Schafer, tú antes molabas

Tal día cómo hoy me pongo a escribir sobre una aventura gráfica de 1993 diseñada y desarrollada por Tim Schafer y publicada por LucasArts. Si a estas alturas no os vienen varios juegos a la cabeza, una de dos, o sois muy jóvenes o habéis llegado aquí de princesa casualidad. Sí, amigos retrovejestoriostreitañeros, es el gran ¡Day of The Tentacle!

Day of The Tentacle es la secuela de Maniac Mansion y toma como protagonista a uno de los personajes opcionales de su predecesor; Bernard Bernoulli que, junto a sus amigos Hoagie y Laverne intentarán detener al tentáculo púrpura de su repentina necesidad de conquistar el mundo.

I feel like I could… like I could… like I could… TAKE ON THE WORLD!!

Deberás viajar al pasado con las Cron-O-Letrinas del Dr.Fred para evitar que el tentáculo beba del agua contaminada que le hace crecer dos minibrazos (lo justo para coger una pistola láser) y las repentinas ganas de conquista, pero al utilizar un diamante falso, Hogie viaja 200 años al pasado y Laverne 200 años al futuro. Oh yeah! A partir de aquí se desata una hilarante aventura con multitud de rompecabezas, hamsters, dentaduras, personajes y diálogos que te mantendrán enganchado al monitor de tubo de 15″ y al ratón de bola durante horas.

Una aventura gráfica point-and-click de las de toda la vida, con unos gráficos caricaturescos súpercañeros y un sentido del humor de los que ya apenas se ve ningún título. Poco hay que contar del juego, sólo deciros que si podéis jugarlo a través de un emulador de SCUMM, no perdáis la oportunidad de rejugarlo si sois de los viejunos como yo, o de catarlo si sois más jovenzuelos y os habéis perdido joyas como ésta.

En el juego encontramos varios datos curiosos, como que podemos jugar al Maniac Mansion entero desde el PC del despacho de Weird Ed Edison, o que el número del canal de televenta es el 1-800-STAR WARS, o que Max aparece en un cuadro de la mansión en el pasado.

Aquí no hay ni logros, ni multijugador, ni partidas igualadas, ni super físicas, ni sistemas de partículas y colisiones, ni gráficos ultrarealistas ni nada parecido, pero, salvando las distancias, pocas cosas llegan a la altura de las aventuras gráficas de LucasArts de la década de los 90.

You know what they say: “If you want to save the world, you have to push a few old ladies down the stairs

Sólo pido una cosa; ¡¡que hagan un remake de DOTT como hicieron con Monkey Island!!

  1. “Aquí no hay ni logros, ni multijugador, ni partidas igualadas, ni super físicas, ni sistemas de partículas y colisiones, ni gráficos ultrarealistas ni nada parecido, pero, salvando las distancias, pocas cosas llegan a la altura de las aventuras gráficas de LucasArts de la década de los 90.”

    Como puños!

    Aqui otro viejuno que pudo gozar en su momento de aquellas aventuras gráficas.

  2. yo soy otro viejuno, y aunque los juegos de consola de esta generacion estan muy bien, nada se puede equiparar a los grandes momentos que te brindaban las aventuras graficas como estas. Hemos vivido una epoca cojonuda en cuanto a diversidad de juegos y historias curradas, son como las pelis de los 80,tuvieron su momento y ahi estan para recordarlas y volver a verlas y recordar esos buenos tiempos en los que con poco se hacian buenas pelis sin tantos efectos especiales y si con bastantes buenos guiones. Y Tim Schafer ya no mola, no hace historias que enganchen como el Maniac Mansion o el Day of the Tentacle

  3. Yo soy más de Monkey Island como mejor producto de la antigua LucasArts en cuanto a aventuras gráficas, pero no voy a dejar de arrodillarme ante Day of the Tentacle tampoco… y si nos consideran “dinogamers” me da exactamente igual, porque sabemos que tenemos la razón.

  4. Pingback: Trailer de Broken Age, la aventura de Double Fine

  5. Me acuerdo jugarlo en casa de mi vecino. Problemas con la RAM, problemas de configuración de la tarjeta de sonido…todo para encontrarnos ante uno de los juegos de nuestra infancia. Qué buenos ratos y cómo nos calentamos la cabeza intentando dar con “la lógica” de este juego.

    También contábamos con la ayuda de “la sábana santa” Micromanía para resolver algunos problemillas de ingenio.

    Fue una época muy bonita que coincidió con el Fate of Atlantis, Monkey Island 2…

    Todo tan distinto a lo de ahora..

Deja un comentario