Prey y las primeras horas a bordo de la Talos I

He tenido la posibilidad de jugar Prey por aproximadamente quince horas y durante ese tiempo he podido disfrutar todo lo que Arkane Studios dispuso dentro de esta aventura espacial, repleta de referencias a otros títulos, pero sobre todo bastante divertida.

Prey

Saliendo de la rutina

Lo primero que nos presenta Prey, una vez comenzamos a jugarlo, es a su protagonista Morgan Yu, el/la cual se encuentra participando en una serie de experimentos a bordo de la estación Talos I. Pero pronto todo se sale de control cuando un Tifón ataca a uno de los científicos y despertamos nuevamente en nuestra habitación, aunque todo es diferente.

Al romperse el cristal, literalmente, nos damos cuenta de la magnitud de lo que está sucediendo. Tripulantes muertos, un silencio sepulcral que solo se ve interrumpido por la caída de objetos o por las apariciones de los miméticos, los primeros extraterrestres que vamos a enfrentar, nos dan muestras de que las cosas no van bien y que se pueden poner peor.

Prey

Toda una nave a nuestra disposición

Una vez superamos ese primer escollo Prey nos pone a disposición toda la estación espacial para que la naveguemos y también enfrentemos sus retos. Desde el primer minuto podemos acceder a prácticamente toda la nave y en todo el tiempo que llevo transitandola, aún me faltan sitios por conocer.

No se si lo hice de la manera correcta o no, pero antes de cumplir una de las primeras misiones, decidí recorrer un poco los alrededores y me encontré con varios elementos importantes, pero también con enemigos de gran envergadura, como los fantasmas. Un encuentro que me costó bastante superar por primera vez, ya que solo contaba con el cañon GLOO y la llave inglesa.

Prey

Lo mejor de todo es que a pesar de no haber seguido al pie de la letra las indicaciones del juego, este en ningún momento me penalizó o me impidió hacerlo. Aunque debo decir que superar al fantasma con esa desventaja no fue sencillo.

Tú llevas la batuta y el ritmo

Pasan las horas y no se si me encuentro a la mitad del juego o un poco antes. Lo que si se es que he jugado Prey a la manera que he querido, experimentando, haciendo misiones secundarias, reciclando, creando objetos, explorando el espacio, entre muchas otras cosas que me dan a entender que aun me falta bastante para terminar.

Al momento de escribir estas líneas creo haberme enfrentado ya a todos tipos de Tifón que ofrece Prey (incluso a la temible pesadilla), pero siento que la Talos I aun guarda bastantes sorpresas en su interior, especialmente en lo relacionado con la historia, la cual en este punto a dado un giro total otorgandome la posibilidad de escapar del lugar y dejarlo todo atrás. Pero no lo haré, porque aun quiero saber que se esconde dentro de este excelente juego creado por Arkane Studios.

Prey

  1. Yo le intento dar amor pero las arañas negras que se transforman me sacan de quicio. Imagino que es intencionado, que tiene sentido que un científico pierda tanta vida pero joder, me frustro! Por lo demás me gusta muchísimo… pero es jodidísimo, nada que ver con Dead Space, que daba miedo pero el arma que llevábamos era la caña.

Deja un comentario