente bien… hasta que llega el momento en que tomas totalmente el control del personaje principal, Edward Carnby, y te das cuenta de que hay algo que no funciona nada, pero nada bien.

null null

null null

El movimiento del personaje es tosco y mal realizado, al igual que sus animaciones. Los ángulos de la cámara, buscando añadir dramatismo con unos planos inverosímiles, te descentran y hacen que pierdas el control, ¿hacia dónde me muevo?, ¿y ahora hacia dónde está girando? El personaje tiene un tamaño bastante más grande de lo habitual y su visión, cuando la cámara se sitúa tras él (se puede optar por jugar en primera persona, aunque no es recomendable en las secuencias plataformeras) hace que pierdas totalmente la perspectiva de lo que sucede en pantalla; además, el stick derecho mueve la cámara, pero no con total libertad, no gira la cámara, sino que la desplaza unos centímetros a la derecha o izquierda.

Es un sistema complejo, pero bueno, se podría uno acostumbrar. Pero la cosa no termina ahí. El stick derecho sirve también para controlar las armas contundente o los objetos que lleves en la mano. Entonces, cuando tienes algo en la mano, la cámara ya no gira, únicamente mueves los objetos que portas bien para golpear, bien para iluminar. Entonces el control pasa a ser una especie de evolución del de Resident Evil. Cuesta girar, cuesta moverse, cuesta ver lo que sucede delante tuyo, cuesta aún más ver qué hay a tu alrededor. Pero no se vayan todavía que aún hay más. Cuando nos enfrentamos a un enemigo, el gatillo izquierdo sirve para fijarlo, con lo que vuelve a cambiar el esquema de movimiento del protagonista y continuamente debes adaptarte a algo distinto y, siempre, muy mal implementado. Y la cosa termina cuando usas un arma de fuego, que tienes que hacerlo en primera persona. Tremendo. Incomprensiblemente mal realizado y complicado. Muy frustrante.

null

Ahora me gustaría deciros que la cosa no es tan mala, que terminas adaptándote… pero no es así. Resulta muy complicado. Los combates son un tarea horrible de desarrollar que afortunadamente se resuelve a nuestro favor por el escaso peso que tiene la IA. El inventario, aunque original en su concepción y por la combinación (más limitada de lo que deja entrever la publicidad) de objetos, es muy limitado en cuanto a capacidad; la mayoría de los juegos pecan por aumento, puedes transportar un bazuca, una ametralladora, un rifle de francotirador y 40 granadas; Alone in the Dark peca por defecto, en la chaqueta de Carnby caben tres paquetes de pilas, unas vendas y cuatro botes de 250 ml. Así vas pasando por unos escenarios donde nunca te van a faltar los elementos necesarios para resolver un puzzle o acabar con los enemigos, pero la mayoría de veces vas a estar vaciando bolsillos para recoger lo que vayas a usar inmediatamente, lo que tampoco es el colmo del realismo.

El planteamiento del juego, como hemos comentado al inicio, es por capítulos; puedes avanzar por ellos, retroceder para volver a jugarlos… como si se tratara de un DVD. Muy cuidado todo y muy bien presentado. Pero claro, este planteamiento y el tener una historia muy bien definida y cerrada hacen que el juego sea total y absolutamente lineal. No es una gran pega, porque siempre acaba apareciendo una secuencia que sorprende, algunas incluso te dejarán con la boca abierta (esa grieta que vamos esquivando por NY controlando un vehículo es impresionante), pero no vas a encontrar una sensación de libertad que pienses: es lo que estaba buscando.

null

Las misiones, se desarrollan a pie, mezclando momentos muy plataformeros con secuencias de acción y resolución de puzzles. Los dos primeros están muy marcados por el nefasto sistema de control; la resolución de puzzles es bastante más satisfactoria, pero insuficiente por sí misma para sostener globalmente todo el concepto de juego. Existen también fases de conducción que, sinceramente, son olvidables una vez más por un control muy brusco e irreal.

Con todo esto, lo único que te motiva seguir hacia delante es ir descubriendo poquito a poco la historia, los misterios sobre tu identidad, tu papel en los sucesos que están ocurriendo en NY y, cómo no, el deseo de ser testigo de alguna otra secuencia que por su concepción cinematográfica te deje una vez más con la boca abierta. Pero para ello hay que tener una paciencia muy limitada para soportar los múltiples fallos de control, los bugs presentes en la física de objetos que en ocasiones generan situaciones extrañas y el saber que cada secuencia de acción va a suponer un auténtico reto, no por su dificultad, sino porque parecen estar de más en el juego. En líneas generales, se puede decir que Alone in the Dark estaba llamado a ser un gran juego, pero que sus fallos hacen que sea un título mediocre que la mayoría de usuarios que lo prueben abandonarán tras comprobar lo frustrante que resulta jugarlo.

null

null

{democracy:28}

Videoanálisis de Gametrailers

Web oficial | Central Dark

  1. Una pregunta escamosa, ¿es este control con pad peor que el implementado en Wii? Lo digo xq estoy en el capítulo 5, y aunque la apertura de inventario con el wiimando es complicada, el resto de controles no me parece tan desastroso. Lo que si me toca bastante un pie es la cámara, grandes recuerdos a RE me trae XD.

    Un saludo

  2. Hola SamSolo,

    De la versión Wii no te puedo comentar nada porque no he podido probarla, pero por lo que tu comentas debe ser parecido; es el tándem control-cámara lo que echa por traste el resto del juego

  3. Al igual que el otro día os dije que no me gusto mucho el análisi del FF VII para PSP, ahora me he visto obligado a entrar para deciros que está muy bien el análisis.

    Y respecto al juego, no lo he probado, pero todo el mundo dice eso, que tiene un control pésimo. Una lástima, porque los vídeos me habían dejado el culo torcido.

  4. lo alquile ayer para ver q tal, no me atrevia a comprarlo… y suerte que no lo hice!!

    es una soberana mierda!

    No entro en detalles pq me cabreo… pero joder.. podia haber sido un buen juego, en cambio es horroroso!

Deja un comentario