Probamos Risen 2: Dark Waters, el heredero de Gothic

Tiempo hacía que no me dedicaba a la noble labor del pseudo-periodismo videojueguil en esta nuestra casa. La morriña me venció, y aquí me tenéis, trayéndoos información y opinión fresca, servida directamente a vuestros monitores. O móviles. O tablets. O lo que uséis. No he jugado al padre de este titulo, Risen, y tampoco lo conozco demasiado. Sí sé que es heredero de la genial saga Gothic de los alemanes Piranha Bytes, y eso a mí ya me vale, porque consiguió conquistarme hace muchos años, cuando aun me metía el dedo en la nariz -realmente esto no he dejado de hacerlo-, y para que un titulo me llegase entonces tenía que tener el sello de la Gran N. En otras palabras, cuando era un fanboy nintendero declarado. Y lo que he visto en las oficinas de Koch Media me ha gustado. Aunque tampoco mucho. Quizá solo sea la edad, que no perdona; o quizá necesite darle más tiempo, pero ya lo averiguaré.


En la presentación…

Risen 2 Dark Waters es un RPG que continua la historia de su predecesor, recuperando también al héroe sin nombre, que ahora se ha dado a la bebida, esa afición tan común en el mundo real. Para no haceros spoilers que yo sí me he comido, lo dejaremos ahí.
El mundo en el que nos moveremos es ahora, como cabía esperar, mucho más grande, estando compuesto por varias islas de diversos tamaños, en las que habitan tres facciones principales: los Inquisidores (que repiten), los Nativos (amigos de la magia negra, ya tu sabeh), y los Piratas.

Y es torno a estos últimos que gira la ambientación. Risen 2 nos ofrece una historia de bucaneros y otros maleantes, que desarrollan una fantasía muy variada en entornos tropicales, subterráneos, o, por supuesto, marinos. Los diversos y detallados mapas ganan en variedad y realismo gracias a un acertado sistema de ciclo día/noche, lo que hace que jugar mientras hay sol sea muy diferente a si se nos ocurre hacer una incursión cuando ya no hay luz, como he podido comprobar personalmente. El apartado técnico, al menos en la prueba, no se codeará con los líderes en este aspecto, pero en general ofrece un gran nivel, con un horizonte lejano y entornos sólidos y bien texturizados. Mención aparte merece el hecho de que las animaciones recuerdan sí o sí a las de la saga que le precede. Todo lo mejoradas que queráis, pero esta claro que son las mismas.

Como no podía faltar en un título de estas características y con estos antecedentes, modelar el mundo del juego en función de las decisiones se da por supuesto. Nos cuentan desde la distribuidora que estas variaciones serán muy acusadas, desde cambios en las zonas a las personalidades de los NPC, que, como tu novia, pasarán de perder el culo por ti a no hablarte o incluso darte de palos en cuestión de minutos. Aunque espero que no amenaces a tu chica con un sable como habría que hacer en el mundo de Risen 2 para conseguir los mismos resultados.

[nggallery id=171]

En cuanto a la experiencia de juego, he de decir que no ha sido todo lo placentera que debería, algo comprensible teniendo en cuenta que no era ni mucho menos una versión final. A más de dos meses de su lanzamiento (25 de mayo), el código probado en su versión para la blanca de Microsoft tenía problemas de rendimiento, con una ejecución a saltos nada recomendable para la salud. También ha acabado petando, pero como digo, es algo normal. El control no es malo, aunque quizá se abusa de combinaciones mínimamente complejas, pero sí que adolece de un grave (y común, por otra parte) defecto: el personaje sólo corre si la dirección que queremos coincide con la de la cámara. Es decir, que no podemos correr para ir de lado.

Salvando estas cuestiones, Risen 2 ofrece un combate variado, pudiendo usar espadas, armas de fuego, magia negra, o “herramientas”, como un loro que distraerá a los rivales. Con el vudú podremos conseguir, entre otras cosas, que los enemigos se ataquen entre ellos, algo imprescindible cuando los grupos sean grandes.

Aparte de rompernos la cara también tenemos la posibilidad de mejorar nuestra capacidad de sigilo y nuestra maestría con la ganzúa; estos aspectos, como no podía ser de otra manera, se organizan en un árbol de habilidades que nos permitirá desarrollar y especializar a nuestro héroe, tirando hacía la magia, el combate cuerpo a cuerpo, o la infiltración.

Poco más puedo comentar tras la sesión en la que participé. Risen 2: Dark Waters seguramente será un buen juego, y si os gustó el primero tendréis pocas dudas al respecto. Los demás todavía deberemos ver más y mejor para llegar al mismo grado de convencimiento, pero confío en que sus autores lo conseguirán. Recordad que se trata de los creadores de la saga Gothic, y eso es mucho decir.

Deja un comentario