Soul Sacrifice absorberá tu alma

Ya queda muy poco para el lanzamiento oficial de Soul Sacrifice, uno de los juegos en los que Sony tiene puestas más esperanzas para remontar el vuelo con PS Vita y no es para menos, puesto que esta nueva obra de Inafune tiene todos los ingredientes necesarios para robarnos el alma y trasladarla a la otra Vita.

Si hace tiempo leísteis mis impresiones recordaréis que os dije que el juego era una especie de cruce entre la crudeza y el fantástico arte de Dark Souls y la jugabilidad de Monster Hunter (misiones cerradas en las que tienes que ir matando diferentes criaturas) y tras estos días en los que he podido jugar al título en profundidad me reafirmo con mi comentario, pero vayamos por partes.

Análisis

Advertencia: Este análisis se ha realizado sin tener en cuenta el modo multijugador

Apartado técnico

Soul Sacrifice es un juego precioso, con una calidad gráfica que de verdad está a la altura de PS Vita, dejándonos ver con todo lujo de detalles cada una de las características físicas de nuestro propio mago o de nuestros enemigos, así como nuestros diferentes poderes ya sea en forma de proyectiles de sangre, armas que sacamos de nuestra espina dorsal u otros conjuros más o menos desagradables.

El único detalle negativo en este aspecto es que algunos escenarios estarán algo vacíos, seguramente para no renunciar a ese nivel de detalle en las desagradables criaturas que nos ayuda a admirar el juego y a sumergirnos en el mismo. Además, dado que en los escenarios no haremos otra cosa que no sea combatir, tampoco es que nos vaya a dar demasiado tiempo a admirar el paisaje. Esto no significa que no haya lugares que combatamos que no tengan muchos detalles, pero en general veremos grandes sumas de terreno un poco vacías, aunque dado el ritmo del juego es un detalle que pasaremos por alto.

Para acompañar la belleza artística y el nivel de detalle de nuestro protagonista y de las criaturas contamos con una banda sonora de alto nivel que disfrutaremos aún más si usamos unos cascos de calidad (pese a que los altavoces de PS Vita distan de ser malos unos cascos decentes siempre nos van a dar mejor sonido).

El Sacrificio del Alma

Vamos a pasar ahora a los pormenores a nivel jugable en sí y lo primero que tenemos que destacar es al curioso Librom, un libro, como su nombre indica, que tiene vida propia y que nos acompañará durante la aventura. Además de poder hablar con él y de tener que “mimarlo” limpiando sus lágrimas (solo porque nos serán de mucha utilidad, claro) el Librom será nuestra herramienta para ir accediendo a las misiones y así poder descubrir la terrible historia de nuestro enemigo, accediendo a las misiones tras tener siempre, un rato de lectura (literal) en el que iremos descubriendo una trama tan intensa, sanguinaria y cruel como todo lo que rodea a Soul Sacrifice. Descubriréis, aunque no os guste la lectura, que ponerse a leer las páginas del Librom resulta un placer tan grande como el acceder a la acción de las misiones y que la trama del juego y la crudeza del mundo os irán enganchando poco a poco, absorbiendo vuestro cerebro, vuestra alma, hacia un círculo vicioso que os pedirá cada vez jugar más y más.

Pero no solo tendremos acceso a las misiones en el Librom, puesto que desde él también pondremos cara a nuestro personaje, pudiendo personalizarlo con un nivel de detalle que yo, personalmente, no había visto antes en una portátil.

Si no os parece suficiente también cuenta con un montón de información que podremos ir leyendo a medida que avancemos en el juego. Esta información no es otra que la historia del mundo de Soul Sacrifice, de los hechiceros que en él habitan, de sus escenarios… todo ello aderezado con unos cuantos consejos tácticos y un bestiario que se irá desvelando a medida que nos encontremos con los diferentes monstruos.

AKB

El Sacrificio en el combate

Pasemos ahora al siguiente punto, que no es otro que las misiones que se centrarán, en la mayoría de los casos, en eliminar a uno o varios monstruos más o menos poderosos. Ya os comenté en su momento que no sabía si a la larga esta fórmula de H&S en las misiones iba a llegar a cansarme, sin embargo, dado que ninguna de estas fases es excesivamente larga de forma individual, esa sensación de fatiga no ha aparecido en ningún momento.

Que cada misión o combate no sean excesivamente largos es, sin duda, un acierto de cara a un juego de consola portátil puesto que en cualquier trayecto o pequeño rato libre que tengamos podremos agarrar nuestra PS Vita y disfrutar del título de Inafune, sabiendo casi a buen seguro que muchas misiones podremos completarlas en solo unos minutos.

Para lograr superar estas misiones contaremos con unos poderes que iremos encontrando a lo largo de nuestro periplo y que usarán diferentes partes de nuestro cuerpo e incluso nuestra propia sangre como ofrendas para aparecer en el mundo. Estos poderes se irán gastando y los deberemos de ir gestionando en el menú previo a las misiones, pudiendo escoger un máximo de 6 para cada misión. Esta selección irá ganando en importancia a medida que avancemos en el juego y será de vital importancia seleccionar bien estas magias, ofrendas, poderes, o como queráis llamarlos, para poder completar muchas de estas misiones, aunque no solo contaremos con estos seis poderes, porque a medida que avancemos en el juego también contaremos con modificadores o habilidades especiales que, una vez más, haciendo uso de nuestro maltrecho cuerpo, nos ayudarán en el combate, aunque algunas de ellas solo estarán disponibles cuando nuestro hechicero este prácticamente muerto.

PS VITA

En cuanto a los controles, manejaremos todos estos poderes (a excepción de algunos momentos en los que deberemos usar la pantalla táctil, aunque son poco frecuentes) usando simplemente tres botones, que no son otros que cuadrado, triangulo y circulo. Como veis, estos botones solo llegan a cubrir la mitad de los poderes, que iremos intercalando usando el botón R para cambiar entre los dos grupos de tres.

Para fijar nuestro objetivo contaremos con el botón L, aunque como ya os dije, en algunos momentos este sistema de fijación falla y se echa de menos, por ejemplo, el poder seleccionar o ir cambiando de objetivo cuando hay varios en la pantalla pulsando, por ejemplo, el stick derecho de VITA, que usaremos para manejar la propia cámara. Finalmente, el botón X será el chico para todo y con él correremos, esquivaremos o activaremos diferentes objetos que nos encontraremos por los escenarios.

Una vez hemos acabado con los controles no quiero olvidarme antes de concluir este pequeño análisis de uno de los aspectos más importantes a la hora de afrontar los combates y que llega cuando hemos matado a un monstruo puesto que podremos elegir entre sacrificar su alma, castigarle por sus pecados y aumentar así nuestro poder de ataque y nuestro nivel como magos o salvarla, aceptando su perdón y volvernos más resistentes a los ataques enemigos y aumentar nuestra vida, la decisión, por supuesto, es vuestra.

Conclusiones

Soul Sacrifice es, para un servidor, el mejor juego que ha parido Vita en todo su tiempo de vida y ya era hora.

El título tiene una gran personalidad y pese a que es imposible no compararlo con Monster Hunter, Inafune ha sabido darle su propio estilo más crudo, más maduro y mucho mejor a nivel artístico por lo que no podemos estar hablando ni mucho menos de un clon, sino de una formula mejorada que poco a poco nos irá enganchando, absorbiendo nuestra alma y guardándola poco a poco en el interior de la PS Vita, dentro del fantástico Librom que nos acompañará durante todo nuestro angustioso viaje.

Si tienes una Vita y aún no lo tienes claro sigue mi consejo, déjate llevar, permite que Soul Sacrifice te atrape. [90]

Lo mejor

– El juego a nivel artístico es increíble
– El sistema de misiones es ideal para un juego de portátil
– Inafune ha sabido dar su propia personalidad al título de Vita
– La BSO
– Indispensable si cuentas con una PS Vita

Lo peor

– La mecánica H&S de los combates podría cansar a algunos jugadores
– Hay escenarios que están un poco vacíos

  1. Pingback: PSN PLUS ¿compensa en PS4?

Deja un comentario