Un GTA a la carta o 10 cosas que nos gustaría ver en Grand Theft Auto 4

Rockstar North sentó cátedra y creo un nuevo estilo de juego: el simulador del crimen. Y desde la salida de la tridimensional tercera parte al mercado desarrolladores de todo el mundo han intentado imitar su estilo con menos suerte de la esperada. Ninguno ha conseguido mejorar la jugabilidad, el sentido del humor, la frescura y la historia de los GTA, o por lo menos no el paquete completo, logrando únicamente algunos éxitos parciales que, curiosamente, podrían complementar a los Grand Theft Auto para realizar una obra perfecta. Y es que, si ellos han copiado a GTA, ¿Porqué Rockstar no puede devolverles la jugarreta con la misma moneda? Ojo por ojo. O en este caso, modo por modo.

En Akihabara Blues nos hemos comido el coco y de una buena sesión de brainstorming han surgido 10 ideas para mejorar la saga. Señores de Rockstar, no tenemos cuenta Pay Pal, pero aceptamos Ferraris, Lamborghinis y Mercedes, dependiendo del modelo no necesariamente por este orden.


1 – La ciudad del chico malo. Si GTA 3 se basaba en Nueva York, Vice City en Miami y San Andreas en California y Nevada, ¿dónde se localizará la cuarta parte? Éste probablemente sea uno de los secretos mejor guardados de la industria, aunque los adivinos de IGN adelantan que se inspirará en Atlanta, una ciudad tan atractiva para los no residentes como el poblado de La Jungla
para un autobús de japoneses. Se nos ocurren algunas alternativas más atractivas: el Detroit decadente de principios de los 80, el Seattle del grunge emergente de los 90, la influyente Washington de princios de este Siglo, incluso las Vegas en su pleno apogeo… ¿Y porqué no una ciudad europea? Londres o Paris ofrecerían un atractivo extra a un GTA. Aunque quizá sería un cambio demasiado drástico.
2 – Sus populares cameos. ¿Qué habrá sido de Jimmy tras abandonar la Academia Bullworth? ¿Como estará Carl Johnson buscándose la vida en estos momentos? ¿Y Claude, de GTA 3, seguirá teniendo contactos con las mafias de todo el país? Queremos saber de ellos, son casi de nuestra familia…
3 – ¿Mejor solo que mal acompañado? Estamos en una era multiplayer pero Rockstar parece olvidarlo, a excepción de ciertos momentos de San Andreas donde podían participar simultáneamente dos personas. ¿No mejoraría sus posibilidades la inclusión de un modo cooperativo, tanto online como offline? Eso sí, tendría que ser optativo, permaneciendo el modo single player como el epicentro de todo. O quizá no sería mala idea el preparar un argumento capaz de cobijar con garantías a dos jugadores. Los Romulo y Remo del Ghetto.
4 – Combate a muerte. Uno de los principales problemas de la franquicia ha sido sin duda el sistema utilizado para apuntar. Títulos como Saints Row han ofrecido variaciones simplistas más fáciles de manejar pero con menores posibilidades, los Driver tampoco han sabido implementar un sistema cien por cien fiable… Ya es hora de que los de Edimburgo sienten cátedra al respecto.

5 – Las risas de turno. Uno de los puntos fuertes de los GTA frente a sus rivales es el sentido del humor; en San Andreas el aspecto físico de CJ provocaba reacciones de admiración o burla en sus conciudadanos de Los Santos. Es cierto que la ausencia de traducción al castellano provocaba que más de uno no se enterara de la mayoría de ellas, así que en primer lugar, solicitaríamos a Take2 España que lo doblaran de una vez, aunque como extra, porque reconocemos que el doblaje original ha sido siempre sobresaliente. En Akihabara Blues pensamos que no estaría mal que se aumentara la interacción con el resto de personajes, dando mayor importancia a las actitudes y comportamientos de los NPC respecto al protagonista, aunque sin perder la fluidez que ha caracterizado la interacción en la franquicia.
6 – Los interiores. Es cierto que poco a poco los GTA han ido abriendo la posibilidad de interactuar con los interiores y en San Andreas de noche podíamos hacer de las nuestras en algunos inmuebles. Pero nos parece insuficiente. Xbox 360 y PS3 tienen la suficiente potencia como para desarrollar interiores más detallados con los que poder interactuar. No queremos robar sólo vehículos, sino tiendas de licores y de armas, causar destrozos en un centro comercial, visitar el interior de la comisaría para pagar la fianza de un colega, robar drogas de las farmacias para traficar con ellas, saquear una tienda virtual de Armani y desafiar la clase de American Psycho…
7 – My house, my kingdom. Además de emular a Julián Muñoz y al Pocero con la especulación inmobiliaria, aspecto ya incluido en anteriores entregas, no estaría nada mal en dotar de un mayor componente social a la guarida del protagonista. Poder comprar muebles para decorarla, adquirir máquinas de videojuegos o un billar con los que pasar algunos ratos muertos, organizar partidas de póquer online en el salón, un casino ilegal, dar fiestas… Vamos, hacerlo más Sim.
8 – Las jodidas estrellas. Todos nos hemos desesperado cuando en medio de una misión que nos está costando ayuda divina, atropellamos sin querer a un peatón ante la mirada de la pasma y en nuestra huida chocamos accidentalmente contra la patrulla que solicita refuerzos y una vez dentro de esa dinámica, los helicópteros y SWAT dan al traste con los últimos veinte minutos de juego. Es un aspecto que debería estar mejor nivelado, más realista, para tener posibilidad de reacción cuando no estamos buscando camorra. O incluso tener alguna opción de desafiar a las Fuerzas del Orden y no tener que apelar a encontrar un escondite para escurrir el bulto ¿Que vienen varias patrullas a por nosotros? Pues a mobilizar a vuestra banda.
9 – Cuestión de músculos. A los chicos de GTA no se les ha dado muy bien usar los puños; a pesar de CJ se machacaba en el gimnasio y aprendía nuevos movimientos, el uso del combate cuerpo a cuerpo durante el juego es ciertamente limitado. Y aquí podría entrar en liza la herencia dejada por The Warriors. ¿Os imagináis un GTA con las posibilidades de acción del título basado en la película? Nosotros sí. Y lo queremos.
10 – Las opciones online. Ya hemos señalado varios aspectos que podrían entrar en juego a la hora de aportar componentes online a GTA4 (partidas de póquer u otros juegos de mesa, multijugador cooperativo). Pero se nos ocurren algunas más que harían que, sin variar la experiencia para un solo jugador, las opciones en red mejoraran. Carreras ilegales, casas de apuestas virtuales, peleas de bandas o uno contra uno, locales de “ocio” en los que hablar con los colegas, concursos de puntería a los dardos, de billar, de bolos… Son tantas las ideas que no nos caben en la cabeza.

¿Pedimos mucho? Bueno, también nos cuesta mucho ganar los más de 60 € que seguramente costará. Así que, Rockstar, si quieres que te enseñemos la pasta, contenta a tus homies.

  1. Pingback: Soñar es fácil at Akihabara Blues Magazine

  2. Me parece genial el articulo y sobre el tema de persecuciones (punto 8) estoy mas que deacuerdo me gustaria ver cortes de video en los cuales se puede ver nuestro coche o nuestro personaje en la camara de television mientras escapamos como en ese programa "los video policiacos mas impresionantes" se corta la imagen aparece un monitor de TV y estamos ahi en tv en vivo escapando de la policia mientras mas tiempo escapemos mas dinero o algo asi o si escapamos por 10 minutos podemos como dicen hacer que nuestra banda nos cubra con una emboscada a los poli mientras escapamos .Pero bueno espero que este GTA4 sea el 50% de lo que se espera de el  

  3. No hay que olvidar los pocos elementos de personalizacion de autos en gta san andreas, por que no ampliar este campo para que cada uno de nosotros tenga una super nave que sobresalga por arriba de todos los demas coches y que no tenga que ser necesariamente robada si no por el contrario comprada

  4. Pingback: Seguimos engordando GTA IV at

  5. Pingback: [Retrospecter] Dos artículos recuperados (R* related) | Akihabara Blues

  6. Deberiais pedir Royalties a R* 😀
    Lo de Atlanta no hubiera estado nada mal, y lo habeis clavado en el online, en el sistema de apuntado y ya veremos si en algo más.

Deja un comentario