Análisis de Loop Hero: la acción a través del recuerdo

Un mundo sin comienzo ni final, un bucle eterno sin futuro ni pasado con nuestra presencia en el ojo del huracán. ¿Existe un ayer si no es recordado? Un reino asolado, vacío, que nace precisamente de nuestra experiencia y memoria. Hablemos de Loop Hero.

Loop Hero

Rogue likes meets idle games

Explora, recuerda, sal, construye, repite. Bajo estas palabras se esconde toda la jugabilidad de Loop Hero, la opera prima de FourQuarters publicada por Devolver Digital. Explora el mundo recordando cómo era; vuelve a tu base y usa aquello que has podido extraer de tus memorias para reparar los retazos de humanidad que han conseguido sobrevivir. Hijo bastardo de los rogue like y los idle games -juegos donde la jugabilidad es reducida, basándose casi en exclusiva en la sensación de avanzar con números cada vez más grandes con el tiempo sin apenas interacción-, tenemos ante nosotros un título muy peculiar.

Nuestra principal fuente de interacción es la planificación de los stats de nuestro personaje y el rellenar el espacio del mundo aprovechando los “recuerdos”, es decir, cartas que contienen desde objetos equipables o elementos con los que terraformar el vacío y rellenar nuestros recuerdos. Porque donde antes existía un mundo ahora solo queda la nada, impasible, y es que a medida que avancemos por el escenario en continuo loop más y más complicado se hará nuestro camino pero más recursos obtendremos para nuestra base. Sin los recursos, avanzar en el juego es muy difícil. Con ellos obtendremos nuevos recuerdos que aparecerán a lo largo del viaje. Suena confuso, pero poneos en situación.

Loop

A través de los recuerdos

“Cada vez que recordamos, reinventamos el recuerdo” – doctora Mara Dierssen, expresidenta de la Sociedad Española de Neurociencia.

Imaginaos un lugar al que ibais de pequeños. Muy pequeños, me refiero. Un lugar completamente enterrado entre los límites de nuestra memoria. Recordaremos formas, objetos y quizá tengamos alguna visión clara de que era lo que allí había. Tras un rato esforzándonos por recordar, recorriendo nuestra memoria, tendremos una imagen distorsionada pero a su vez completa de lo que allí había; hemos conseguido recordar algo, pero no es lo que era, solo una interpretación. Siempre hay detalles que se nos escapan cuando habitamos un espacio sin llegar a reparar en lo que nos rodea: solo es un escenario más donde ocurren cosas.

Si volviéramos a recordar ese escenario tras un tiempo, ¿sería igual? Varios elementos se mantendrían, pues la estructura ya se ha formado en nuestra memoria, pero quizá recordemos elementos que antes no estaban. Puede que dudemos se que había en cierto punto o quien estaba y al final tengamos una imagen similar pero distinta en detalles a la que ya habíamos formulado.

Algo similar ocurre con Loop Hero. Bosques, caminos y montañas; poblados, mansiones y camposantos; pantanos, praderas y llanos, nada ocupa el mismo lugar pero todo pertenece a nuestra mente. Solo nosotros podemos librar a un mal que solo nosotros somos capaces de recordar. Como bien dice el Litch al enfrentarnos a él como primer boss, “¿cómo es… posible?”. ¿Por qué podemos pelear en el vacío contra él si no existe nada? Porque nosotros causamos su existencia.

Cómo jugar sin ser el foco

Me flipa la experiencia de juego de Loop Hero porque se basa en nosotros con un componente de azar muy potente. Sin embargo, eso puede terminar cansando, pues mientras que en otros rogue likes como The Binding of Isaac o Enter the Gungeon las mazmorras y objetos son aleatorios somos nosotros los que nos ponemos a los mandos.

Loop Hero simplifica su gameplay quitándonos esta posibilidad y dejándonos a nosotros como un observador ajeno a la acción. Curiosamente, decisión consciente o no, dado que nosotros encarnamos al héroe que debe derrotar al mal, actuamos prácticamente como impulsos eléctricos en su cabeza, formando sinapsis e impulsando los recuerdos para que el protagonista luche. Todo esto dentro del loop, pues fuera reencarnamos al héroe con tal de seleccionar cómo mejoramos nuestra base.

Hermoso y entretenido, pero…

Hasta aquí todo increíble, e incluso los gráficos y música brillan por su potencia. Loop Hero luce un pixel art más cercanos a aquel de la Sega Mega Drive, lo cual sorprende cuando casi toda la escuela indie del pixel tiene por bandera a Nintendo con su SNES, dándole un toque retro-refrescante. La música igual, tirando por samples que recuerdan a la Mega Drive con bases cargadas de fuerza y melodía lúgubres para acompañar con fuerza el juego.

Sin embargo, por lo poco interactivo del juego más allá de colocar cartas, llega un punto en el que yo terminé quitando la música y centrándome en ver una serie antes que en el juego. No es algo malo,

para nada, solo una curiosidad sobre el mismo que oye, a mí me gusta, pero alabar un juego por lo poco jugable que es se me hace extraño. Además, existe un desajuste dentro de las posibles opciones que ofrece el juego como habilidades para nuestro personaje.

Robo de vida, defensa, daño a todos, contrataque… ninguna de ellas llega siquiera a la potencia que tiene la evasión. Con ella a un treinta por ciento el juego se convierte en un paseo donde podemos realizar bucles todo el rato casi sin preocuparnos. Evidentemente si tenemos evasión pero nos falta daño o vida poco podemos hacer, pero es una característica que, si te toca, priorizas por encima de todas las demás.

En resumen

Loop Hero se ha vendido en la mayoría de sitios como un candidato a juego del año, pero yo tengo mis dudas. Me ha encantado pero su falta de mecánicas interactivas así como narrativas que te empujen a avanzar más ha terminado por pasarme factura y hastiarme un poco. Tiene que gustarte muchísimo el rogue like para darle, pues si bien es único, el factor azar condiciona totalmente que puedas o no acabar con el boss pertinente. Pese a todo, repito, me ha gustado y es un juego muy sólido e interesante que no creo que se merezca menos de un [82]

Deja un comentario