Need for Speed Undercover – Microanálisis PS3

null

Las cosas no debían estar muy claras cuando se publicó Need for Speed ProStreet. ¿Cómo la misma casa, Electronic Arts, podía publicar dos arcades de conducción en un plazo de tres, cuatro meses? Era contraproducente para sus intereses. Y como la apuesta fuerte era el maravilloso Burnout Paradise, la saga Need for Speed se intentó acercar, con regulares resultados, a la mecánica de los simuladores. No funcionó.

Un año después, la franquicia que debutó, haced memoria, en el 94, vuelve a reorientarse hacia los arcades e intenta copiar, con escaso éxito, las virtudes que hacen a la obra de Criterion un arcade de conducción inigualable: ciudad abierta, multitud de pruebas, espectacularidad… Y repito, lo intenta, pero está lejos de conseguirlo.

Falla en muchas cosas. En primer lugar porque la ciudad que se representa, Tri-City, y que podemos explorar entre misiones no ofrece absolutamente ningún aliciente para pasear por ella. No hay nada que hacer más que huir de la policía en caso de te pillen dando cera por la autovía. Puedes desplazarte libremente a las misiones, pero el atajo del mapa es más rápido y cómodo cuando no hay existe motivación para la exploración libre. Añadamos que aunque en un primer vistazo la ciudad parece inmensa, las misiones a realizar nos llevan continuamente por similares circuitos y cada prueba, cada carrera, termina siendo una repetición de las mismas calles a las pocas horas de juego.

null

Burnout Paradise también dejó en el olvido algo que nos llevaba preocupando desde el nacimiento de los videojuegos: los tiempos de carga. Una vez entrabas en Ciudad Paraíso, decías adiós a las cargas. En Undercover pasa todo lo contrario; las cargas son constantes y de larga duración, a pesar de la instalación obligatoria de datos en el disco duro. Una tarea tan simple como acceder a los menús provoca una espera inaceptable en los tiempos que corren. Podría señalar una a una mil diferencias entre ambos juegos, comparar uno a uno todos los factores que dan vida a un arcade de conducció, pero os ahorraré la tarea de leerlos y os diré que Need for Speed Undercover queda por debajo en todos y cada uno de ellos.

null

Pero hay problemas mayores que “ser peor que”. Por ejemplo, “no estar a la altura de”. Ni de la franquicia, ni de sus fans, ni de la casa que lo ha publicado. Undercover parece un clon de Burnout publicado un año antes de su finalización. La inestabilidad del motor gráfico, sus constantes ralentizaciones, lo que tardan en cargar los menús y el mapa, la ausencia de coches y personas por las calles, la aparición repentina de sombras y polígonos o los kamikazes que no circulan más que para lanzarse contra tu coche son múltiples ejemplos de un trabajo completado a medias.

La experiencia de conducción es además poco gratificante, con un esquema de control tremendamente sencillo, una capacidad mínima para simular el manejo de un automóvil, un discreto sistema de daños cosméticos y una dificultad tan baja como sus posibilidades multijugador. Carreras únicas y campeonatos online, más el modo llamado “Policías y ladrones” en el que un equipo debe recoger una bolsa de dinero en un mapa minúsculo y llevarlo a un punto determinado mientras el otro equipo intenta impedirlo. En el online tenemos la suerte de que hay muchos jugadores que han adquirido el juego y encontrar/ empezar partida es bastante rápido, aunque la experiencia ofrece las mismas ralentizaciones que la historia y cierto lag que hace que los coches parezcan ir apareciendo y reapareciendo cada medio segundo.

null

Los fans de los Need for Speed encontrarán un juego que está lejos de la jugabilidad de Most Wanted o los Underground. Es cierto que tiene ese algo que invita a seguir jugando y que es divertido ver como crecen tus habilidades de conducción o cómo vamos consiguiendo nuevos vehículos, modificándolos y tuneando en el taller, etcétera. Resulta también llamativo, tal vez por comparación con el resto de apartados, que el listado de canciones incluidas sea de una calidad asombrosa o que la novedosa forma de contar la historia, entremezclando la acción con secuencias interpretadas por actores reales (con protagonismo absoluto para la bella Maggie Q), pueda funcionar para futuras entregas de la saga (el capítulo XIII lleva un tiempo en desarrollo). Mientras tanto seguiremos disfrutando de sus compañeros y rivales, Burnout Paradise y Midnight Club Los Angeles, ambos muy superiores en todas sus características a este discreto Undercover.

Detenciones policiales

Web oficial

  1. Yo jugé 2 minutos a este juego. Cuando ví los tirones que pegaba (en ps3, en xbox360 no lo sé) lo quité y se lo devolví a su dueño XDDD

    Burnout ha puesto el listón muuuuyy alto!!!

  2. [quote comment=”152637″]Pero que malo que es el jodio.
    La oveja negra de EA.[/quote]

    Que razón tienes, desgraciadamente; es flojo de cojones este nuevo NFS y con diversos errores absurdos e imperdonables… aunque lo cierto es que la saga desde el “Most wanted” no ha parido más que truños. Una pena, he sido fan desde el primero y llevo tres decepciones seguidas, afortunandamente me informé antes y no adquirí ninguno.

    He leído que se va a publicar un parche… ¿sabéis algo de eso?.Tampoco creo que sirva de mucho, no creo que el desastre publicado tenga arreglo, pero en fin…

  3. Del parche ni idea, pero desde el día en que accediendo al mapa me sacó directamente al XMB me prometí no volver a usarlo. Y el parche tendría que ser de 2GB para arreglar todos los problemas

  4. Yo me dí cuenta desde need for speed underground que la saga NFS perdió fuerza, el segundo NFSU me pareció mas malo que el anterior y el Most Wanted me pareció medianamente divertido. El carbón me pareció tremendamente aburrido y corto. El prostreet ni siquiera lo jugué.

    He visto que estos juegos no han recibido buenas calificaciones y por lo mismo no me interesan. Aunque puede pasar lo mismo que con GRID que el juego es muy bueno pero a veces la conducción es tan dificil que se vuelve frustrante.

    Saludos

  5. Pingback: Primer vídeo de Need for Speed Shift | Akihabara Blues

Deja un comentario