Special Forces Team X: Una buena idea no es suficiente

Una vez más, los amantes de los shooters vuelven a incorporar un catálogo a su ya extensa lista de juegos. Desde luego, el shooter se ha convertido en el rey de esta generación, ya sea el juego en primera o en tercera persona. El juego que hoy nos ocupa, Special Forces Team X, intenta hacerse un hueco en este mundillo, aunque no con demasiada fortuna.

El juego se centra únicamente en el apartado online y a priori, el título resultaba esperanzador. En SFTX escogeremos, al principio de la partida, entre tres zonas que elaboraran un mapa, pudiendo mezclar una oficina con un almacén o un puerto. Esto dota a los escenarios de una amplia variedad aunque, por el contrario, da menos empaque a las zonas, resultan escenarios completamente irreales sin ninguna conexión aparente, demasiado caóticos. Ojo, la idea es buena, pero quizás deberían haber juntado las diferentes zonas en “familias” para obtener un mapeado más coherente. (Por ejemplo tener una familia de oficinas en las que escoger dentro de ella varias oficinas diferentes unidas entre sí).

Esta peculiaridad en los mapas es lo único que le da un toque diferente al juego, y ese es su gran pecado. Tanto los modos online como las armas y casi todos los mecanismos que encontraremos en SFTX nos divertirán al principio, pero tras las primeras partidas tendremos la sensación de estar jugando a otro juego de acción más con algunos fallos que afectan a la partida.

El más grave de todos es el sistema de respawn, que es completamente aleatorio y que nos dejará, en más de una ocasión, delante de las barbas de un enemigo dispuesto a aniquilarnos. Otro fallo que le he encontrado al juego es el sistema de coberturas, que a veces no son todo lo precisas que deberían, dejando ver parte de nuestro cuerpo exponiéndonos al enemigo.

Pero no todo es malo, el juego, como ya he dicho más arriba, divierte, por lo menos al principio. SFTX tiene un aire macarra que mola bastante. Reventar literalmente la cabeza del enemigo provocando una buena explosión de sangre resulta bastante gracioso (sin llegar a ser sádico) y algunas armas especiales, como la motosierra, harán que nos lo pasemos pipa buscando sorprender a algún enemigo para descuartizarlo. Otro aspecto positivo del juego es el número de armas con las que contaremos, así como objetos especiales como unos perros de presa que irán a morder el trasero de nuestro enemigo (aunque son algo fallones de momento). Además también podremos personalizar a nuestro personaje, cambiando su cara, ropa… todas esas cosas que tanto nos gustan y se agradecen.

Para finalizar, voy a pasar de puntillas por el apartado técnico del juego, que no destaca, ni mucho menos. Gráficamente es un título cumplidor, haciendo uso del cel shading para dar un aspecto de dibujo a los personajes y escenarios, aunque el diseño de los mismos resulta un tanto soso y genérico. En cuanto al sonido, el título no destaca, usando librerías muy genéricas para todos los tipos de acciones y disparos.

Conclusiones

Special Forces Team X no es un mal juego, pero tampoco es buen juego. El título cumple y divierte durante un rato, pero algunos fallos y su falta de apuestas en los modos de juego hacen que nos encontremos con un título bastante genérico.

Lo mejor, la peculiar idea de mezclar tres tipos de mapa en uno y el toque macarra que tiene el juego que hará que, de vez en cuando, saquemos una sonrisa. Esto, unido a su bajo precio (10,99 €) pueden ser suficiente motivo para que el juego sea adquirido por algún amante del género. [60]

Deja un comentario