Trevor en su salsa

Una de las cosas que menos me gustaba de GTA V, a priori, era el hecho de llevar 3 personajes diferentes. Acostumbrado a controlar a mi manera a cada protagonista de GTA, el llevar a tres tios de personalidades tan diferentes me tiraba para atrás. Hasta que conocí a Franklin, Michael y, sobre todo, a Trevor.

Ya no hago que los personajes se comporten como yo me comportaría, sino que yo juego como se supone que estos tios lo harían si pudieran. Me encanta llevar a este psicópata porque no hay juicios de valor en las acciones que hagas cuando le encarnas. ¿Asesinatos a sangre fría? ¿Atropellar a tantos motoristas como puedas? Ese es Trevor.

GTA V Galería 6

Aquí una muestra. De camino a San Andreas, echo un vistazo al campo y veo a unos adolescentes de fiesta. Así que decido unirme a ella… al estilo Trevor.

  1. Vale que tiene un mapeado inmenso y esas cosas de los sandbox pero no es excusa, en serio este juego tiene buenos gráficos y animaciones? Y en serio es para tanto su fama, más para llevarse esas notas?

    Lo mucho que gusta es obvio, por eso digo que nadie se enfade, es sólo una opinión más si digo que el éxito de esta saga entre los gamers para mi es algo estilo al hamor que profesan al iPhone sus usuarios, no lo entiendo.

  2. ¿Lo que menos te gustaba a priori? No lo entiendo. En mi opinión es la única característica de GTA V que marcó, para mí, la diferencia entre querer jugarlo o no. Por que GTA IV no me dijo nada. Sí, era un gran juego, una superproducción cuidada hasta el detalle digna del sello de R*, pero que no aportaba nada con respecto a Vice City (que de hecho era mejor en ciertas cosas, como la calidad de los negocios disponibles para comprar, incluso comparándolo con GTA V, ya que el IV directamente no tenía esta faceta del juego).

    Yo dejé tirado a Niko Belic a mitad del juego por que me cansé del mismo, para retomarlo y acabarlo tiempo después más que nada por amortizar la inversión. Repito, no porque no fuese un gran juego, sino porque ya había jugado a eso. Curiosamente, la gente que conozco a las que más gustó, fue la que no pudo jugar a Vice City en su día, disfrutando de este como yo hice con aquel.

    Así que no entiendo tu postura Kristian, la mayor genialidad de GTA V es esta perfecta trinidad tanto a escala jugable como argumental, que es una innovación en la saga y en la industria.

    Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo con esa mentalidad a la hora de jugar (que contribuye al éxito de esta característica, claro está). Precisamente una de las mayores virtudes de un videojuego es que puede ponernos en situaciones donde experimentar con la moral y las convenciones sociales. Ese debería ser uno de los caminos a seguir.

    Lo que me choca es leer esto de ti, después de aquel post que leímos hace no mucho sobre el sonado nivel del aeropuerto ruso en Call of Duty. Porque tu opinión sobre aquello contradice lo que leo hoy. Y jugar aquel nivel con esta mentalidad que comentamos es de las experiencias más interesantes y brutales que he tenido con los videojuegos en los últimos años (quién iba a decir que eso pasaría en un CoD).

    Por último, quería comentar algo sobre Trevor y la percepción que, por lo que he podido ver y leer, la mayoría tenéis de él.

    OJO, SPOILER EN LOS SIGUIENTES PÁRRAFOS

    Casi todos coincidís en la frescura que da el personaje porque jugar con el libera de toda responsabilidad moral y da pie a que desatemos nuestro lado más burro como haces en el vídeo. Hasta ahí de acuerdo. Pero querría matizarlo: Trevor no perpetra las burradas que vemos en el juego por placer, es decir, el planteamiento no es “voy a destripar a este tío porque me apetece, sin venir a cuento”, sino que responde de forma desproporcionada y falta de civismo a cualquier estímulo, ya sea una afrenta (las grandiosas Masacres), un conflicto de intereses y etc. Llegado a semejantes escenarios, reacciona como un animal y sí, en ese momento realmente disfruta del proceso de reventarlo todo, pero cuando vuelve a la normalidad parece más bien un pobre trastornado que un agente del mal.

    Para mí Trevor es, claramente, una antítesis perfecta a Michael. Ambos son personajes con infancia difícil, un historial truculento y visibles problemas para controlar su ira, sus deseos y, en general, sus vidas. Pero mientras que Michael trata de poner freno a esos impulsos, terminar con esa vida (haciendo desaparecer de ella a Trevor, entre otras cosas) y llevar una vida normal, Trevor abraza sin miramientos su lado salvaje y lo disfruta a tiempo completo.

    Podemos considerar a Michael-Trevor un personaje dual, una genial revisión del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, una lucha entre lo que tus impulsos te marcan y lo que se supone que deberías hacer a la que Franklin asiste tomando el papel menor (porque aunque es un buen personaje, es evidente que es el que menos mérito se lleva de este trío) de aprendiz y pudiendo, al final, decidir cuál de ambas posturas prefiere, o quedarse con una perfecta dualidad. Franklin es un personaje más pobre porque está ahí casi únicamente para justificar la historia: si esto fuese un libro, o una película, sería el típico narrador testigo y encajaría perfectamente en dicho rol.

    FIN DEL SPOILER… del ladrillo. Podría haber escrito un post pa’ quedarme tranquilo… xD En fin, está es la gracia de un blog, sí alguien le da por leerme, claro.

    • Joer, menudo análisis! Tú seguro que has visto Los Soprano, si no, ya estás tardando.

      Interesante este personaje, Trevor. Parece tener una buena historia, lástima que los sandbox me aburran a la media hora de hacer el ganso o ir de A a B cuatro veces.

      • Pues no, y es algo a lo que hace tiempo que quiero poner remedio, pero nunca me pongo xD

        Sobre tu alergia a los sandbox… realmente te puedes pasar el juego de un tirón como si de un juego de acción se tratase, yendo a saco a por las misiones principales y punto. No es lo idóneo, porque no disfrutas la experiencia en su totalidad: yo mismo he ido bastante “a piñón” porque la historia me atraía mucho y no quería soltarla, pero ahora al ponerme a probar todo lo que hay por ahí disponible pienso que debería haber intercalado ambos aspectos para hacer el juego más natural.

        Pero a lo que iba, solo para pasarse la historia de principio a fin sin parar ya merece la pena acercarse a GTA V, sin duda.

    • Pedro, creo que no me has leído o me has leído en diagonal, he puesto que “a priori” era lo que menos me gustaba, pero que después de hacerlo me ha encantado esto de meterme en personajes con personalidad definida.

      En cuento al ejemplo de COD, te recuerdo que en ese nivel de aeropuerto NO eres un terrorista, sino un agente infiltrado. Es decir, no quiere matar a inocentes, nada que ver con Trevor.

      • Ya, mi sorpresa es respecto a la opinión a priori, que me sorprende porque para mí desde el primer momento en que oí hablar de esta característica me pareció un acierto. Todo lo que cuento detrás es porque tenía ganas de escribir, más que nada xD

        Sobre CoD, precisamente el hecho de no ser un terrorista, sino un topo, es lo que enriquece la experiencia. Dicha situación la habremos visto infinidad de veces en diferentes películas, sin que generase ninguna polémica, lo que demuestra que el nivel conseguía el que creo que es su objetivo: ponerte en el centro de una situación límite y conseguir transmitirte el conflicto moral de la misma.

Deja un comentario