Todo lo que es gratis no siempre es bueno

Hace relativamente poco los chicos de Microsoft lanzaron el juego “gratuito” Happy Wars para los usuarios poseedores de una Xbox 360. Pero pongo gratuito entre comillas porque es necesaria una conexión Gold para poder jugar, ya que a pesar de poderse jugar offline, está pensado principalmente para jugarse online. Se podría decir que es un free-to-play, pero no del todo.

Si sois de los afortunados poseedores de Gold no dejéis de descargarlo, ya que a pesar de la poca profundidad del título y errores de conexión, al menos en mi caso, no deja de ser un juego gratuito y con premios de avatar y logros para puntuar.

La trama gira en torno a 2 facciones en guerra por diversos motivos: rapto de princesas, territorio o simplemente tecnología. Con una acción y estilo de juego que recuerdan demasiado al genial Fat Princess, nos pondremos en la piel de 3 clases posibles: guerrero, clérigo o mago.

Cada clase tiene a su disposición un total de 9 habilidades disponibles. Cada vez que usemos una habilidad obtendremos experiencia, al conseguir cierta cantidad de exp. obtendremos una o 2 habilidad más para usar en esa partida hasta rellenar el cupo de 9. Contaremos con habilidades de ataque, defensivas o milagros, estos últimos son más complicados, ya que necesitamos la ayuda de aliados para activarlas. Una vez lancemos un milagro saldrán casillas en el suelo que rellenar con personajes aliados, al llenar cierto cupo, podremos lanzar el milagro que normalmente son muy hardcores.

Realizando un milagro

Obtener las habilidades es algo táctico, ya que en el caso del clérigo y mago, si nos dedicamos a construir armas diseminadas por el mapeado, o torres de reespawn, obtendremos unas habilidades diferentes a las que obtendríamos si nos dedicamos a dopar o curar a nuestros aliados. De esta forma podemos obtener 9 habilidades distintas o tener un tipo de personaje según nuestro rol.

Nuestro juego termina de 2 formas o por finalización de tiempo de ronda (unos 15 minutos) o por destruir la torre central del castillo enemigo o propia. Toda partida empieza en nuestro castillo, donde podremos fabricar defensas o salir al campo de batalla a crear torres de reespawn. En todo momento podremos destruir las torres enemigas y viceversa, por lo que si el mapeado es grande, podemos ir en solitario a conquistar una torre exterior para dar ventaja a nuestro equipo a la hora de asaltar el castillo enemigo.

En el mapeado existen saltadores que nos llevaran a diferentes lugares, trampas, cañones o ballestas que podemos usar para frenar el avance enemigo. Una vez llegado al castillo enemigo podemos intentar entrar destrozando la puerta o crear escaleras laterales para asaltarlo de una forma más rápida, siempre que no nos rompan la escalera. Una vez dentro deberemos destruir el torreón central y de esta forma conquistar el castillo.

Bajo el mar también se lucha

Aunque parece largo y tedioso os aseguro que son partidas muy rápidas y que cambian las tornas a la velocidad del rayo, en más de 4 ocasiones me he visto atacando el castillo enemigo y replegarnos al nuestro a defenderlo a muerte antes de perder la partida.

Después de cada partida y según puntuación siempre obtendremos uno o varios ítems con lo que podremos equipar a nuestros personajes. Cada equipación, a excepción de escudos e ítems variados, es único de cada clase, por lo que si no nos vale podremos tirarla o usarla para reforzar armas. Cada arma puede ser reforzada con habilidades de otras armas que no usemos o directamente usada como material para subirla de nivel. De esta forma el juego cuenta con un componente rolero que permite tunear nuestros héroes a nuestro gusto.

La jugabilidad no deja de ser fácil, los botones del mando se usan para las acciones básicas y las habilidades se usan con los gatillos superiores y los 4 botones del mando. La música y las animaciones no son una maravilla, pero para un juego de este estilo tampoco necesitamos más, son correctas y justas.

Tenemos diferentes modos online como cooperativo, partida rápida o partida por fase, seleccionado la fase preferida a jugar. Esto hace que le juego tenga un mínimo de variedad, pero a pesar de los diferentes modos, el objetivo es siempre el mismo, derrotar al enemigo.

Uno de los puntos negativos, y más importantes del juego, es que para poder continuar la historia del modo offline deberemos ir subiendo nuestro personaje en el modo online, cosa que hace obligado tener el gold. Podemos optar a “boletos felices, previo pago, que nos dan acceso a mejores equipos, armas o variedades pero que tampoco es necesario, ya que podemos avanzar sin ellos. Otro de los problemas que le veo son las caídas de conexión, al principio no tenía ni una, pero ya llevo varios días que cuesta mucho encontrar una partida online y mantenerla, deduzco que por el aumento de gente jugando.

En definitiva, un juego que aporta 3 premios de avatar fáciles de conseguir, logros que salen solos en cuanto juguemos una semana y que de tener gold, es “gratis”, pero que la opción de avanzar en el modo offline a través del online encuentro un jugada que no agradará a muchos. Ideal para un rato sencillo y divertido en una Xbox party, ya que el grado de sincronización y risas puede ser muy épico. [65]

  1. Tendré que echarle un vistazo. Pero si depende tanto del online, ya pueden mejorar el tema de las conexiones… aunque como dice el refrán “a caballo regalado…”

Deja un comentario