Call of Duty: Modern Warfare, vuelta a los orígenes

Como ocurre todos los años, Activision saca a pasear a la franquicia bélica más famosa del mundo, y este año no iba a ser menos. Esta vez vuelven a los orígenes, a los que le reportó fama y gloria entre sus seguidores, vuelve a la guerra moderna. Y como suele decir el dicho, una vez al año, no hace daño.

¿Quieres saber que me ha parecido este Call of Duty: Modern Warfare? Alerta spoiler: esta vez toca alabar el trabajo bien hecho.

Nota: Debida a la crudeza del Modo Historia, algunas imágenes que acompañan este texto pueden llegar a herir la sensibilidad del lector. Por favor, si no eres mayor de edad o eres especialmente sensible a la temática, deja de leer este post. Gracias.

¿Realidad o ficción?

Vuelve la campaña, la cual no estuvo presente en Black Ops 4, y antes de empezar el análisis te aviso de que no habrá ningún spoiler sobre su historia, aunque si comentaré lo que me ha parecido en términos generales y un poco sobre ella para que te pongas en contexto.

Como en casi todo juego bélico, la guerra principal es EEUU contra Rusia, pero esta vez va un paso más allá, y es que en esta nos adentramos en la oposición de Urzikstan para combatir a la fuerza terrorista Al Qatala, la cual es una clara referencia a Al Qaeda. Sin más, no comentaré más sobre la historia, aunque tiene más trasfondo del que en principio parece.

La campaña tiene momentos muy duros, tanto que los podría comparar con “Nada de ruso” de Modern Warfare 2, pero más allá de eso, lo que realmente me ha gustado de esta han sido sus niveles, ya que no siempre son los típicos correcaminos de matar a todo lo que te encuentras. Esta vez se hace mucho hincapié en jugar de forma más pausada, y en ciertos momentos, con el sigilo, que la verdad, es lo mejor del juego. Recomiendo jugarla en la máxima dificultad, ya que te hace pensar cada movimiento como si fuera el último. En definitiva, he disfrutado a lo largo de sus 7 horas de trama, que, siendo un poco crítico, pierde un poco de fuerza al final.

Un lavado de cara al multijugador

Quizás lo más renovado es su apartado competitivo, el cual también es el más popular entre los jugadores. Tiene nuevas mecánicas como el nuevo sistema de coberturas, el cual nos permite apoyarnos en las superficies como cajas o esquinas para asomar solo la cabeza y el arma. Esto permite un juego más pausado y no tan frenético como en anteriores entregas, aunque ahora los campers están más presentes que nunca.

A esto hay que sumarle nuevos modos de juego Guerra Terrestre, el cual enfrenta a equipos de 20 jugadores en mapas muchos más grandes y con vehículos; Tiroteo, que se trata de partidas rápidas de 2vs2; y Reglas Tácticas, que quita todo el HUD para ofrecer una experiencia más inmersiva y táctica. En mi criterio, el modo más divertido es Tiroteo, pues al final te obliga a probar diversas armas y son partidas que juegas para despejarte un rato.

Por lo demás nos encontramos con un título conservador en cuanto a modos de juego, ya que no se innova en los modos de juego clásicos. Seguimos teniendo el mismo dominio, baja confirmada o duelo por equipos de siempre.

Quizás lo único destacable para lo malo sean sus mapas, el cual no destaca ninguno por ser realmente bueno. Son en cierto modo muy normalitos, y algunos bastante desagradables en cuanto a su diseño. Sin embargo, Activision se ha puesto las pilas con esto, y con solo un mes en el mercado, ya han sacado nuevos mapas, lo que augura un buen futuro en cuanto a nuevo contenido. Yo solo espero que sean inteligentes y traigan de vuelta los mapas más míticos de anteriores entregas.

A todo esto le tenemos que sumar la posibilidad de crossplay, con el cual podremos jugar con nuestros amigos aunque estos tengan el juego en otra plataforma, ya sea PC, Xbox One o PS4. Lo he podido disfrutar sin ningún problema, y poco a poco vamos viendo la luz al final del túnel en la estúpida guerra de consolas.

Personaliza, sé único

La sorpresa la encontramos en la personalización de las armas, la cual es más profunda de la que yo esperaba. A medida que vayamos jugando con un arma, esta la iremos subiendo de nivel, el cual desbloqueará los distintos accesorios disponibles para ella.

Podremos escoger hasta un máximo de cinco, entre bocacha, láser, mira, cañón, culata, tipo de munición, empuñadura, acople y ventaja. Tú decides al final como crear tu arma, tu te equilibras como quieras. Para que te hagas una idea, podemos reconvertir una M4A1 en una M16-A4 o una AK-47 en una AK-74u a partir de modificaciones. Para que veáis unos ejemplos os dejo un vídeo con los ejemplos que os he mencionado.

Cabe destacar que algunas armas están bastante desbalanceadas, como las escopetas o las M18 Claymore. Aún así, Activision ya se ha puesto manos a la obra y cada cierto tiempo sacan algún parche que equilibra ciertas armas para que haya una jugabilidad justa.

Spec Ops, un postre tras la campaña

Spec Ops fue el modo que más polémica trajo, pues una pequeña parte de esta modalidad estaría en exclusiva en PS4 durante un año. Sinceramente a mi no me ha parecido para tanto, aunque es disfrutable si lo llegas a jugar con amigos.

En este modo contaremos con misiones cooperativas donde el sigilo es nuestra principal baza, por lo que es muy recomendable tener comunicación con tus compañeros. Ahora bien, si vas a jugar con desconocidos se hace demasiado pesado, pues pierde toda su gracia y el juego nos castiga con cientos de enemigos en forma de oleadas.

Puedes adentrarte a este modo aún no habiendo completado la campaña, pero yo te recomiendo que primero la completes, pues los acontecimientos de esta vienen ligados al finalizar la trama principal.

Un paso más allá en lo técnico

Como se venía diciendo desde meses atrás, 2019 sería el año en el que Call of Duty: Modern Warfare cambiaría las cosas, y lo ha hecho hasta en lo técnico. Este trae consigo un nuevo motor gráfico que le da un aspecto visual maravilloso. Tal es la virguería que podemos ver el los casquillos de balas o el humo de nuestra boquilla al disparar.

Por otra parte, tendremos la posibilidad de activar el Ray Tracing, el cual mejora la iluminación un pelín. Personalmente yo no lo he usado, y no porque no pueda, sino porque se pierde mucho rendimiento a cambio de una mejora que no llega a notarse del todo. Cabe destacar que también tenemos a nuestra disposición Nvidia Ansel, que nos permite realizar capturas con total libertad, adaptando resolución, filtros y ángulos.

En cuanto a rendimiento, he jugado a 144FPS a una resolución 1440p con una RTX 2080Ti, i7 8700K y 16GB de RAM. No se puede decir que vaya mal, la verdad, pero en las cinemáticas he sufrido un sinfín de ralentizaciones que mermaban la experiencia, y en ocasiones se hacía hasta tedioso.

Por último te voy a hablar del sonido, el cual me ha parecido soberbio, para variar. Cada arma, cada explosión o cada paso te sumerge en el entorno. Es decir, por ejemplo, no es lo mismo disparar en un entorno cerrado que abierto, disparar a través de un metal que de un muro. Cada sonido se ha hecho para que tú, al jugar, identifiques donde está el enemigo.

Quizás el mayor problema lo encontramos en las cinemáticas, que, de nuevo, a veces se desincronizan con el vídeo. Por otra parte debemos agradecer que otro año más llegue doblado al castellano, con unas interpretaciones de infarto, aunque la caracterización que hace Najwa Nimri de Laswell sea bastante mejorable.

En conclusión

Call of Duty: Modern Warfare es, sin duda, el mejor de los últimos años. El reinicio de la saga ha servido para reavivar la llama que una vez se apagó. A nivel jugable es fantástico, y aunque tiene sus fallos como un modo Spec Ops algo aburrido y un diseño de mapas muy mejorable, la campaña, las novedades jugables y el nuevo aspecto gráfico hace esta entrega sea una compra obligada si te gustan los FPS. [90]

  1. A mi el juego me parece bueno, pero tal y como comentas, los mapas multijugador son realmente malos y llenos de esquinas y ventanas, le quita un poco la esencia de COD de frenetismo, has de ir con el botón de apuntado todo el rato apretado y agachado despacito, si no mueres millones de veces. Creo que están realmente mal diseñados para el tipo de juego que es.

    Guerra terrestre se queda en un «quiero ser battlefield y no llego», no es mala idea, pero está muy desequilibrado y los tres mapas que hay son engorrosos y llenos de francotiradores, el cual no tiene nada que ver con la dificultad de los battlefield (con su caida de bala y distancia y tal…) y por tanto solo han de apuntar y disparar y muerto.

    • Sí, no comento mucho el tema de Guerra Terrestre porque no le he echado las suficientes horas, y al final, para gustos, colores.

      Aún así, en mi avance, por lo que pude probar, dije que era un modo que quería pero no podía. Para mí no tiene futuro en la saga.

      Lo de las coberturas lo veo bien implementado, pero el diseño de niveles hace que en cada esquina haya uno que solo se quede esperando a que pase alguien. Quizás eso se soluciona si tras 3-4 segundos parado salieses en el minimapa.

      Saludos y gracias por el comentario!

    • No te arrepentirás. Sé que siempre se dice lo mismo todos los años, que es el mejor CoD y eso, pero esta vez es una revolución real, y eso se puede ver en los comentarios de la gente.

      Hasta Willyrex ha vuelto a subir CoD, eso es una señal 😛

Deja un comentario