Opinión: Sencillamente, salen demasiados juegos

Ya no es cuestión de pocas horas o de que los juegos están caros. Sencillamente, el mercado está colapsado por la oferta. Hoy en día estamos presenciando lanzamientos indies y Triples A de forma tan contínua que es sencillamente imposible jugar incluso a lo más gordo.

Horizon Zero Dawn, otro exclusivo de relumbrón para PS4

Un mercado en ebullición

Quizá sea algo ventajista sacar este tema a la víspera del lanzamiento de Nintendo Switch, esa evolución de la Wii U con la que la Gran N quiere intentar enmendar la relación con la comunidad de jugadores, o al menos con esa parte que siempre ha mirado con buen ojos las licencias que han salido de la factoría de Miyamoto y compañía. Con eso contarán, porque al resto de la comunidad de jugadores lo tienen complicado. Quizá el concepto de “consola híbrida” sea revolucionario, pero contar con que las Third Parties van a arropar con los ojos cerrados a la nueva máquina de la compañía de Kyoto es vivir en otra dimensión.

La propia Valve con su gallina de los huevos de oro Steam parece estar tomando conciencia de la saturación que estamos viviendo. Sí, la explosión indie es maravillosa, pero la metralla de dicha explosión puede acabar fácilmente con grandes proyectos que no consiguen la visibilidad suficiente como para llegar a la comunidad de jugadores. Cerrar el grifo a Greenlight quizá no sea una solución muy popular, pero quizá ese sea el camino, al menos a estas alturas de la película.

Una parrilla de lanzamientos inabarcable

Horizon, Zelda, Resident Evil 7, Nioh, Nier, Mass Effect, Gravity Rush 2, Persona 5… No, no es una lista de los juegos que van a salir en los próximos 12 meses, sino de algunos de los lanzamientos más importantes del primer cuatrimestre de este 2017, con tres de ellos ya a la venta. El mercado está roto, vender para cubrir costes, es cada vez más complicado.

Uno de los efectos de este ritmo desatado es un canibalismo de ventas en el que la principal consecuencia visible parece ser una una bajada de precios con la que se intenta atraer a los que no solamente se dejan cegar por las últimas novedades. Es el reclamo que juegos como Titanfall 2 o The Last Guardian, grandísimos lanzamientos, han utilizado para intentar captar ventas. O qué decir de PES 2017, que compré hace pocos días a menos de 20€ en la Store de PS4. Parecen bonos sin depósito más que ofertas. Saldos.

¿Esto es bueno para los jugadores?

Quizá haya quien crea que esta situación favorece a la comunidad. Más juegos y disponibles a un menor precio tiene que ser algo bueno. Disiento. Esta coyuntura me parece una burbuja en la que los juegos pueden acabar asumiendo un papel de usar y tirar en el que hasta se considere una virtud que sean experiencias ligeras. Y ojo, no me refiero a la duración de los juegos, sino a su impronta, a su méritos para calar hondo. ¿Para qué intentar crear títulos que merezcan la pena rejugar una y otra vez si el consumidor estará contando los minutos que quedan para llegar al End Game y así poder pasar al siguiente de la lista?

  1. Todas las semanas hay no menos de 3 estrenos en cine de distintos films. Mejor no nos paramos a siquiera pensar en la cantidad de discos o libros que pueden salir al día a nivel mundial… ¿y es malo?… ¿se han hundido sus industrias?… No.

    Ultimamente por ejemplo, también se habla mucho de la tremenda cantidad de series que salen en estos últimos años y que el boom también explotará y tal y cual.

    Así que tranquilo. Si hay muchos juegos, ya estamos nosotros para elegir los que más nos gusten a cada uno.

    Lo único que demuestra todo esto, es que un juego NO VALE DE SALIDA NUNCA, ni 50, ni 60, ni 70 euros… si no, no bajarían tan rápido (ni el cine vale más de 10… que para eso está el día del espectador y las bajadas de precios en rebajas de los formatos físicos). Pero como aquí todo el mundo se quiere forrar al segundo, pues claro… luego que si bajan los juegos.

    Así que no tengas miedo por pillar cosas a 20-30 o 40

    • A ver, eso no es algo que dependa sólo del volumen de títulos, sino de la duración de los títulos. Con los videojeugos pasándose al modelo de servicio, las empresas están tratando de acaparar la atención del público a largo plazo.

      Ya no se trata de hacer juegos para “jugar y tirar” porque le sale caro a la compañía. Lo que se trata es hacer un modelo de juego que se pueda expandir y sacar rédito a futuro, de forma contínua.

      Lo más seguro es que veamos pocas de esos grandes lanzamientos siendo sacados en fechas no festivas, y una futura “guerra de eventos” por parte de los juegos-servicio para acaparar público.

  2. Supongo que se me borró el último comentario, pero básicamente decía así:

    En tu útlimo párrafo mencionaste que los juegos pasan a ser “jugar y tirar”, pero no creo que esa sea la estrategia que quieran planear los estudios, sino la de atraer la mayor cantidad de atención posible del usuario, y obtener ese mismo rédito (Que vos decis, se pierde en el lanzamiento), pero a largo plazo.

    Hace bastante tiempo que yo, por motivos económicos de mi hermoso país, estoy completamente Out of the Loop en lo que a títulos nuevos se refiere. No me hago problema. Y creo que tampoco el usuario promedio tiene problema con ello. Siempre que la experiencia le resulte disfrutable (Y si hablamos del jugador promedio, ésto cae en tener un “juego entretenido”) lo va jugar, no importa si salió hace un mes o dos años. El único problema cae en los juegos con un factor multiplayer, pero depende de cómo la empresa madre mantiene la comunidad entretenida y permite al jugador estar porque “sus amigos están”. Trabajar con el componente social del juego para, de nuevo, apuntar al largo plazo.

    Me parece que los más afectados por ésto son las empresas y los periodistas/creadores de contenido. Unos porque deben mantener el interés por su juego si éste está construido con un EndGame (Digamos, Persona con los costumes y la rejugabilidad; y RE7 con el nuevo DLC). Los otros, porque tienen que mantener el interés del lector,y muchas veces mostrar las novedades que éste no puede jugar, porque tiene que mantener ese “commitment”, esa relación con su público. De nuevo, tiene que mantener la atención.

    Si, soy un pesado con esa palabra, pero ahí está mi punto (No, no en el ser pesado): La guerra ya no es de consolas, es por la atención de los usuarios. Y se juega en todos los frentes.

    • Entiendo lo que comentas, pero sí que creo que es un asunto que afecta a todos los perfiles de jugadores. Hoy en día el listado de lanzamientos está tan comprimido que jugar a un juego es dejar de jugar a 10 más. Esto no se ha dado nunca. Y tiene efectos a varios niveles: mercado, vida de las consolas (por las compañías, ojo), precios…

Deja un comentario