Vuelven los monos en Banana Splitz

El primer Super Monkey Ball salió hace unos once años para Game Cube. La nueva entrega de la saga, Super Monkey Ball Banana Splitz llega ahora a Vita, repitiendo con éxito la fórmula del juego original y del resto de entregas.

Super Monkey Ball Banana Splitz
El objetivo principal del juego es sencillo de explicar, consiste en llevar a un mono dentro de una bola desde el punto A hasta el punto B. Lo difícil es cumplir con el objetivo. El juego cuenta con cuatro niveles de dificultad (el último bloqueado hasta completar los anteriores). El modo principiante, con sólo 10 niveles, resulta muy sencillo. Tras completarlo la sensación que le queda a uno es que es un juego muy corto.

Por suerte, esa sensación se quita cuando nos ponemos con el siguiente nivel de dificultad. La mayoría de sus niveles son fáciles, pero hay algunos bastante más complicados. Y esto, sumado a que hay que completar 30 pantallas seguidas y que si perdemos todas nuestras vidas y continuaciones toca volver a empezar, hace la cosa más interesante. El siguiente nivel de dificultad aún no he conseguido terminarlo. Si otros juegos de la saga resultaban muy sencillos en este han subido un poco la dificultad, cosa que se agradece.

Super Monkey Ball Banana Splitz
Este modo de juego principal ofrece dos tipos de control, el clásico con el stick analógico y el nuevo con sensor de movimiento. Con cualquiera de los dos lo que se hace es inclinar el escenario para hacer rodar la bola en la que el personaje está metido. Si bien con la primera opción resulta un poco más sencillo, conceptualmente tiene más sentido usar el sensor de movimiento. Mi consejo es probar los dos y quedarnos con el que más nos guste. Yo encuentro más divertida la segunda opción, pero mi pésima habilidad me empuja a usar el stick para completar los niveles más difíciles.

El juego se divide en varios mundos, cada uno con una temática gráfica y obstáculos diferentes. Tras completar 10 niveles de un mundo se pasa al siguiente. Cada nivel de dificultad comienza siempre en el mundo 1, pero con pantallas diferentes. Y para facilitar un poco las cosas, puesto que además de los obstáculos hay que luchar contra el reloj (en los niveles fáciles el tiempo límite no será ningún problema), por todo el escenario hay repartidos un montón de plátanos que podremos recoger para ganar vidas extra. Para completar una pantalla no es necesario cogerlos todos y si vamos justos de tiempo es mejor dejarlos por el camino.

Super Monkey Ball Banana Splitz
El juego también cuenta con un modo entrenamiento en el que se puede elegir cualquiera de las fases previamente desbloqueadas en el modo principal. Resulta muy útil para practicar las pantallas más difíciles. Para completar los modos de juego clásicos hay un generador de niveles muy sencillo de utilizar, aunque con resultados no muy interesantes. Hay que sacar una foto con la cámara de la portátil. El juego la analiza para hacer un nivel con la forma aproximada a lo que hemos fotografiado.

Es importante, para obtener un nivel aceptable, sacar una foto bien iluminada y con buenos contrastes de color. Tras sacar la foto hay que mover la consola. Cuanto más la agitemos, más difícil será el nivel generado. Lo cierto es que no se consiguen niveles muy variados y están a años luz de los incluidos con el juego. Sega está sacando dos DLCs cada semana, de forma gratuita temporalmente, que añaden piezas nuevas para el editor. A día de hoy, han salido 4 y faltan otros 4 por publicarse. No aportan demasiado, pero al menos dan un poco más de variedad.

Super Monkey Ball Banana Splitz
Si nos aburrimos del modo principal, el juego cuenta con 8 minijuegos, que van desde el clásico juego de bolos hasta uno en el que controlaremos al mono como si fuera en ala delta para aterrizar en una diana. Son minijuegos bastante entretenidos para una partida rápida y con distintos sistemas de control. Algunos usan el sensor de movimiento, otros la pantalla tactil delantera, otros la trasera, etc.

Mi favorito es el llamado Laberinto del Amor en el que hay que manejar a la vez a dos monos a la vez por una serie de niveles, uno con cada stick de la consola. El que haya tenido que hacer el test psicotécnico para renovar el carnet de conducir seguramente asociará este minijuego a una de las pruebas que realizan, en el que hay que mantener dos bolas en dos carriles serpenteantes, controlando una con cada mano. Este modo está pensado también para jugarlo dos personas a la vez en la misma consola.

Super Monkey Ball Banana Splitz
Los minijuegos se pueden jugar en grupos de hasta 4 jugadores en local, por turnos. Tras elegir el minijuego y los personajes de cada uno, el sistema elige al azar los turnos y al final se muestran las puntuaciones para ver quién ha ganado. Si tenemos la suerte de conocer a alguien más con la consola y el juego (no es mi caso), también se puede jugar en ad-hoc a los minijuegos y a los niveles del modo normal.

Y por último está el multijugador online, con los mismos modos que he comentado del ad-hoc. Se puede unir a una sala de otro jugador o crear la nuestra propia, para un máximo de 4 jugadores en la que podremos dejar huecos reservados a nuestros amigos e invitarles a unirse mediante el sistema de mensajes de la consola, que suelen utilizar todos los juegos para este tipo de cosas. No he podido probar este modo porque no he encontrado gente con la que jugar, tal vez por las horas a las que me conecto para jugar. Así que no se qué tal funciona, si hay mucho lag o va como la seda.

En definitiva, se trata de un juego entretenido, bastante más largo de lo que aparenta en un principio y con gráficos sencillos, sin grandes alardes técnicos pero perfectos para este tipo de juegos. A los fans de la saga les va gustar y el resto creo que lo pueden disfrutar bastante. [78]

  1. Hace que no juego a un Monkey que ni me acuerdo…. y hoy por hoy sin saber a que precio estarán, e independientemente de lo buenos que sean creo que tendrían que ser juegos a precio reducido.

Deja un comentario