E3 2016: Move or Die, un divertidísimo arcade para darle con colegas

Explorando los juegos elegidos por la gente del Indiecade para mostrar en el E3 2016 me topé con Move or Die, un título para jugar con colegas que parte de premisa simple y adictiva.

move or die img1

Move or Die, tan simple como viciante

La mecánica sobre la que se construye este título no puede ser más sencilla: regeneras vida mientras te mueves y la pierdes si estás parado. A partir de aquí, un sinfín de modos de juego distintos lo dotan de la variedad necesaria para hacerlo interesante. Se nos propone desde eliminar a nuestros oponentes saltando sobre ellos a lo Mario, pintar el escenario andando sobre él, volvernos invisibles para asustar a nuestros enemigos en un duelo entre fantasmas, tratar de encestar una pelota, …

Luego, por si la cantidad de modos no fuera suficiente, contaremos con modificadores que pueden ir desde hacernos permanentemente invisibles o cambiar constantemente de avatar, hasta invertir las normas del juego y convertirlo en ¡Muévete y Muere!

move or die img2

Move or Die, acción trepidante arcade

Al empezar una partida deberemos elegir nuestro avatar entre una extensa lista que contiene personajes propios y algunas referencias populares. Tras esto, se sortea entre los distintos jugadores al responsable de elegir el conjunto de modos a los que jugar (creo que en el E3 debíamos elegir unos 5 o 6) y, finalmente, otro sorteo determina quién escoge el modificador.

Con esto tenemos un gran juego para pasar una tarde con amigos jugando en el sofá. En Move or Die, las partidas son rápidas, alocadas, caóticas y derrochan diversión. La cantidad de modos y modificadores ofrecen variedad suficiente como para no aburrirnos y, al final de cada partida se otorgan puntos en función del orden de muerte, por lo que la clasificación le da el toque necesario para ser competitivos.

move or die img3

Move or Die, mejor con colegas

De todos modos, el hecho que sea una propuesta imaginativa que tampoco se toma muy en serio a sí misma, nos lleva a ese tipo de competiciones amistosas entre colegas. Como ejemplo, cada vez que empiezas en un nuevo escenario, hay una voz en off que dice alguna frase aleatoria y yo tengo grabado en la memoria un “I love you mom”. Tiene este rollo gamberro donde no se busca reforzar egos sino pura diversión.

La verdad es que las sensaciones tras media hora de juego no pueden ser mejores. Si tuviera un grupo de amigos con los que jugar en sofá regularmente, sin duda me haría con una copia de este juego. Por otro lado, si la opción es jugar por Internet me lo pensaría más, en especial si tengo que jugar regularmente con desconocidos. Desde mi punto de vista, Move or Die es uno de esos juegos que funcionan muy bien en un tipo de entorno y pierden enteros sin la esa relación interpersonal, cara a cara.

Deja un comentario