Path of Shadows, sigilo en la oscuridad

Ya lo decíamos el otro día cuando hablábamos de Lumen: los videojuegos en España y en especial los desarrolladores nóveles tienen cada vez más presencia y preparación. En este caso hablamos de Path of Shadows, un juego hecho por universitarios que ya en su prototipo deja ver una calidad totalmente profesional.

Actualización: Pasado el tiempo el videojuego ha cambiado de nombre, diferenciándose así claramente del proyecto universitario y sin ánimo de lucro original, además de estar compuesto por un equipo parcialmente distinto. Enrique Sánchez Cabanas y Albert M. Castillo Sampedro nos lo comentan en un email:

“El proyecto “Twin Souls” de Lince Studios tiene un carácter comercial con ánimo de lucro mientras que “Path of Shadows” se trata de un proyecto académico sin ánimo de lucro. Además, los equipos también son distintos. Para nosotros es muy importante que se diferencie bien los dos proyectos ya que ninguno es origen ni resultado, heredero o continuación del otro.”

Atacando desde las sombras.

Atacando desde las sombras.

Una diosa reencarna nuestra alma en un nuevo cuerpo y nos da parte de su poder: controlar las sombras. A cambio, deberemos liberarla del templo del que es prisionera. Así comienza la historia del primer juego de Lince Works, el estudio recién fundado por David León, diseñador y programador 3D del proyecto de máster que ahora promete convertirse en un juego completo.

La jugabilidad, como ya dejábamos entrever, se cimenta en el manejo de las sombras. En ellas estaremos ocultos de los enemigos y podremos teletransportaros de unas a otras e incluso crearlas donde no haya una fuente intensa de luz cercana. Desde ahí es donde deberemos ejecutar a nuestros enemigos, bien atrayéndolos o acercándonos con cautela mientras hacen guardia. Como buen y moderno juego de sigilo, sus mecánicas también nos brindan la posibilidad de pasar desapercibido.

Lo que sin duda destaca desde la primera vez que el juego se pone en marcha es la calidad gráfica, mucho más allá de lo que podríamos esperar de un prototipo. Con un marcado cel shading, los modelados y algunas partículas se desenvuelven en unos entornos artísticamente muy bonitos. El juego además está desarrollado sobre un motor hecho desde cero por ellos mismos, que junto a la creación de los tres niveles de los que consta el prototipo, ha llevado 10 meses de trabajo al equipo formado por cinco personas.

Como bien apuntan en su página de Greenlight, la cuál os animo a visitar y votar, las referencias más próximas de títulos ya existentes son The Mark of the Ninja y Dishonored. Podéis descargar el prototipo gratuitamete para Windows y visitar su página oficial para más información. También están preparando un Kickstarter que previsiblemente se lanzará en marzo y seguro que Akihabara Blues se hará eco de ello.

Deja un comentario