Primeras Impresiones de TES: Legends

En el mundo de los videojuegos más de una vez hemos tenido la sensación de que la historia se repite. Es curioso ver como hay empresas capaces de coger un género que o bien no es muy popular o bien no está muy explotado y crear una obra capaz de darle la vuelta al mismo.

Arte de The Elder Scroll Legends

Bethesda se sube al carro

Es el caso de Blizzard con World of Warcraft o de Riot con League of Legends, fue ser lanzados ambos juegos y darle la vuelta al género. La gracia llega cuando a raíz de la popularización de los mismos muchas empresas tratan de sumarse al carro y lanzar juegos similares para tratar de tomar al menos una porción del pastel; en el caso de WoW nos quedaríamos sin dedos de las manos para contar la infinidad de juegos similares que se han lanzado a posteriori con pretensiones de arrebatar su público, y todavía conserva el trono. El mismo caso con LoL en el que hasta la misma Blizzard lanzó un juego de características similares, eso sí, con su propia alma; Heroes of the Storm.

De un modo u otro todos estos juegos o bien logran su objetivo de alcanzar una cuota de jugadores o bien perecen en el olvido, muchos terminando por desconectar sus servidores. Hace unos años veíamos como Blizzard le daba la vuelta al género de los TCG (Juegos de coleccionar cartas) con Hearthstone, y tiempo después vimos cómo eran anunciados Gwent, por parte de la exitosa empresa polaca CD Projekt RED, y el juego que nos atañe, The Elder Scrolls: Legends, por parte de Bethesda.

El éxito de la marca The Elder Scrolls desde Morrowind y, notablemente, desde Skyrim es indiscutible, y no sabemos si veremos un The Elder Scrolls VI anunciado este año, pero lo que sí está claro es que ya podemos jugar a este Legends de forma gratuita para hacer más amena la espera de esa entrega que por seguro algún día llegará. No vamos a preguntarnos si Legends es un Hearthstone-killer, pues arduo es derrocar a un Rey tan establecido, pero sí que vamos a echar un vistazo a sus bondades… y a sus carencias.

Un TES en toda regla

Si algo puedo dar por sentado es este juego se siente como un The Elder Scrolls, tan sólo fijarnos en el Arte, el tema principal que suena en el menú o el sistema de clases que detallaré posteriormente logran que el juego tenga la esencia de la saga de fantasía medieval. Y no sólo esto, hay guiños que consiguen que el fan de la saga se sienta como en casa, hablo de tomar ciertas decisiones en la campaña principal, o por supuesto algunas cartas que hacen referencia a personajes o hechos míticos en la saga (encontramos la famosa “flecha en la rodilla” por ejemplo.)

Mencionar también que no se han cortado a la hora de introducir las diez razas míticas de la saga, y lejos de ser una mera distinción visual estas tienen un efecto a la hora de encontrar cartas, pues según la raza que hayamos escogido obtendremos más cartas relacionadas con la afinidad relacionada con esta raza.

Hay, por así decirlo, distintos rasgos dentro de los que se localizan las cartas, como voluntad e inteligencia, y cada rasgo representa un estilo de juego. Dentro de los estilos de juego ya podemos hablar en términos clásicos de estos juegos de cartas, es decir, mazos de “rampeo” que se basan en adquirir ventaja sobre el rival rápidamente y sacar poderosas cartas en turnos tempranos, o mazos más centrados en llenar continuamente la mesa de esbirros débiles pero que sin ser detenidos a tiempo pueden terminar haciendo un daño colosal.

Eligiendo dos de estos rasgos podremos crear mazos, que en este caso son de 50 cartas, y que por tanto estarán determinados por los rasgos escogidos creando formas de juego muy variadas, y que como he mencionado antes podemos potenciar el encontrar cartas concretas de un tipo de mazo escogiendo la raza más relacionada con estos.

Original, sin resultar chocante

Para los que vengáis de Hearthstone la mayoría de mecánicas os resultarán familiares, muchas de ellas ni siquiera tienen un nombre distinto al del juego de Blizzard, pero sí que hay novedades que hacen al juego lo suficientemente distinto como para considerarlo original.

En primer lugar y, probablemente la más chocante, es que ahora los tableros tienen dos calles, pudiendo localizar a cuatro criaturas en cada una, que no podrán atacar a las criaturas que haya en la otra calle. Esto da gran variedad a las partidas, teniendo que no descuidar ninguna de las calles y creándose así nuevas estrategias. Por otro lado, aunque se mantienen los 30 puntos de salud para nuestro héroe como en Hearthstone, cada cinco puntos de vida que pierda un héroe se liberará una runa, con la cual el herido robará una carta, creándose una gran posibilidad de remontar partidas (especialmente ante grandes dosis de daño al comienzo de una partida). Para ir más lejos, se introduce una mecánica llamada profecía, un rasgo que aquellas cartas que lo posean, de ser robadas mediante la ruptura de una runa, pueden ser utilizadas durante el turno del enemigo sin importar su coste. Estas dos características le dan a Legends una posibilidad tan grande de darle la vuelta a las partidas que muchas veces alterarán nuestra forma de jugar.

Sin ir más lejos en las nuevas características, pues creo que es interesante que los fans del juego las descubran por sí mismo, comentar que me ha parecido un poco excesiva la cantidad de mecánicas que tiene el juego para ser recién salido, quiero decir para mí, que vengo de Hearthstone, hay muchas novedades que me han hecho ponerme las pilas y aprender, pero quizá para alguien nuevo en este tipo de juegos le resulten una barrera demasiado grande de superar.

El Modo Aventura, un gran acierto

Pero que nadie se asuste, pues Legends posee un modo Aventura que actúa como un tutorial de forma muy correcta, pues nos introducirá poco a poco sus novedades a lo largo de 3 actos, cada uno compuesto de una serie de misiones, en los que se nos introducirá la historia de esta entrega (pues sí, posee historia). Estas misiones son entretenidas y más allá de funcionar como tutorial también nos entregan recompensas variadas e incluso varios mazos básicos con los que empezar a jugar contra otros jugadores.

Además, se nos irán desbloqueando distintos modos de juego y recompensas visuales que siempre son de agradecer, como títulos y fragmentos de arte que podemos utilizar en los mazos que creemos. Por lo que creo que cualquiera puede echarle un vistazo al juego sin ningún temor. Además, parece que Bethesda quiere llevar más lejos esta idea y ya están trabajando en un primer paquete de aventuras, titulado “La Caída de la Hermandad Oscura”, que traerá nuevas cartas en un nuevo arco argumental con 15 misiones nuevas.

El mejor momento para empezar

El lanzamiento de este tipo de juegos siempre es el mejor momento para empezar, pues es cuando se parte (más o menos) con la misma ventaja que los otros jugadores para aprender a jugar y, sobretodo, para adquirir cartas. Siempre es más recomendable empezar ahora que no cuando haya recibido el juego algún paquete de expansión.

En este sentido, quiero mencionar también que se me ha hecho un poco pesada la cantidad de ofertas y paquetes que hay para adquirir por dinero real, como instando con demasiada insistencia a que lo hagamos. En este sentido el pack de aventura que he mencionado arriba costará 20€, aunque espero que se pueda adquirir con monedas ahorradas.

En el sentido de desbloquear cartas, más o menos cada tres días abriremos un sobre, que en este caso contienen seis cartas, que se dividen en las típicas rarezas de común, raras, épicas y legendarias, cada una con una probabilidad de caída relacionada con su rareza. También me ha disgustado un poco la cantidad de legendarias que hay en el juego en su lanzamiento, 52 si no me equivoco, que casi son la mitad de las épicas, que son 106, por lo que hay muchas legendarias para conseguir. Aunque también es cierto que algunas se desbloquean en la campaña o al alcanzar ciertos niveles de jugador. También hay legendarias bastante malas así que realmente no debería asustarnos esta cifra… salvo que nos caigan en un sobre.

Como siempre, todo el contenido se puede adquirir con dinero real, y estoy un poco ojo avizor a ver qué cosas se pueden adquirir con las monedas del juego. Pero, a modo de conclusión, mencionar que me ha parecido un juego a la altura de la saga que lleva el nombre, con una banda sonora muy a la altura y una serie de nuevas mecánicas y características que consiguen al menos que merezca la pena probarlo. Aun así, hay que darle tiempo a ver cómo es recibido por la comunidad y qué tal se gesta el nivel competitivo del juego. De cualquier modo habrá que jugarlo para descubrirlo.

  1. “El mismo caso con LoL en el que hasta la misma Blizzard lanzó un juego de características similares”
    LoL es una copia de DotA y dota originalmente era un mapa de Warcraft 3. Por lo tanto RIOT copió a Blozzard.

Deja un comentario