Análisis de Sonic Origins, gran excusa para volver al Erizo Azul

Por fin tenemos en nuestras manos a Sonic Origins, el nuevo recopilatorio de la icónica mascota de Sega que a priori, después de tantas reediciones y compendios, viene para ser la colección definitiva del personaje ¿Lo consigue?

Pues si nos ceñimos a los títulos que salieron en la generación de los 16 bits, ergo los originales, cumple de sobras a pesar de centrarse “solamente” en las cuatro principales entregas de la época (Sonic, Sonic CD, Sonic 2 y Sonic 3 & Knuckles) dejando así de lado buenos juegos como podría ser Sonic 3D.

Pero bueno, será mejor saber qué ofrece Sonic Origins al jugador en vez de estar desde un principio echando en falta contenido que se ha pasado por alto por unos motivos u otros.

Diversas maneras de volver a experimentar estos clásicos…

Como ya mencionamos en el avance, Sonic Origins incluye un modo de juego en el que nos encontraremos a las entregas mencionadas de una manera más o menos parecida a como aparecieron en Mega Drive. Esto es: pantalla en 4:3, recolección y pérdida de vidas, “continues” y demás elementos clásicos que nos retrotraen a aquellos días de Mega Drive.

Pero ojo, estos juegos no se tratan de roms “sin más”, sino que estamos ante versiones recientes adaptadas al Retro Engine de Christian Whitehead que ya se ha utilizado anteriormente en Sonic Mania y alguno de los títulos de este recopilatorio (bueno, en todos salvo en Sonic 3 realmente). Además en este modo también se han incluido movimientos de entregas posteriores, como el Drop Dash de Mania, algo que me ha resultado un tanto extraño. Más sabiendo que, a diferencia de otros recopilatorios como Sonic Jam, este “moveset” no es opcional, estando ya implementado por defecto.

…aunque ninguna es del todo fiel a los originales

Es importante esto último porque incluir este tipo de novedades en un modo que se supone que es fiel a los originales, resulta no ser una experiencia tan auténtica como debería. Esto descoloca más sabiendo que contamos aparte con un “modo aniversario” que no deja de ser una especie de cajón de sastre donde se han incluido todavía más novedades aparte de los movimientos mencionados. El más evidente es que podemos jugar en formato panorámico (han tenido de rediseñar las fases de bonus de Sonic 2 por esto mismo), lo cual da una nueva vuelta de tuerca a la manera de jugar las fases.

Por supuesto, hay más novedades. Extrañamente el sistema de vidas desaparece, ya que en su lugar nos galardonarán con monedas canjeables en el completísimo modo museo, así como poder pagar con esa divisa para reintentar fases de bonus entre otros desbloqueables. Además en este modo tenemos la posibilidad de jugar con Tails o Knuckles en todos los juegos, menos en Sonic CD.

Nuevos modos que se agradecen mucho

Pero ahí no queda la cosa. Además de los cuatro juegos de la recopilación y de una gran cantidad de contenido desbloqueable, también contamos con nuevos modos muy agradecidos. Por ejemplo contamos con un curioso modo Boss Rush en el que nos enfrentamos de manera seguida a todos los jefes de cada entrega separada, un entretenido “modo misión” que nos reta a superar objetivos como conseguir un cierto numero de anillos al llegar a meta y un curioso “modo espejo” en el que podremos experimentar cada una de las entregas de una manera diferente de lo habitual una vez nos hayamos pasado la entrega correspondiente.

Eso sí, la joya de la corona es la posibilidad de experimentar los cuatro juegos como si fuese una única aventura conectada entre sí gracias a que se han hecho para la ocasión nuevas secuencias animadas entre entregas (con el mismo estilo que la serie promocional de Sonic Mania Adventure y que podemos desbloquear en el citado modo museo) y que han corrido a cargo de Tyson Hesse (autor de parte de los comics de Sonic) y el guionista Ian Flynn con la colaboración de Powerhouse Studio.

Muy buen recopilatorio, pero no es perfecto

Personalmente, a pesar de lo que leí hace unos días, no he encontrado gran cantidad de bugs (de hecho los juegos originales posiblemente estaban más «bugueados» que las versiones de esta recopilación). Pero sí que queda feo que, a estas alturas, hayan fallos que ni en los originales estaban y mucho menos en las geniales versiones de Sonic 1 y Sonic 2 de los recientes Sega Ages. El más evidente es cuando Tails sale de la pantalla en Sonic 2 y empieza a sonar su efecto sonoro de salto sin parar. Pero ya digo, nada alarmante y todo subsanable mediante parches.

Lo que sí que no me ha gustado mucho es la falta de filtros de imagen CRT, por lo que nos tenemos que conformar solamente con un filtro bilineal y un antialias opcional que poca gente activará. En Sonic Mania habían muchas más opciones en este sentido, así que su ausencia es llamativa…

Por fin se han acordado de Sonic 3

Realmente, dejando de lado todos los extras que hemos mencionado, el remaster que había generado cierta expectación era la versión ensamblada de Sonic 3 debido a que no se reeditaba desde el año 2009, entre otras cosas, por todo el tema de derechos de autor de parte de su banda sonora. Así que en Sega han optado por evitar entrar en negociaciones y reutilizar así los temas de Carnival Night, Ice Cap y Launch Base que se escuchaban en las versiones beta de dicha entrega, al que se le ha aplicado un nuevo arreglo desechando así las partituras de edición de Mega Drive que se escucharon en su día.

Sobre este asunto, en redes sociales ha habido mucha gente clamando al cielo por la calidad de los temas elegidos. Personalmente me ha parecido un problema algo menor, porque no siento especial nostalgia por Sonic 3 & Knuckles. Pero entiendo que haya mucha gente que le haya decepcionado la falta de parte de su banda sonora.

El precio del recopilatorio…es un poco alto

Por lo demás, no hubiese estado de más haber incluído más juegos, como las entregas de 8bits que salieron en su día. Aunque es cierto que se nota que en Sega Japón no los consideran legítimos de ese canon (de hecho las versiones de Game Gear y Master System no estaban desarrolladas por la misma Sega), ni se les asocia a Mega Drive. Aunque juegos como Knuckles Chaotix, que sí era «in-house» y está relacionado con la 16 bits de Sega, no hubiesen estado mal que se incluyesen. Pero bueno, todo el mundo entiende que Sonic 1-3 y CD son las entregas icónicas.

Otros títulos de la época hacen acto de presencia en Sonic Origins, pero no de manera jugable.

Y a pesar de que es un lanzamiento y una puesta a punto de estas entregas clásicas más que notable, no puedo obviar una pequeña crítica más. Y me refiero al precio. Este recopilatorio por 40 euros (hay que sumar 5 euros más por cuatro extras contados que no valen mucho la pena)  siendo exclusivamente digital, aunque se vea que hay un buen trabajo detrás, cuesta recomendarlo. Y más cuando las entregas incluidas en Sonic Origins no es que sean unas rarezas precisamente. Pero bueno, que a pesar de todo a mí me vale con que se hayan incluido varios de los elementos que he mencionado y que permiten re-experimentar de una manera refrescante a estos títulos que, no olvidemos, son historia del videojuego. [85]

Deja un comentario