Sonic monta una carrera hacia nuestro corazón retro

Sega reinó durante muchos años en los corazones de millones de jugadores. Tras su paso a desarrolladora de software, ha perdido gran parte de la magia que evocaba su nombre, hasta el punto de que, ahora ya, ni distribuye los juegos en muchos países, habiendo subcontratado este servicio. Pero que me aspen si cuando he conectado Sonic All-Stars Racing Transformed no he sentido algo especial.

Y es que la primera vez que he visto el juego de Sumo Digital en movimiento me ha recordado enormemente a la estética Dreamcast, con esos gráficos como hinchados, con colores muy brillantes… Y ya cuando he visto por ahí a los protas de Jet Set Radio, Crazy Taxi y compañía, pues ya es que me puesto tonto

Carreras por Tierra, Mar y Aire

Carreras por Tierra, Mar y Aire

Tan tonto que no puedo analizar este Sonic All-Stars Racing Transformed con un mínimo de objetividad. Soy consciente que buena parte de la calidad con la que cuenta no se puede medir más que apelando a emociones. La mística se potencia con escenarios temáticos de mundos de Sega, como Panzer Dragoon, Golden Axe o incluso After Burner, creando una ambientación de nostalgia de 360 grados que te atrapa y que te hace rememorar los tiempos de “…solo una partida más…”.

En Sonic All-Stars Racing Transformed hay muchos personajes a desbloquear, hasta el punto que la plantilla se puede aumentar hasta más del doble si le metéis las suficientes horas al juego, nada de DLCs – de momento. Más alicientes para seguir jugando a un juego mágico en el que la gran novedad es que las carreras transcurrirán, simultáneamente, por tierra, mar y aire, gracias a que los vehículos se irán transformando – de ahí el nombre del juego, sobre la marcha.

Gracias a esto, el control tiene una profundidad mucho mayor de la que suele haber los juegos del género, sobre todo por el hecho de que cada versión del vehículo – Kart, Hovercraft y Avión- se controla de una forma totalmente diferente. El Kart es muy intuitivo – y el derrape es muy Outrun-, el Hovercraft es muy Camión y el Avión es el más complicado, debido a la libertad de movimientos. Debido a esta variedad de estilos de conducción, Sumo Digital consigue mantener la emoción de las carreras sin necesidad de recurrir a items superpoderosos.

Para que la fiesta remember hubiera sido completa, echo de menos cosas. Detalles, sí, pero que acaban despertándote del sueño. Por ejemplo, el indicador de que vas líder durante la carrera no se vuelve dorado cuando vas primero. Otro detalle, este con incidencia en la jugabilidad: ¿Recuerdas esas partidas a Sega Rally, en las que estabas a punto de llegar a un Checkpoint, se te acababa el tiempo, se paraba el coche, pero que por inercia superabas la puerta de control y el juego te permitía seguir? Aquí eso no funciona. Lástima.

En cualquier caso, con todo el material a desbloquear, con el gran número de personajes y escenarios, con la nueva mecánica de juego, con el multijugador tanto online como en local, con pantalla partida a 4 bandas, Sonic All-Stars Racing Transformed es una carrera hacia nuestro corazón retro. Perfecto para todos los que echan de menos títulos tan mágicos como Diddy Kong Racing. ¿Super Mario Kart de SNES? Eso ya serían palabras mayores

Quizá me he puesto demasiado tonto y este Sonic All-Stars Racing Transformed sólo sea un juego más de karts. Pero es que se te echa tanto de menos, Sega. Pero no a cualquier Sega, sino a esa compañía que conseguía transmitir esa sensación de grandeza que, por muchos años, tan solo ello y Nintendo fueran capaces de crear. Normalmente Las notas son subjetivas, pero la de este análisis ya te digo que es más subjetiva que nunca. Ahí va un [80] desde mi corazón, que para miseria ya está España.

  1. Hay un Taxi driver? xD
    El control que tal resulta., porque parece que se puede mantener mucho el derrape estilo Outrun.
    Joer tiene buena pinta, esos escenarios me recuerdan a los de las recreativas de Sega como Scud Race, etc.

    • El control tiene más profundidad de la que suele haber en estos juegos, sobre todo por el hecho de que cada versión del vehículo (Kart, Hovercraft y Avión) se controla de una forma totalmente diferente. El Kart es muy intuitivo – y el derrape es muy Outrun, sí -, el Hovercraft es muy “Camión” y el Avión es el más complicado, debido a la libertad de movimientos.

Deja un comentario