The Elder Scrolls Legends me ha sorprendido

Desde el primer minuto voy a ser claro, me esperaba bastante poco de The Elder Scrolls Legends, una nuevo juego de cartas que creía que aprovechaba la moda de Hearthstone y que, respaldado con una marca tal como The Elder Scrolls, iba a ser uno más, un juego que iba a pasar sin pena ni gloria pero, sin embargo, me ha sorprendido, y para bien.

The Elder Scrolls Legends

The Elder Scrolls Legends dispuesto a plantar cara a los grandes del género

Llevo unos días jugando a la beta del juego de Bethesda y tengo que deciros que, contra lo que esperaba, ha conseguido engancharme, quizás por aunar un sistema de aprendizaje relativamente sencillo de aprender (pero no tan fácil de dominar)que coge conceptos de Hearthstone y otros juegos del estilo, pero que a la vez tiene, quizás por su trabajo artístico, un aire más serio que me recuerda más a los viejos juegos de cartas a los que echaba unas partidas cuando era un crío o, lo que es lo mismo, a Magic the Gathering o a las míticas Ira del Dragón.

Las cosas que lo hacen único

TES Legends, aun así, tiene conceptos que lo hacen un juego único o que, por lo menos, son cosas que yo no había visto hasta ahora en ningún juego del estilo. Lo primero que me ha llamado la atención es el sistema de calles. El tablero se divide en dos, calle izquierda y calle derecha y al jugar nuestras cartas de monstruos/héroes/esbirros o como queráis llamarlas, deberemos de situarlas en una de ellas. Cada esbirro sólo puede atacar de forma directa a los de su calle, provocando que además de jugar cartas también utilicemos una zona u otra con nuestras criaturas dependiendo de lo que queramos conseguir y añadiendo un nuevo factor estratégico al juego.

eslegends0421-610

Además, cada una de las calles puede verse afectada por condiciones especiales, puede que la calle izquierda sea completamente normal, pero que en la calle derecha nos encontremos con una condición que hace que los esbirros jugados en ella permanezcan ocultos durante todo el turno, lo que hace que podamos mantenerlos a salvo de nuestros enemigos hasta que volvamos a poder jugar ya la carta. Este es sólo un ejemplo, pero hay algunas otras variantes que añaden un nuevo componente interesante a Legends.

Otro concepto bastante novedoso son las runas con las que cuenta nuestro personaje. En total, tendremos 30 puntos de vida pero, cuando bajemos de 25, 20, 15, 10 y 5 puntos de vida gastaremos una runa que nos permitirá robar una carta aleatoria de forma gratuita. Esta carta además, si tiene una determinada habilidad (perdonad que no recuerde el nombre ahora mismo de la habilidad en cuestión, actualizaré el texto en cuanto juegue otra partida a TES Legends) puede jugarse de forma gratuita en ese mismo instante, haciendo que la partida pueda dar un giro completamente inesperado y aumentando las posibilidades del jugador de llevarse la victoria. Esta característica me resulta muy interesante, aunque Bethesda tendrá que tener mucho ojo si no quiere que se le vaya de las manos y acabe provocando un desequilibrio en el juego.

The Elder Scrolls Legends

The Elder Scrolls Legends es una alternativa interesante

Durante mis partidas, además de poder enfrentarme a otros adversarios, también he disfrutado de un modo campaña que pese a no ser apoteósico, sí que resulta muy entretenido y que nos sirve para familiarizarnos con los peculiares conceptos de juego de los que os he hablado anteriormente, algo que, la verdad, se agradece bastante (deberemos jugar, de hecho, el primer acto de la campaña antes de poder hacer PVP).

En cuanto a lo demás, une conceptos a nivel de negocio con Hearthstone, imitando su sistema de apertura de sobres y de pagos por las diferentes cartas, además de tener conceptos cogidos, como os he dicho, tanto del juego de Blizzard como de Magic, por lo que quitando las novedades jugables y un excelente diseño artístico (además del peso de The Elder Scrolls detrás) el juego en sí os resultará familiar.

Watch live video from AkihabaraBlues on www.twitch.tv

Es cierto que, como os dije para abrir el texto, mis expectativas eran bajas con TES Legends, pero sin embargo, me ha sorprendido. El título de Bethesda apuesta por algunas mecánicas a nivel jugable que resultan tremendamente intesantes, tiene detrás de sí a todo un equipo que está haciendo un trabajo genial a nivel artístico y toda la fuerza de una de las sagas más emblemáticas de los juegos de rol, The Elder Scrolls, para poder nacer, crecer, asentarse y mirar cara a cara a otros juegos del género.

The Elder Scrolls Legends aún está en fase de beta cerrada pero, por lo que hemos jugado hasta ahora, promete mucho y puede convertirse, si atina bien los tiros en todo un éxito tanto para los amantes del género como para los fieles a la saga. Legends, me has sorprendido mucho, y para bien y me alegro. Por cierto, vaya ganas que me han entrado tras jugar unas horas a la beta de un nuevo título de la saga…

    • La oleada de betas se está extendiendo ahora. Supongo que se pasen bastante tiempo así antes de lanzar la versión final.

Deja un comentario