The War Z es un gran juego aún muy verde

Durante los últimos días hemos podido disfrutar de la fase alpha y de los primeros días de la fase beta de The War Z, un nuevo MMO que mezcla el mundo de los juegos masivos con los survival horror y los FPS pero, ¿cuán avanzado está este nuevo título? ¿Cómo mezcla estos raros ingredientes en un solo juego?

La verdad es que la idea que nos propone The War Z es muy interesante, aunque para desgracia de todos el juego aún está muy verde, demasiado, tanto que incluso tengo mis dudas de que le haga algún bien haber entrado en fase beta tan rápido, cuando los jugadores prácticamente solo pueden disfrutar de una versión alpha.

A nivel técnico el título tiene un montón de altibajos, algo normal por tratarse de una fase temprana de desarrollo pero no por ello no cuestionable. Así nos encontramos, por ejemplo, con texturas bastante logradas en algunos efectos y armas que contrastan con unas muy pobres en el modelado de algunos objetos o zombis.

La música no está mal, aunque está presente solo en algunos momentos determinados y los efectos de sonido en general aún tienen que pulirse.

Sin embargo, las sensaciones que deja The War Z, sobre todo en sus primeras horas, son muy buenas. Apareceremos en un punto de un extenso mapa, quizás el más grande que alguno de los que leáis esto haya jugado. En nuestro poder tendremos simplemente una linterna, unas vendas, agua y un poco de comida y nuestra principal tarea será la de sobrevivir.

Deberemos alimentarnos, beber agua, explorar las zonas para encontrar objetos o armas que nos permitan seguir con vida, todo esto en un mundo infectado de zombis a los que aún no se les puede medir el grado de agresividad, puesto que su IA ha sido retocada una y otra vez en estas semanas de juego. Eso sí, podemos deciros que en cuanto podamos subirnos a la capota de un coche o a una caja, los zombis dejaran de acosarnos, momentáneamente, parándose a nuestro lado como si fueran marionetas y es que estos espeluznantes seres parecen no tener entre sus dotes la de la escalada, aunque sea tan solo de medio metro.

El mayor peligro, por lo menos en mi caso, lo he encontrado en otros jugadores. En un juego en el que de momento las misiones están ausentes así como los personajes no jugadores, la principal misión que nos encontramos en cuanto hemos explorado un poco el mundo de juego es la de matar o tocar las pelotas a otros habitantes de este mundo apocalíptico masivo. Además, al matar a otro jugador tendremos acceso a los objetos que llevara encima, por lo que puedes verte incluso obligado a hacerlo si por ejemplo, tu indicador de sed o de hambre está en rojo y no encuentras alimento.

Así que, como os he dicho, las primeras horas de juego nos resultarán muy atractivas y The War Z nos da una atmósfera fenomenal para sentirnos dentro de un survival horror, estando en todo momento alerta por si nos encontramos a otro jugador o a algún zombi, explorando el terreno luchando por conseguir una maldita arma o munición para la misma (las pasaremos putas para encontrar balas para las armas de fuego), vendas, comida para no morir de inanición, sed para no deshidratarnos… PERO, el título se encuentra en una fase muy pero que muy temprana de desarrollo y aún no cuenta con misiones para aderezar la experiencia de juego ni muchas de las características que han dicho que van a incluir en un futuro y que por el momento, son inexistentes.

Conclusiones

The War Z tiene una pinta estupenda a medio o largo plazo. El juego, pese a sus altibajos técnicos consigue agradar en las primeras horas y te hace sentirte realmente en un auténtico juego de supervivencia. Sin embargo, aún está muy verde y tras unas cuantas horas de deleite, todas las características que aún no se han añadido cobran importancia y acaba convirtiéndose en un juego para putear a otros pobres ingenuos jugadores que acaban de comenzar su andadura por estas tierras y que caen fácilmente presas de las trampas de jugadores ya más avanzados.

En definitiva, The War Z es una gran idea y puede convertirse en un gran juego, pero por el momento, aún está muy verde. Eso sí, si tenéis oportunidad probadlo, seguro que os vale para pasar un buen rato.

  1. Joder qué pintaza que tiene este título. Eso sí, lo de la sed y tal es un poco agobio, ¿No? ¿Y qué pasa si mueres? ¿Haces respam perdiendo lo que llevas encima? ¿Hay niveles / puntos de experiencia?

  2. Pingback: AKB Bricogamer (VII): Maletín porta Wii

Deja un comentario