Unboxing de World of Warcraft: Mist of Pandaria

“La pregunta no es por qué luchamos… Sino por qué merece la pena luchar”  Esta frase tan épica es el eslogan elegido por Blizzard para promocionar su nueva expansión de World of Warcraft: Mist of Pandaria. Hoy, día 25 de septiembre, ha salido a la venta, tanto en formato normal como en edición coleccionista. ¿Qué trae cada edición? Pues vamos a verlo.

-WoW Mist of Pandaria

Como siempre, la edición normal del juego nos llega en una caja de cartón desplegable con velcro, que tiene algunas ilustraciones y escenarios de la expansión. Dentro encontramos la clásica caja de juego (esta vez con dos DVD’s de instalación) una guía de inicio rápido y los pases de invitado (que ya carecen de sentido salvo que queráis recompensas de invitación, dado que han vuelto el juego F2P hasta el nivel 20) que han cambiado ligeramente y han ascendido del nivel de “panfletillo” que tenían en las demás expansiones a “cartulina con pequeño relieve y satinada. Igual a alguno le gusta como decoración y puede hacer un apaño con ellos.

-WoW Mist of Pandaria: Collector’s Edition

La edición coleccionista de Mist of Pandaria viene en la clásica caja que usa Blizzard para contener todos los extras en todas sus ediciones especiales. Es bastante chula y muy sólida, con relieves e imitando las tapas de un libro antiguo. Dentro, a modo de bandeja que se saca, nos encontramos los “regalitos” que nos habrán hecho decantarnos por esta edición:

Un libro de arte de tapas duras de 208 páginas: el principal aliciente por el que me decidí a adquirir esta edición, y no me ha decepcionado. Un artbook de calidad, con unas tapas sólidas con relieve, y muy completo en contenido: bocetos, ilustraciones de escenarios, personajes, equipamientos, monstruos… Todo ello en páginas con papel de calidad. Podrían aprender otras compañías a la hora de meter artbooks en sus ediciones especiales, que a veces no sabes si se te ha colado un folleto de tapas duras por error (y a veces ni eso…)

Una alfombrilla de Mist of Pandaria: más mala que pegarle a un padre. La típica alfombrilla de publicidad, vamos. Da un poquillo de pena, sobre todo tras ver las Steel Series que podéis encontrar a la venta.

La OST de Mist of Pandaria: en un formato algo cutrecillo, el típico desplegable de cartón. Viendo algunas presentaciones de bandas sonoras preciosas, como la de The Last Story, decepciona un poquito.

El making of del juego: que supongo que si es completo, puede estar bastante bien. A la espera de verlo ando.

– El juego: como no podía ser de otra manera. Faltaría más que no viniese, ¿no? Eso sí, solo la caja de plástico, nada de caja chula de cartón.

Además del contenido físico, tenemos otros extras para el juego: una montura (quilen imperial) y una mascota (cachorro de quilen) exclusivas y unos avatares y estandartes para SCII y Diablo III.


¿Os ha gustado lo que habéis visto? ¿Os ha vuelto a picar el gusanillo y os han entrado ganas de retomar el juego? Pues el precio de la edición normal oscila entre los 28-35€ dependiendo del sitio, y la coleccionista anda en torno a los 60-65€; eso sí, si queréis pillar esta última, daos prisa, porque es cuestión de tiempo que las pocas unidades libres que queden vuelen y entonces os pedirán un ojo de la cara por ella.

Si preferís las ediciones digitales, podéis comprar la normal por 35€ y a la deluxe, con mascota y montura, por 50€ (un atraco a mano armada, en mi opinión, cuando por 10€ más tenéis todos los extras de la edición física)

    • Es muy muy chulo. Como digo, me decanté por la edición por él (pensaba venderlo todo menos el libro, ilusa xD) y no me ha decepcionado. Las tapas son preciosas y de contenidos es una maravilla. La expansión quizá tenga muchos defectos, pero es innegable que la ambientación y el diseño artístico son preciosos. Es lo que tiene China 🙂

  1. WOW, un universo que -por diversos motivos- siempre me ha llamado poderosísimamente la atención, pero que desconozco.

    Pintaza el libro. Interesante, como suele ser habitual, leerte, Nao.

Deja un comentario