“The Maw hace gracia sólo durante un rato” [Análisis Xbox Live]

The Maw es un videojuego descargable a través del servicio de Bazar de Xbox Live, con un precio de 800 MSPoints.

The Maw es un plataformas al más puro estilo Crash Bandicot o Ratchet and Clank. Pero, a diferencia de ellos, el juego del bazar de Xbox 360 falla en lo que debería ser el punto fuerte de un plataformas: El carisma de los protagonistas. Un juego del género puede permitirse la licencia de ser tan simple como The Maw, pero al menos debe enganchar. Y, por desgracia, el juego de Twisted Pixel no lo cosigue.

themaw




Su principal particularidad, así, es que el protagonista va acompañado de un personaje, en este caso Maw que, aunque no controlamos directamente, tiene unos poderes que le convierten en el factor con el que marcar la diferencia a la hora de enfrentarse a los enemigos. Maw, particularmente, puede comerse a casi cualquier ser vivo que se le ponga delante. Y no sólo eso, sino que comiendo la suficiente cantidad de bichos puede absorber sus habilidades y utilizarlas para nuestros propósitos. Por cierto, también es indestructible. Vamos, una joya que, visto lo visto, quizá el Madrid debería contratar para su defensa.

Lo que se dice controlar, controlamos a Frank, un alien capturado por unos científicos con el propósito de estudiar diferentes especies recopiladas a lo largo y ancho de la galaxia. Debido a un accidente en el laboratorio en el que tanto el alien protagonista como Maw están recluidos, ambos consiguen escapar de las instalaciones. Pero el camino hacia la libertad está lleno de peligro, y tan sólo la combinación de la inteligencia del alien – aportada por el jugador – y la fuerza bruta de Maw asegurará que la aventura acabe en buen puerto.

The Maw no consigue funcionar más allá de unas pocas pantallas. Personalmente no he tardado en cansarme del sistema de puzzles y de los retos propuestos. Al principio me hacía gracia contar con un aliado como Maw, con su enfoque a lo Katamary Damacy, pero hasta de eso no he tardado en aburrirme. Y es que la falta de carisma de los personajes, combinado con lo poco inspirado de la historia y de los niveles, consiguen condenar a un título que, con un mayor valor de producción, podía haberse convertido en un buen plataformas.

Deja un comentario