Terminator 2: Judgment Day es malo, bonito y difícil

De entre todos los juegos basados en Terminator 2, la genial pelicula de James Cameron, Terminator 2 que salieron alla por los años 90, hubo uno, programado para ordenadores personales (Amiga, PC, Atari ST…) que tuve el placer de jugar a fondo. Digo placer por decir algo, porque es uno de los videojuegos mas difíciles a los que he jugado y a día de hoy sigo sin poder terminarlo.

Es irritante, con un control imposible y con una curva de dificultad realmente mal construida… entonces, ¿Por qué me gustaba? Pues ni idea, la verdad.

Madre mía, qué ganas tenia de jugarlo por aquel entonces. Un videojuego de Terminator 2 era lo único que un chico de mi edad podía desear. Tras instalarlo en mi querido 286, el juego comenzaba con una espectacular imagen digitalizada de Arnold Swarchzenegger. 256 brillantes colores en mi monitor representando al terminator. Casi me meo encima. Seguir el guión de la película a través de 7 fases iba a ser algo increíble. O eso pensaba yo.

El juego comienza directamente con una pelea con el T-1000. Y con ella, la primera en la frente. Yo pulsaba la tecla para que Arnie se moviese, pero el maldito sprite solo avanzaba medio pixel cada vez. Depues de pulsar repetidamente la tecla para que avanzara, el T-800 llegaba a la altura del T-1000 y solo daba una especie de cabezazos y espasmos que poco o nada tenian que ver con puñetazos. Y encima la fase era difícil a más no poder.

Tras sufrir para poder derrotar al T-1000, la siguiente fase se presentaba un poco mas movidita. Una pantalla con perspectiva cenital que representaba la famosa persecución en el canal. Aqui el control era razonable y la dificultad era mas o menos asumible, al menos hasta llegar al 70% de la fase, momento en el que los elementos a esquivar por la moto se hacían infinitos y no caerse era una tarea de titanes. Uno terminaba con este nivel y se sentía Dios mismo.

El nivel 3 se limitaba a mostrarnos un brazo del Terminator y, a modo de puzzle, nuestra tarea era repararlo. Bien, una prueba que te permitía tomarte un respiro y que si mal no recuerdo, no era especialmente difícil.

En la siguiente fase, de nuevo nos volvíamos a encontrar con Robert Patrick y nos veíamos obligados a sufrir con los tristes movimientos de los sprites de los Terminators y los ataques epilépticos con los que se atacaban. Si aquí te mataban, el simple hecho de pensar en pasarte de nuevo las 3 fases anteriores daba una pereza increíble.

¿Pero esto qué es? ¿Otra fase de Puzzle? Ahora el careto del T-800 debe ser reparado y toca volver a juntar las piezas. Llegado a este punto uno ya pensaba que los de Ocean nos estaban tomando el pelo. Si las cuentas no fallan, la siguiente fase sera de persecución.

¡Premio! otra persecución. En esta ocasión conducimos la furgoneta y el T-1000 nos persigue en un helicóptero. Misma mecánica que en la segunda fase, y peor dificultad. Aqui los elementos a evitar aparecen con una cadencia demencial y absurda. La dificultad era bizarramente alta y confieso que jamas pase de esta pantalla. Según he podido leer des pues tocaba otra pelea de epilépticos así que al menos no me perdí nada nuevo.

En fin, Terminator 2: Judgment Day que mola porque tiene unas gráficos chulos y es de Terminator, pero que saca de quicio por su extrema dificultad, un lamentable control y su nula variedad de fases.

Deja un comentario