Wario Land: The Shake Dimension sigue siendo un exquisito plataformas

La última gran aventura de Wario, el rechoncho y bigotudo antagonista de nuestro fontanero favorito, veía la luz hace ya casi ocho años, en 2008, para la sobremesa de Nintendo.

Wii_WarioLandTheShakeDimension_01_mediaplayer_large

Con su relanzamiento ahora en la eShop de Wii U, el juego vuelve a estar disponible para todo aquel que, como yo mismo, no pudiera disfrutarlo en su tiempo.
La primera aparición de Wario fue en los circuitos de Game Boy, como enemigo principal en Super Mario Land 2: 6 Golden Coins (Nintendo, 1992) pero cuando realmente cobraría protagonismo sería con la secuela, y a la vez spin off, Wario Land: Super Mario Land 3 (Nintendo, 1993). Son dos excelentes ejemplos de los muchos plataformas de nivel que la portátil de La Gran N nos brindó en los noventa y que tuvo su continuidad con otros tres muy buenos títulos de la ahora saga de nuestro antihéroe, Wario Land II (Nintendo, 1998) y Wario Land 3 (Nintendo, 2000), ya aprovechando las bondades de Game Boy Color, y el último Wario Land 4, estrenándose en Game Boy Advance en 2001 con la mejora técnica que ello supuso.

A posteriori, hubo otros juegos con Wario en el rol principal pero no otro Land hasta este The Shake Dimension (Shake it! en territorios NTSC), el desarrollo más ambicioso por entonces para Good Feel y que ya analizamos en su día por primera vez en AKB. El estudio nipón, creado en 2005 y especializado hasta ese momento en juegos educativos para Nintendo DS, afrontaba el reto de retomar las aventuras de Wario. Después, ya colaborarían en otros títulos de plataformas como Kirby’s Epic Yarn, en 2010 y también Wii, o el más reciente Yoshi’s Wolly World, que apareció hace un año para Wii U, pero esa fue su primera incursión en el género. Lo primero que hay que señalar, para bien o para mal, es que se trata con exactitud del mismo juego que ya se pudiera disfrutar a finales de la pasada década, solo que en versión digital. No hay por tanto opción para controlarlo con el Gamepad o con el Pro Controller, por más que se pudieran adaptar casi a la perfección a un juego como este haciendo unos pequeños cambios en la jugabilidad, ni tampoco ningún tipo de mejora o retoque gráfico.

https://www.youtube.com/watch?v=7cCqwLec9Hc

El argumento base es muy simple, en la línea de este tipo de juegos. Una extraña criatura aparece ante Wario y le pide ayuda para salvar a Merelda, la reina de la Dimensión Agitada y al resto de sus compañeros, que han caído en las garras de un malvado pirata, el conocido como Rey Agitador. Pero no es hasta que se menciona la existencia de un mágico saco de monedas sin fondo, también en poder del filibustero, cuando se despierta de veras el interés de nuestro avaricioso y bonachón “héroe por accidente”, deseoso de tamaño tesoro. Sólo entonces viajará a la dimensión desconocida donde deberá recorrer los cinco continentes, derrotar a sus jefes y recoger sus emblemas, si quiere aspirar a localizar al navío del Agitador, liberar a la reina y hacerse con el infinito botín.

Las mecánicas básicas son las clásicas de un plataformas 2D de toda la vida en conjunción con el uso de algunas características especiales del wiimote: saltar de plataforma en plataforma sorteando o eliminando los enemigos a nuestro paso de la manera más idónea, ya sea pisándolos, cargando sobre ellos, lanzándoles un objeto o golpeando el suelo para voltearlos y dejar a la vista su punto débil, lo cual lo podremos hacer agitando el wiimote, controlador que nos será imprescindible tener para disfrutar de este juego al no poder utilizar, como señalábamos antes, los propios de Wii U. En cada nivel iremos avanzando de pantalla, diseñadas cada una de forma individual y no desplegadas de forma continua. Una vez lleguemos al final y rescatemos al merfle, el nombre que reciben estos seres tan peculiares y que nos aguardan encerrados en una jaula metálica que deberemos sostener y agitar para liberarlos, haciendo lo propio con el controlador, tendremos que dirigirnos de nuevo al inicio con él, sólo que podremos hacerlo en muchas ocasiones por una zona a la que antes no habíamos podido acceder. Otras veces tendremos que calcinar o convertir a nuestro personaje en una bola de nieve para desbloquear ciertas áreas, comiéndonos la cabeza sobre cómo llegar a un punto en concreto mientras somos pasto de las llamas o del hielo.

Una de las grandezas de este Wario Land: The Shake Dimension es precisamente el diseño de estos escenarios, donde todo parece encajar y tener un porqué. Bajo su apariencia más o menos simple se esconden infinidad de tesoros secretos en sitios a priori poco accesibles que serán toda una delicia para los amantes de la exploración de los niveles que podrán estar horas y horas desentrañando los misterios de cada rincón. Aquí se encierra el gran reto que este juego ofrece. Si solo queremos pasárnoslo, sin más, puede llevarnos poco tiempo hacerlo y logarlo con cierta facilidad. Pero si de verdad aspiramos a completarlo al 100% tendremos que sudar la gota gorda ya que a todos esos tesoros se les unen también los diferentes retos que cada nivel nos propondrá como completarlo sin lastimar a ningún enemigo o sin recibir nosotros daño, obtener cierto número de monedas o ítems, romper bloques, acabar en una marca determinada…

El tiempo y la cantidad de monedas conseguidas quedarán registrados como récord a batir, otra vía para animarnos a superar nuestros propios límites y hacerlo cada vez mejor. Habrá también algunos escenarios especiales, en el que podremos controlar una vagoneta o un submarino. Con este último, inclinaremos el mando para controlar la dirección y también para apuntar de forma efectiva a todos los enemigos que vayan apareciendo, mientras el scroll no deja de avanzar a un ritmo fijo y se nos ofrecen diversas rutas de mayor o menor complejidad aparente. Son fases que quizás se nos puedan resistir de primeras pero en seguida nos podremos hacer con el control y pillarles el truco. También nos toparemos en ocasiones con pequeños mapas, escondidos como los tesoros, que nos desvelaran niveles secretos y de mayor dificultad.

Y hablando de mapas, para avanzar de continente en continente tendremos que visitar la nave de la Capitana Sirope, que en esta ocasión será una suerte de aliada si lo comparamos con su papel en otros Wario Land. En su buque podremos comprar pociones para recuperar nuestra vitalidad, corazones extra para ampliarla y los cinco mapas que necesitaremos adquirir para conocer la localización de todos los continentes, cuyos precios son además cada vez más caros. Esto nos obligará en más de una ocasión a volver sobre nuestros pasos y recorrer los niveles que ya hayamos terminado, lo cual no deja de ser otro de los factores que nos invitan a rejugarlos y completar todos sus retos, obteniendo de paso esas monedas extra que nos harán tanta falta. Mención aparte merecen los jefes finales, que destacan por su originalidad y que serán cada vez más y más exigentes, obligándonos a usar y combinar de forma precisa muchas de las mecánicas que hayamos ido aprendiendo con el juego, lo cual hace inmensamente satisfactorio el superar ese enemigo cuya barra de vida se nos pueda haber estado resistiendo por bastante rato.

En lo que respecta al apartado técnico y artístico, Wario Land: the Shake Dimension es una pasada incluso en la actualidad, con unos detallados escenarios y personajes dibujados a mano en cada uno de sus elementos, animados además de manera brillante y siempre con un toque cómico que nos sacará más de una sonrisa. En contra, la presencia aún hoy, lógico por otro lado al tratarse del mismo juego tal cual era, de dos inmensas bandas laterales que, si bien nos aportan cierta información sobre los retos a batir, deja el área de juego en un clásico ratio de 4:3, como en el que disfrutábamos de nuestros plataformas en los 90. Acompañan al juego sendos cortos animados, a modo de intro y de final del juego, a cargo del conocido Production I.G, creadores de series y películas Anime de importancia como Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995) (de nuevo de actualidad por su adaptación al cine de imagen real, con Scarlett Johansson como protagonista), aunque no dejan de ser solo unos minutos de metraje. La movida banda sonora acompaña muy bien a la aventura y puede llegar a ser bastante pegadiza por momentos, al igual que cumplen a la perfección los sonidos FX, donde sin duda hay que destacar los gruñidos de Wario que son de lo más delirante y divertido.

Wario Land: The Shake Dimension no deja de ser un entrañable y exquisito plataformas, tan disfrutable hoy como siempre, simple pero no exento de reto. Un juego que quizás pasó un tanto al olvido, seguramente de forma un poco injusta, tras la aparición de New Super Mario Bros Wii. en 2009 y Donkey Kong Country Returns en 2010, otras dos excelentes propuestas en el género de las dos dimensiones que han quedado más presentes en el imaginario colectivo a la hora de recordar a la blanquita de Nintendo. Una pequeña joya que te traslada a otros tiempos, más allá incluso del propio 2008, donde sistemas más modestos eran capaces de igual modo de lanzar videojuegos sorprendentes y repletos de pura diversión. Habrá que ver si Nintendo se anima con un nuevo título de Wario para la cada vez más cercana sucesora de Wii U. Un personaje tan icónico y gamberro como este no merecería otra cosa. [86]

Deja un comentario