Strider: renace el clásico en Xbox One

Me tomé el anuncio de un remake de Strider más como una broma pesada que como algo a tener en cuenta, fruto de la moda o la falta de ideas que últimamente tienen las desarrolladores. Strider es y será siempre un clásico atemporal y la pregunta es: ¿realmente necesitaba un remake?

Es duro ver como otros juegos que han marcado tu infancia, como el caso de Flashback, se vienen abajo tras un intento fallido de renacer la franquicia. Dicen por los sabios del lugar: “si no está roto, no lo toques”, y con los clásicos la frase viene a decir lo mismo, “lo que fue grande en su época, no tiene porqué serlo ahora”.

strider 2

Por suerte, en el caso del juego que ocupa esta crítica, Capcom han dejado el trabajo sucio de adaptar un clásico del año 1989 a un estudio y unos desarrolladores que se han ganado a pulso ser considerados los grandes maestros a la hora de renacer franquicias casi olvidadas. Double Helix se ha merendado problemas como adaptar Killer Instinct, uno de los más grandes juegos de la época de los 16 bits, no solo a nuestro tiempo, sino a un nuevo modelo de negocio como el free to play. Como ya sabéis, con un resultado que ha asombrado a gran parte de la crítica y a los fans más enfermizos del juego de Rare. Desde luego, con Strider, no lo tenían nada sencillo, se enfrentaban a un clásico atemporal de la época dorada de los arcades y las conversiones de los recreativos a las consolas domésticas, un juego que todos los fanboys de Megadrive teníamos en nuestras estanterías y que adorábamos por su dificultad.

Lo que fue grande en su época, no tiene porqué serlo ahora.

Y la adaptación no solo se ha realizado con el apartado técnico, cosa que es del todo inevitable al aprovechar un potencial como el de Xbox One, consola en la que hemos realizado esta crítica, se ha adaptado todo el sistema de control de un mando como era de un arcade o de la propia Megadrive, toscos como ninguno, al excepcional control que tenemos en todas las consolas actuales. Pero vayamos por partes y centrémonos en lo más importante en un remake: el diseño, o rediseño de Strider.

strider 1

Vamos a intentar olvidar que estamos frente a una readaptación y veamos Strider como un juego totalmente nuevo, pero ya veréis que intentar no ver el clásico es imposible. La dupla Double Helix y Capcom han conseguido un juego de plataformas y acción perfecto en cuanto a mapeado y diseño de niveles. Vamos a tener zonas gigantescas repletas de lugares ocultos y otras inaccesibles hasta que no consigamos completar las habilidades de nuestro personaje. Aquí si notamos el paso a las nuevas tecnologías: 1080p y 60 FPS constantes, con ángulos de cámara que se abren, para mostrarnos a nuestro personaje minúsculo frente a un enemigo gigantesco que ocupa prácticamente toda la pantalla. Esa forma de mostrarnos indefensos frente al enemigo es un gran acierto, aunque luego demostremos que el tamaño no lo es todo.

mapa strider

Strider recoge de nuevo la ambientación clásica, incluso reutilizando algunos de los escenarios, como la ciudad en la que comenzábamos en Megadrive. El diseño de niveles es excelente, pero el de algunos personajes no le está a la par. Aquí se nota que este juego sale en plataformas como Xbox 360 o Playstation 3 en muchas de las texturas que los enemigos más importantes. Solo lo vamos a notar en los primeros planos, pero es lo suficiente para que nos demos cuenta del cante: ¿como podemos tener un nivel completo a 1080p con texturas y elementos perfectamente terminados y un enemigo final con la cara pixelada? No se si esta versión estaba planificada desde el principio una versión nextgen, pero lo que si tengo claro es que no todo está igual de cuidado y al mismo nivel.

“Double Helix se han convertido, por derecho propio, en los grandes maestros de los remakes”.

Donde no podemos poner ninguna pega es en los controles: concisos, rápidos y sin ningún tipo de imput lag que nos haga tirar el mando por la ventana. Strider es un juego exigente en el apartado jugable, tanto que en el modo fácil, con un 80% de los coleccionables, me ha costado casi 8 horas terminarlo. Esta primera vuelta sirve para ver todo lo que nos perdimos por no seguir intentando terminar el juego original, que era famoso por tener una dificultad endiablada y para ver lo que nos espera si queremos seguir intentando el reto de superar Strider en su modo más difícil, solo apto para auténticos fieras del mando.

strider 3

Strider ha vuelto por la puerta grande. Un juego que mucha gente no sabía de su existencia, ni que fue un clásico del arcade y consolas de 8 y 16 bits; se ha convertido en un descargable muy recomendado para Xbox One por su gran dificultad y las muchas horas de juego que tiene detrás. El reto es bastante amplio y el precio, 20 euros, nos da para muchas horas de diversión. Si queremos terminar el juego con todos sus coleccionables, retos, etcétera en un nivel de dificultad medio o alto, no vamos a bajar de las 8 horas, aunque siempre tenemos el logro, que os animo a completar, de finiquitar Strider en menos de 4 horas. Por el gran trabajo de Double Helix y Capcom, este juego es de notable alto, otro gran producto en el catálogo digital de Xbox One y recomendado por la redacción de AKB. [Nota: 84]

Sello de Calidad AKB

  1. Yo me lo pasé hace un par de semanas en PS4 y me encantó, de principio a fin. Éste lo compré en cuanto salió, estaba en mi lista de deseados. Es que Strider es mucho Strider. Es un personaje que siempre me ha gustado mucho.

    Al contrario que los originales, éste es lo que comúnmente se conoce como “metroidvania”, así que la dificultad ha bajado bastante (similar al resto de juego de este género). No voy a decir que en nivel de dificultad normal es un paseo, pero casi. Y a pesar de su baja dificultad, me ha encantado. Al que no le valga esto, puede jugar en un nivel más difícil 😉

Deja un comentario