PES 2013 está en el camino correcto

El que sea quizás el último PES realizado en esta generación con el ya requeteutilizado motor que alumbró los mejores juegos de fútbol de la generación PS2-Xbox está en la calle, está en nuestras casas.

PES 2013

PES 2013 se propone dejar el listón lo suficientemente alto como para que el año próximo, con la llegada del que ya prometen será el engine de las siguientes entregas (el Fox Engine) no gane por goleada a las versiones aparecidas hasta ahora en esta generación. La verdad, no será muy difícil que lo logre, ya que durante estos últimos años Konami no ha tratado a su serie más rentable y famosa de la forma que debería; juegos con muchos bugs, con muy mala optimización, una IA bastante mejorable, técnicamente muy obsoleta y con un código online que dependía de la dirección del viento para funcionar bien o hacerlo tremendamente mal.

No puedo obviar que yo soy fan de PES. Sí, el mismo que viste y calza, y que en los últimos tiempos le ha dado hasta en el DNI por su falta de ambición, de mantener su personalidad y de no ir con los tiempos a nivel técnico. El juego que me mantuvo enganchado durante tantos años con sus soberbias entregas en PSX y PS2-Xbox (el International Superstar Soccer Pro de PSX todavía corre por mis venas), que alcanzó su cénit con PES 3 y que lo mejoró a nivel de opciones y de lista de equipos con PES 5, ha bajado el nivel de forma alarmante esta generación. Las razones las puede ver todo el mundo simplemente con poner PES 2008, 2009 o 2010 en sus máquinas. Incluso PES 2011 mejoró algo el nivel, pero en un margen tan mínimo que casi no merece ni mencionarlo por obvio. Curiosamente, llegando al final de la generación parece que el PES Team empieza a pillarle el ritmo a estos hardwares, aunque limitados in secula seculorum por el mismo motor de animaciones de las peores versiones que se recuerdan en la saga.

PES 2013

Es por ello que, resumiendo, y para los que no les gusta leer tochos interminables, calificaría a PES 2013 como no sólo el mejor PES de esta generación, si no que se puede jactar de poseer la base de la próxima generación en cuanto a sistema de control sin temor a equivocarse. Es que es imaginarme un PES con el Fox Engine donde las animaciones robóticas, rígidas y anquilosadas que aún se ven en muchos jugadores de este 2013 no existan, y sí encontremos aplicado al… digamos… 50% de los jugadores del juego el factor PlayerID que después explicaremos, y con el EXACTAMENTE mismo sistema de control de la pelota, y me encontraría con EL JUEGO de fútbol. No es que hubiese que dejarlo tal y como está ahora simplemente. No quiero decir eso, pero el Fox Engine debería llevar implícito un avance en el motor de colisiones, física del balón –que casi no necesita tocarse excepto en alguna dinámica concreta- y una mejora bastante importante en factores defensivos de la IA, que son los puntos más débiles de esta edición. Si eso se subsana, tendremos la base de PES de los próximos 5-7 años y con un ejemplo a seguir en cuanto a posibilidades con el balón.

Y ello se tendría que calificar así siempre y cuando se cumpla una premisa: control totalmente manual. Puede que los tiros todavía se tengan que mantener con el mismo nivel de automatismo para los usuarios mientras no se acostumbran a hacerlo todo por ellos mismos. De hecho, yo he jugado hasta hace dos-tres días con el tiro automático porque hace falta bastante tiempo para entrenar los pases manuales y que salgan bien, y lo mismo (o más) para los tiros, ya que son la culminación de la jugada. Y todo estaréis de acuerdo conmigo que no hay cosa que más j&%$ que hacer un jugadón y que el tiro dé en el palo del córner… es por ello que han tenido en cuenta el poder mantener el tiro automático y, cuando queramos hacerlo, poder realizar un tiro manual únicamente pulsando un botón (L2, LT). Aparecerá una flecha que nos indicará la dirección de la pelota. Todo dependerá después de la potencia que le añadamos, así como el efecto (de calidad o no). Aparte de ello, el modo “Entrenamiento Intensivo” nos servirá para hacernos con los controles de la mejor forma posible (siempre y cuando a la máquina no se le dé por fastidiarnos con alguna prueba en plan surrealista, tipo “pase largo”). Pruebas de lanzamiento de falta, controles orientados, levantar el balón, pisarlo al más puro estilo Xavi o Iniesta, pases elevados con efecto para que se frene el esférico,… multitud de posibilidades y de acciones que se ven coronadas por un sistema de regates donde dependemos de un factor: el timing. Aprender a hacer el regate o la finta en el momento justo nos garantiza en más de un 80% el éxito de la acción. Otra cosa es después seguir con la jugada, de lo cual dependemos de nuevo del anquilosado sistema de animaciones que puede echar por tierra varias jugadas…

En las rivalidades clásicas, siempre se ha mirado al opositor a la hora de valorar los poderes de uno y otro. FIFA no se libra de ello, no es mi caso hacer el vacío al juego contrario para no valorar el producto, y viceversa. Si FIFA posee mejor animación general en comparación a PES, lo digo. Al mismo tiempo que PES posee mejor física de la pelota, y que sólo desluce su excelente tratamiento dinámico en la conducción del balón, con un efecto yo-yo demasiado visible y que queda bastante mal. Por lo demás, y siempre hablando del control manual, el balón se mueve de forma brillante, con rebotes, botes, trayectorias y efectos totalmente creíbles. Los cabezazos de los jugadores son bastante más realistas que los de su contrincante, excepto los despejes defensivos, que se quedan la mayoría de las veces en meros “blufs” que no se han ejecutado bien. O eso, o es que PES 2013 valora más el juego ofensivo que los factores defensivos. Le da ventajas a los atacantes en determinados aspectos, como los ya denunciados –pero no lo bastante, por lo visto- pases elevados a la espalda de los centrales, que dejan espacios entre sí del tamaño del estadio de Riazor, y que la CPU se encarga la mayoría de las veces de hacer efectivos haciendo que el jugador se mueva hacia donde no marcamos desde el stick de dirección, que se frene para que llegue antes el delantero, y demás guarradas que harán que tengamos ganas de pillar a los del PES Team por delante para que nos expliquen qué carajo significa eso.

Porque no nos confundamos: PES 2013 es el mejor de los últimos 6 años, pero dista mucho de ser perfecto. Hay que alegrarse por el mencionado sistema de control del balón, por la libertad y la facilidad que permite el sistema de pases manuales, el excelente PlayerID que hace que jugadores de talla mundial como Cristiano, Messi, Iniesta, Xavi o Neymar se muevan, corran o regateen como sus homónimos. Es increíble el parecido visual (no sólo a nivel gráfico) de los movimientos de estos cracks, respondiendo a movimientos realistas y jugadas que llevan su sello (las faltas de Ronaldo, por ejemplo). Otro de los factores que siempre ha tenido y mantiene en esta versión PES a su favor es el sabor “old-school” a fútbol, del de verdad. O lo que es lo mismo: la aleatoriedad que posee en cada jugada. FIFA no posee eso, ni siquiera en control manual. En ese sentido EA Sports lleva varios años de retraso con respecto a los chicos de Konami, lo que le saben imprimir a la dinámica de juego, a la verosimilitud del balón en los rebotes, en las reacciones a un mal cálculo,… una sensación que no posee otro juego.

Neymar y Ronnie en PES 2013

Cuando el fotorrealismo no es suficiente

Pero como decía, NO es perfecto. Y no lo es empezando por las ya denostadas año sí y año también animaciones de la mayoría de los jugadores. Quitando los que poseen PlayerID, los demás se mueven más o menos en la misma proporción de animaciones comunes. Y estas animaciones encontraremos MUCHOS momentos en los que se ejecutan de forma lenta y con una sensación robótica muy importante. Los giros de 45 grados dejan mucho que desear, los cambios de ritmo y de dirección, la animación de sprintar,… son múltiples y muy mejorables estas animaciones, que al final afectan a la jugabilidad por mucho que tenga un sistema de control brillante. Afean el juego, dejan una sensación de indefensión al usuario y además la CPU hace que los jugadores que ella controla no tarden tanto en realizar estas animaciones como sí tardan los jugadores manejados con el pad, siendo injusto con el jugador.

La IA en general se muestra de forma efectiva a nivel ofensivo, realizando los desmarques que les mandamos desde el pad, pero teniendo muy poca predisposición por sí mismos. Las características que les marquemos desde la edición de estrategia tampoco se torna muy efectiva a nivel práctico. Los desmarques se suceden muy de pascuas en viernes, y las directrices de juego sí se notan, pero seguimos dependiendo en demasía de los desmarques activados desde el mando, el ProActiveAI todavía tiene margen de mejora. Las rutinas no se han trabajado mucho a nivel ofensivo, aunque sí a la hora de bascular el conjunto del bloque. Quizás se podría mejorar todavía la posición de los mediocentros, que pierden el sitio fácilmente, dejando tiempo a los atacantes a enviar los malditos balones elevados a la espalda de los centrales, demasiado efectivos. Incluso posicionando la línea defensiva muy atrasada en las opciones, no se suele mantener muy rígida y suben demasiado, y sólo podemos contrarrestar este defecto de la IA seleccionando al central e intentando cerrar ese espacio por nuestra cuenta. Por ello da la sensación de que Konami intenta incentivar el ataque por encima de las defensas.

Ello también es justificable por el sistema defensivo. Como el año pasado, Pulsando A (o X en PS3) podremos presionar a poca distancia al que ataca, y volviendo a pulsar el botón intentaremos meter el pie y robar el balón. De nuevo, el timing es imprescindible, así como la distancia hasta el esférico. El resultado puede dar lugar desde un robo limpio y posesión, pasando por robar la bola pero sin tener control sobre ella, a hacer falta, o a llegar tan tarde que nos puedan sacar tarjeta. Es cuestión de mucha práctica el saber defender a nivel individual… bueno, de práctica y de que el muy mejorable árbitro sea lo más neutral posible, algo que a mi parecer no se ha conseguido nada bien. El trencilla y sus linieres se mueven de forma efectiva por el campo, pero los agravios comparativos que veremos entre las faltas que haga la CPU y las que haga nuestro equipo son lamentables, así como las tarjetas que sacará a unos y otros, y la ley de la ventaja que no se ejecutará de las forma más efectiva posible. Hay trabajo por hacer con el colegiado, la verdad…

El que sí ha llevado un lavado de cara más que agradable es el portero. Tanto el de la CPU como el que está en nuestro equipo se comporta muchísimo mejor que en PES 2012, un verdadero lunar en esa entrega. Ahora salen a los centros a despejar, se colocan mejor, hacen auténticos paradones en los tiros rasos (algo que antes era casi impensable) y en definitiva tienen un comportamiento más efectivo incluso en los 1 contra 1. Quizás destacar que siguen teniendo esos momentos “tontos”, unidos a los famosos momentos Konami, donde el contrario es capaz de irse de 4-5 jugadores de nuestro equipo, aguantar sus cargas, y tirar aunque sea de forma muy forzada. Nuestro buen guardameta puede tener el detalle de no atajar el balón y dejárselo muerto al delantero para que marque a placer… pasa, no muy a menudo, pero pasa. Supongo que tenemos que lidiar con esos detalles, así como con la discutible gestión de las cargas entre jugadores. En varias ocasiones seremos testigos de cómo los jugadores de nuestro equipo no aguantan la presión de los contrarios, perdiendo la vertical por que sí en plena carrera, trastabillando y perdiendo el balón. Sin embargo, el equipo de la CPU sí puede llevarse un jugador medio de valor a 3-4 defensores sin tener ni la más mínima molestia por las defensas 2 contra 1 que le podamos hacer y llegar tan frescos al frontal del área. Son esas cosas que uno no llega a entender cómo no se han optimizado…

PES 2013

En la parte positiva de la jugabilidad destacar también la fluidez del juego de pases. Ahora podremos hacer combinaciones al primer toque casi continuas si nuestros jugadores están de cara al jugador, lo que nos abrirá bastantes huecos en las defensas. Esta fluidez y mejora en el control del balón y del pase favorece mucho el juego en equipo, ya que los regates y las posesiones pisando el balón con R2/RT favorecerán los desequilibrios y las aperturas de las líneas de pase. Con todo, volveremos de vez en cuando a estar encorsetados por algunas animaciones “puñeteras” que nos ralentizarán la jugada y puede que nos hagan perder la posesión en algún momento, pero por norma general PES 2013 ha ganado mucho en velocidad de juego.

A nivel visual, PES 2013 casi no se ha modificado con respecto a la versión del año anterior. Los jugadores poseen unos modelados bastante más acertados que los de su rival (sobre todo en proporciones del tren superior), y los parecidos físicos tienen luces y sombras (no hablemos sobre los valores en stats de varios jugadores, que son cuando menos muy cuestionables); mientras vemos auténticos jugadores “clavados” a sus homónimos reales como Cristiano Ronaldo, Messi, Robben o Neymar, también encontraremos muchos que no se parecen en casi nada, incluso con peinados totalmente distintos. Entiendo que la base de datos de jugadores es amplísima, y hacerlos muy similares a todos es casi imposible, pero qué menos que hacerlos similares con la cámara amplia… de todos modos, y gracias al modo Edición de esta saga podemos tocar lo que queramos de los jugadores y ponerlos como se merecen. Esto también es extensible a los clubes, nombres, estadios, escudos, etc… que podremos tocar todo cuanto queramos.

La aplicación de la luz no desentona y mantiene un nivel bastante aceptable, sobre todo en los partidos diurnos. Seguiré denunciando los efectos gráficos para los partidos con lluvia, que son muy muy cutres para estas alturas de generación. Todavía recuerdo los PES en PS2 donde el balón levantaba el agua de los charcos en los campos mojados… esos detalles se deberían tener en cuenta tantos años después. Los estadios tienen unos acabados estupendos, y desde Konami han tenido el DETALLAZO de incluir todos los estadios de la Liga BBVA (los de los tres equipos recién ascendidos están ya disponibles vía DLC gratuíto), y otros legendarios de la historia del fútbol. En total casi 50 estadios donde jugar los partidos, un número muy a tener en cuenta por su cantidad y por los acabados incluídos. El público no destaca pero ayuda a aumentar la ambientación a nivel visual, con movimientos cíclicos que no desentonan, pero a los que tampoco les prestaremos mucha atención más que en las repeticiones (donde se abusa en demasía del motion blur, por cierto).

A nivel de audio, nunca se ha caracterizado PES por tener apartado sonoro de gran nivel. De hecho, ha sido siempre muy poco remarcable y con unos comentaristas que no se han aprovechado nunca en todo su potencial. Este año no es distinto a nivel global, si bien el sonido ambiente de los estadios es excelente, y en la Liga BBVA tendremos los cánticos de cada estadio realizados por la afición de casa, la reacción a las jugadas peligrosas, etc. En esta ocasión se ha conseguido una inmediatez reseñable en este sentido. En cuanto a los comentaristas, volvemos a contar con la voz inconfundible de Carlos Martínez como narrador principal y a Julio Maldonado “Maldini apoyando con comentarios más técnicos. En teoría todo debería ir como la seda con estos mimbres, pero casi nada funciona bien. Carlos Martínez exagera demasiado los comentarios en todo momento, con una tensión que muchas veces no corresponde con el momento del partido. Maldini por su parte se queda en un papel muy secundario, aportando muy poco y en contadas ocasiones al partido. Una pena, porque los dos son unos profesionales monstruosos y no se ha sabido sacar partido de ellos. A nivel musical, el “Ai se eu te pego” de Michel Teló nos recibe al iniciar el juego. Una canción muy famosa y que suena casi como “himno oficial” del juego, a pesar de tener en su tracklist alguna conocida más, pero son muy escasas y acaban repitiéndose mucho. Por lo demás, mucha pista instrumental de Konami y se pueden añadir temas clásicos de sagas de Konami a la lista (Gradius, Castlevania, etc). No está mal, pero le falta sobre todo cantidad de pistas musicales.

PES 2013

En cuanto a modos de juego, en primer lugar hay que darle a Konami una GRAN Y LEGENDARIA COLLEJA por eliminar el modo Liga de sus opciones de juego (únicamente desde la Master League se podrá jugar, pero no de forma individual). No llego a entender la justificación de tamaña incoherencia a la hora de cercenar las opciones de un juego donde la propia compañía paga unas cantidades para poder obtener las licencias oficiales de varias ligas reales (española, italiana, francesa, brasileña y la holandesa), y además otras tantas no oficiales pero con la posibilidad de jugar una temporada completa (se echa mucho en falta la Premier League inglesa, con sólo el Manchester United licenciado). Es inaudito, surrealista y fuera de toda lógica la decisión tomada. Ellos sabrán por qué, el caso es que no lo dicen y nos quedamos con las ganas de saber a qué ha venido esta decisión desgraciada y que demuestra el poco respeto que la compañía tiene por los usuarios de su emblemática saga.

Encontraremos también más de 70 selecciones nacionales, algo que FIFA no posee y que desde luego PES 2013 saca partido de ello para disfrute del usuario. En otro orden de cosas, hay que destacar de nuevo la licencia de la UEFA Champions League, Europa League y la Copa Libertadores, donde encontraremos la ambientación mejor lograda del juego en estas dos competiciones. El problema aparece cuando no podemos cruzar los equipos ni siquiera en partidos amistosos, lo cual no tiene mucho sentido tampoco, y la sensación se hace más extraña aún cuando la Copa Libertadores sí posee a los equipos reales que la juegan, no así la Champions europea. Problemas de licencias, entendemos, pero por ello se hace aún más sangrante la ausencia del modo Liga para paliar en parte el no poder utilizar al 100% la máxima competición continental de clubes… Podremos jugar también varias copas de clubes y selecciones (crear una Copa de Africa, etc…) que también se hace muy interesante y que dará vida al juego.

En cuanto a los demás modos de juego, la estrella ha sido siempre la Liga Master (recomiendo mucho más jugar con un equipo europeo por las posibilidades de jugar competiciones internacionales con muchos más clubes que con un equipo de la Libertadores, ya que hay muchos menos equipos y le quita variedad a los partidos). Podremos crear un equipo desde cero o elegir uno de los reales, con esta segunda opción podremos igualmente jugar con jugadores imaginarios o elegir la plantilla real para que sea menos duro al principio. Con todo, lo primordial es gestionar el equipo desde nuestra posición de entrenador y al ir ganando partidos conseguiremos puntos que podremos administrar entre los distintos jugadores en los campos donde los veamos más limitados. Otro de los detalles novedosos es que los equipos comenzarán todos con botas genéricas, y con los puntos podremos comprar pares de botas reales que mejorarán ciertos atributos de los jugadores. Este factor no es del agrado de todos los usuarios ya que le quita realismo al desarrollo de los jugadores y del equipo en general, pero en mi opinión le da más profundidad a la jugabilidad y a la gestión del plantel, ya que podremos calzar a los extremos con botas con mejor control y precisión para que puedan hacer mejores centros y pases al delantero, etc… son ejemplos que nos dan una idea de todo lo que se pueda hacer.

Podemos también, dentro de Football Life, jugar el modo Soy Leyenda, que fue la respuesta al modo Be a Pro de FIFA. En este caso también podremos elegir a un jugador real o crear desde cero uno que se asemeje a nosotros para ir cumpliendo mínimamente el sueño de casi todo hombre de ser un deportista de élite. Si elegimos un jugador novato tendremos que ganarnos un puesto en el equipo y nuestro entrenador nos dará una valoración de todos los partidos que juguemos, y la administración de apartados se gestiona de manera muy similar a la Liga Master con las botas y demás ítems. El problema en este modo de juego sucede durante los partidos, ya que los demás jugadores están controlados por la CPU y su comportamiento dista en muchas ocasiones de ser realista, con decisiones muy extrañas. Para evitar estos momentos, podremos “acelerar” el paso del partido e ir directamente a los momentos donde tendremos influencia en el campo. Con el tiempo iremos a la selección nacional e incluso podremos fichar por equipos de otro continente y probar suerte en otras ligas.

PES 2013

Los modos online son un auténtico quebradero de cabeza para Konami, ya que por lo menos en 360 no funcionan hasta el día de hoy (y ya casi va una semana desde la salida a la venta del juego, impresentable), simplemente no nos deja conectar. Esperemos que el código online se siga mejorando porque ahora mismo es un suplicio intentar jugar por la red. Las opciones de juego van desde el típico partido igualado o ser meros espectadores de partidos jugados por la CPU, pasando por la configuración de partidos a nuestro gusto. Finalmente, la Liga Master online nos permitirá crear un equipo lo más fuerte posible fichando jugadores en un mercado abierto y totalmente persistente entre todos los usuarios configurados por zonas, y crear campeonatos con ellos. Jugar muchos partidos y ganar todos los que podamos nos garantiza una cantidad importante de créditos que después podremos gastar en el mercado de fichajes. Un sistema de juego muy adictivo… siempre y cuando el online vaya fino, algo que ahora mismo no pasa.

En definitiva, PES2013 mejora todo lo anterior, presenta el mejor sistema de control de balón que hay ahora mismo, la dinámica de los partidos ha ganado mucho gracias a la fluidez de los pases, las animaciones se han mejorado y aumentado y el PlayerID empieza a mostrar sus poderes, que puede ser LA BOMBA con el Fox Engine en próximas versiones. Sin embargo, el motor anquilosado, la IA mejorable, un árbitro injusto, un online que sencillamente da grima pensar en él, y la ausencia inexplicable del modo Liga no dejan que estemos ante el mejor juego de fútbol de la generación. Sí es el mejor PES, pero debe de eliminar mucho lastre que arrastra desde hace años para volver a renacer y ser de nuevo el referente. Con las herramientas que tienen han logrado verdaderas maravillas, y están en el camino de lograrlo. Le falta poco… [84]

18 COMENTARIOS

  1. Pingback: Artículo de opinión sobre el modo de juego individual

  2. Pingback: NBA 2K13 sigue reinando entre los juegos deportivos

  3. Pingback: Impresiones con FIFA 13 Ultimate Team

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>