Realidad Virtual: probando HTC VIVE y PS VR

Todo empezó en la Mobile World Congress. Allí pude probar las HTC VIVE, sentado, con grandes expectativas. Es cierto que lo que pude experimentar, ver, probar, apuntaba maneras. Pero no salí convencido.

Probando las VIVE

La demo escogida (o la que me tocó) fue una de naves espaciales. Al ponerme las VIVE sentía una buena presión por las cintas y el hecho de llevar las gafas de ver (al sufrir miopía) hacía que estas se clavaran en el tabique nasal, y no soy precisamente de tener mucha nariz. Así que, por comfort, una sesión larga creo que puede mermar una buena experiencia.

Respecto a la calidad gráfica, o al menos lo que veía, era destacable, había todo lujo de detalles al mi alrededor. Incluido a mi mismo controlando los mandos, que reaccionaban al momento en que mi yo real hiciera los mismos movimientos. Pero en el sentido técnico de las propias gafas, a los ya famosos tecnicismos de efecto rejilla y efecto buzo, en el primer caso, sí lo veía, y en el segundo efecto, nada en absoluto.

Empiezan los problemas

Pero, para mi sorpresa, llegaron los mareos. No me lo esperaba. Tuve que dejar de probarlas porque el cuerpo reaccionaba muy mal, sudores fríos y las temidas nauseas. La demostración, a mi parecer, no era la correcta para probar algo así. Difícil de maniobrar para alguien que no sea un usuario de joystick de aviación. Intentar preveer los movimientos que has de hacer, y/o controlar todo lo que pasa alrededor hace que tu cerebro implosiona, el problema principal de los VR. En estas gafas y en cualquier otras.

htc-vive-product-1

Las PS VR

Luego llegó la Barcelona Games World

Tenía cita previa, como en el médico para las 14:00, y como llegué pronto, sabía que las VIVE estaban en el expositor de MSI, así que me fui para allá. Esta vez la experiencia fue totalmente diferente. En el tema comodidad, lo mismo: las cintas se clavan en la cabeza, y más si existe ausencia de pelo, como en mi caso. En esta ocasión la demostración fue Carnival Games VR.

Jugar de pie, la diferencia

Da igual la marca de las gafas, el efecto es el mismo. Jugar de pie, junto el tipo de mando (VIVE o Move) y el software, no en tema de gráficos, cambia las reglas del juego.

Era como estar en un parque, literal y físicamente. El primer juego: arcos, flechas y fuego. Sencillo: a mi derecha estaban las flechas con las que dando a un botón se cogían en el juego, le prendía fuego en una hoguera a mi izquierda, luego con un botón de la mano izquierda hacia el movimiento como lanzar una flecha, y zas! Salía disparada. Tracking perfecto, considerando que lanzar una flecha tiene una pequeña parábola y exactamente no puedo decir más. El resto de mini juegos, el mismo efecto de querer jugar y experimentar.

bcn-games-world-29

El regreso al Mundo Real

En todo caso, tocaba ir a probar las PSVR de Sony.
La demostración que tocaba fue Rigs, no es un juego fácil de controlar a la primera.

Pero empecemos por las gafas: ante todo he de destacar es lo cómodas que son, y sobre todo fácil de poner. Están colgadas como de una corona que se estira. Una vez puestas, atrás, en el cogote, hay una rueda con la que acabar de apretar y para rematar el ajuste, en las gafas, en la parte de abajo-derecha hay un botón que aleja y acerca las gafas al rostro. No molestan para nada, aunque se usen anteojos. Las almohadillas son de silicona, así que en caso de sudar un trapito y queda como nuevo. Agradable al tacto.

PlayStation VR

PS VR, un gran diseño

Sony ha conseguido redistribuir el peso y poner el punto de apoyo justo en medio de la cabeza. Perfecto. Una vez puestas empieza el espectáculo. La calidad de imagen es peor que las VIVE, pero sinceramente esa idea permanece en la cabeza 2 minutos. Decir que el efecto rejilla apenas se nota y el efecto buzo quizás algo más, pero lo mismo que la imagen, se desvanece la idea rápidamente.

En cuanto aparece la opción de escoger Mecha ya se ve que no estamos hablando de un juego que corre en una máquina de 1500€ con dos tarjetas 1080 con puente SLI. Estamos hablando de una máquina de (ahora) 300 euros. Lo que ha conseguido Sony a un precio muy asequible es increíble. Pasados los 5 minutos no importa los gráficos, sino que, lo mismo que en Carnival Games VR estas en el juego, pero esta vez en una arena disparando a otros Mechas. El efecto de altura, tamaño del terreno, y de las máquinas se hace palpable.

psvr-rigs

El cuerpo me aguantó

Respecto al juego, al principio, como pasaba con las VIVE y el juego de naves, el descontrol en la Realidad Virtual sumado a que tu cuerpo no se mueve como te mueves según el cerebro se antoja raro y el cuerpo reacciona a ello. No llegué a ponerme malo como con las naves y pude acabar la partida (gané 8 – 2).

El juego es como otro de disparos, según parece cuando se destruyen 2 o 3 mechas, el equipo puede marcar gol pasando uno de los integrantes por un aro. Mención a lo impresionante que son los saltos. Para disparar has de apuntar mirando al enemigo, el resto es parecido al resto de juegos. Diferentes armas, escenarios etc. pero eso lo dejaremos para un futuro análisis del propio juego.

Se puede controlar el mareo

Afortunadamente pude probar otro juego, Farpoint. Solo puedo decir que fue fascinante. Teniendo la experiencia de ponerme antes las gafas, esta vez se realizó más rápido e incluso con más efectividad: veía mejor, y más acoplado a la cara, no entraba nada de luz por ningún sitio haciendo que la experiencia fuera más espectacular. La chica que me atendió me iba acercando el PS VR AIM Controller. En nuestra realidad parece un cacho de plástico, que lo es (en verdad es como un move+controller fusionado en forma de pistola/metralleta). Como yo ya tenía las gafas puestas, veía una silueta de lo que parecía un arma, aunque no era nada en si. El joystick delantero para moverme por el planeta árido, gatillo de la mano izquierda para arma secundaria, y el derecho, ya que soy diestro para el principal.

farpoint-listing-thumb-01-ps4-us-13jun16

Hasta que entré en ese mundo. La cara que se me debió poner. No tenía un cacho de plástico en la mano, tenía un fusil, un arma automática que podía acercarme y mirar con detenimiento. Hasta que la chica me indica que prueba a usar la mirilla. Fantástica experiencia. ¡Tenía hasta un puntito rojo con el que apuntar con detalle!

Ver la magnitud del terreno escarpado y árido, ver que estás ahí, porque te miras y tienes cuerpo, brazos, hombros, pies. Verlo hace que cuando pasas por un acantilado, inconscientemente te apartes, que te entre vértigo (que no mareos). Mis compañeros me lo comentaban que me apartaba de la caída: la inmersión es perfecta.

Y hablando de la jugabilidad, hay una película que no me canso de ver y es Starship Troopers, malditos insectos, Pues aquí está plagado y como reconforta ver que disparas y comprobar cómo se desparraman. El tracking en todo momento se comportó a la perfección. Hubo un momento en que aparecieron tres pequeñitos en un ángulo de unos 140 grados y yo teniendo el AIM en reposo, llevando una recortada. Hago barrido, solo tres disparos y al otro barrio los enemigos. Más la vibración que lleva incorporado. Demasiado real.

Las imágenes no son ultima generación, pero es igual

Poder recoger granadas, dispararlas y ver como caen en parábola. Ver que se te acercan los bichos como te disparan. Es agobiante, no es como en los juegos de hasta ahora que los malos parecen en una pantalla de 60 pulgadas, ahora estamos rodeados. Giras por que hay una mini cueva y sabes que saldrán por ahí, pero giras la cabeza y de ahí salen, no giras una cámara.

Si no habéis visto la película de Rompe Ralph os la recomiendo. Hay una escena en que Ralph entra en un juego de disparos en primera persona. Aquí somos Rompe Ralph, despavoridos, sin saber por dónde nos aparecerán los bichos y curiosamente luchamos contra bichos en Farpoint.

Inmersión total

Habiendo acabado la demostración, habiendo visto cuevas claustrofóbicas, enemigos que disparaban a saber qué etc. lo que me hizo querer tener el juego completo es ver como de una cueva gigante sale un enemigo igual de gigante, que se va acercando hasta el punto en que no puedes mirarlo y verlo entero. Has de mirar hacia arriba, y te acabas sintiendo una hormiga, eso sí, una hormiga con una escopeta y granadas.

farpoint_002-0

En definitiva, no podría decidirme por un sistema: uno es mucho más caro que el otro, no hay que olvidar que por lo que vale VIVE sin ordenador, tienes la PS4 Pro más las gafas, cámara y moves. Y está última, siendo peor sobre papel técnicamente, se habla de tú a tú con sus primas y aparenta tener un catálogo mejor que el resto de VR.

Habrá que esperar cómo evoluciona todo, qué ha de decir PS4 Pro al respecto, el catálogo de todas ellas, los nuevos periféricos a inventar etc. Pero lo que está claro es que la Realidad Virtual ha llegado para quedarse y yo quiero más.

Deja un comentario