Impresiones: Rise of the Tomb Raider, Lara es menos Lara

Recientemente he tenido la oportunidad de completar el último Tomb Raider en su versión de PS4, último que no nuevo por su exclusividad temporal en la plataforma de Xbox. Este continua la senda iniciada con su predecesor, ese reinicio de la saga que bebía de quién un día se inspiró en sus andadas: Uncharted.

rise of the tomb raider

Un nuevo camino

Si bien es cierto que dicho reinicio le sentó genial a mi arqueóloga favorita, yo mismo lo disfruté muchísimo, el juego no termina de despegar en ventas a pesar de las buenas críticas en general. Continúa donde lo dejó el anterior, con una Lara algo confusa que se busca a sí misma y el camino a seguir. 

Creí que iba a disfrutar muchísimo más de esta secuela, pero al haber jugado en tan corto espacio de tiempo a Uncharted 4 y a este Rise of the Tomb Raider, se me hacen más evidentes más sus faltas que sus virtudes. El intento de un juego con ritmo vertiginoso donde no hay un solo segundo de respiro y las plataformas más estables pueden fallarnos en cualquier momento, al más puro estilo Naughty Dog, no terminan de cuajar. Druckmann y compañía saben marcar un ritmo y esos tiempos de pausa se convierten en momentos para poder disfrutar con el mundo creado o para conocer más a los personajes, ya sea mediante conversaciones o escuchando a Nathan divagar. Crystal Dynamics no ha conseguido ese efecto.

Una jugabilidad incoherente

Además de los momentos de plataformeo guiado, tienes momentos de exploración en los que craftear para conseguir nuevo equipo o mejorar el ya existente. No prestas atención al entorno y es una lástima, porque es tan bonito, o casi, como el del impecable Uncharted 4. Por el contrario, acabas usando el tan manido instinto de héroe (Assassin’s Creed, la saga de Arkham…) para encontrar los objetos necesarios. Si propones un ritmo desenfrenado, dámelo, pero no me cortes tras una secuencia de huida para acabar en un valle recogiendo gallinas para ganar experiencia y así subir de nivel y aprender nuevas habilidades. Ya basta de tintes roleros en todos los juegos; Lara es Lara, con sus habilidades. Se podría entender teniendo en cuenta que esta Lara es algo novata, pero no la del juego de 2013, ya se ha curtido en alguna que otra batallita, no debería necesitar aprender lo mismo otra vez.

Por otra parte, tenemos los puzles repartidos, y casi siempre de forma secundaria, por las distintas zonas que conforman el mapa. Dichos puzles se agradecen, pero te dejan un sabor agridulce al ser tan sencillos; algo que, por otra parte, también adolece Uncharted. Pero el título de Naughty ya no pretende ser un Tomb Raider, pero este sí que intenta emprender el camino de la franquicia de Sony.

Una dura competencia

Rise of the Tomb Raider no me parece un mal juego, pero al compararlo con su competidor directo, y del que bebe más de lo que quizá le gustaría reconocer, sale perdiendo, resultándome prácticamente inferior a todos los niveles. Lara siempre estará en mi corazón y la considero mejor aventurera que Nathan, pero Uncharted le gana el duelo a Rise of the Tomb Raider. Golpea más rápido y lo hace directo al mentón, no puedes despegarte del mando hasta haberlo completado. Eso sí, Lara será menos Lara, pero siempre será mi Lara.

  1. Creo que tu problema con el juego es compararlo con Uncharted. Como tú dices Lara es Lara, y un juego de Tomb Raider es explorar, es decir, jugar, no ir por caminos delimitados y continuar por situaciones vertiginosas scriptadas una tras otra. Tomb Raider no busca ser un juego tan cinematográfico como Uncharted en sus partes de juego puro, con lo que no falla en eso. Es juego puro intercalado con secuencias para hilar la historia, en este sentido es superclásico. Esto quiere decir que es un juego sobretodo para explorar.

    Cierto es que tiene el “instinto de héroe” para ver más allá de lo que se debería ver, pero con no usarlo es suficiente al igual que en otros juegos. Es el precio a pagar de los tiempos modernos de facilitar las cosas para ampliar el título a mayor número de consumidores.

    Pequeñas país sobre el tema -Si no hubieran desaparecido las recreativas hace tiempo volverían a desaparecer ya que con una monedita los jugadores de hoy tendrían que pasarse la máquina sino se sentirían tan frustrados que no les volverían a jugar xD-

    Sobre el crafteo de armas y aumento de habilidades, es tan básico como ir avanzando jugando. Quiero decir, ni molesta ni te frena y va perfectamente en consonancia con el aumento de habilidades de una novata Lara y de la historia, vamos que en este juego de momento tienen todo el sentido del mundo.

    Lo que sí concuerdo es en los puzzles que debería haber más y ser más complejos. Pero claro, hummmmmmm… quienes se van a terminar el juego si les pones una piedra un poco grande en el camino? un jugador de Uncharted seguro que no. Tampoco me gusta que tantas cuevas estén tan desaprovechadas, parece que estén ahí como elementos juego sin terminar o solo como “hogar” de lobos.

    Personalmente como juego me gusta más Tomb Raider y como espectáculo no hay duda, Uncharted.

    • No creo que sea la comparación con Uncharted lo que le ha desagradado. El la falta de ritmo del juego.

      Yo lo jugué en PC, antes de jugar a Uncharted 4 y saqué unas conclusiones muy parecidas a las suyas. Las partes de “mundo-abierto” (no es exactamente eso, pero para que me entendáis a qué partes me refiero) lastran mucho el desarrollo normal del juego. Las tumbas, que están muy bien en su mayoría, son demasiado cortas y creo que se les habría sacado mucho más provecho si estuvieran integradas dentro del desarrollo principal de la aventura en lugar de ser opcionales.

      Y luego, si bien técnicamente es muy bueno, artísticamente tiene partes que flojean bastante, en especial toda la sección del gulag. Habrá mucha gente a la que le guste, pero también le leído muchas quejas al respecto.

      Es un muy buen juego, me gustó mucho, pero lo cierto es que después de todas las alabanzas que leí cuando salió el original en consolas, me llevé un pequeño chasco.

      • Has resumido muy bien y en dos lineas lo que trataba de decir. Gracias 🙂

        Si bien es cierto lo que dices de la parte del Gulag, siempre queda compensado con esa ciudad bajo la nieve, o la parte de Siria. Y cada tumba, a pesar de su sencillez, tiene algún detalle que la hace única. Echo en falta una mayor variedad de escenarios, de nuevo recurriría a Uncharted para comparar, pero sería injusto, porque lo que hace a nivel visual, lo hace bastante bien.

        Gracias por darme un ratito y dejar tu comentario 🙂

    • Es bastante lógico que si uso una escala Uncharted entre un Uncharted y un Tomb Raider, este último salga perdiendo. Pero no es solo eso, es la manera de manejar que tiene el ritmo que me parece que entorpece el juego y de ahí mi comparación con otro juego que maneja mucho mejor los tiempos.

      Preferiría que fuera más al grano, y si es contemplativo, que lo sea en las tumbas, que debas observar y darle vueltas al asunto para conseguir superarlo. Lo comparo en mi corazoncito con los dos primero Tomb Raider, los cuales pude jugar en PSX, y me deja frío, porque es un juego de Lara, pero no.

      Me gusta el juego, no está mal, pero me esperaba que fuera más Tomb Raider y menos adaptarse a las modas y al estilo de otros.

      Pero vamos, esperando con ansia ese supuesto “Shadow of the Tomb Raider”. Espero poder ver por fin a una veterana Lara y tumbas a la altura.

      Gracias por leerme y por tu señor comentario 🙂

  2. Pues a mi me encanta tal asi, pero claro, no e jugado a ningún uncharted.

    Lo del “instinto de héroe” es cierto que afea el juego, pero no lo veo problema si no se abusa, yo almenos sólo lo uso en caso de ir muy perdido.

Deja un comentario