Philips Momentum, analizamos este enorme monitor de 43" 4K HDR

Hoy os traemos un monitor peculiar, un monitor alejado de lo convencional. Estamos hablando del Philips Momentum, un monitor de… 43 pulgadas, perfecto para disfrutar de tus juegos de PC como si lo hicieses en el salón y, por supuesto, con lo último en tecnología: 4K y con HDR.

Estamos acostumbrados a las típicas medidas en monitores de PC: 24″, 27″, incluso hemos visto configuraciones con monitores de 32″, pero lo que os traemos hoy pasa por encima de todas ellas con sus majestuosas 43″, de las que solo somos conscientes cuando instalamos el monitor encima del escritorio y nos damos cuenta de lo grande que es. Os puedo decir que mi televisión del salón es de 42″, por lo que poder disfrutar de este monitor estos días ha sido un auténtico disfrute. Si después de leer este análisis lo incluyes en tu lista de la compra ten claras sus medidas por si te toca también cambiar de mesa de escritorio.

Teníamos muchas ganas de analizar algún producto de la marca Philips y empezar por el Philips Momentum 436M6VBPAB ha sido debutar a lo grande. Desde aquí damos las gracias a la empresa Philips por cedernos este equipo para su análisis.

Philips Momentum 436M6VBPAB: 4K, HDR y 43 pulgadas ¿demasiado grande para ser un monitor?

Y esa es la pregunta que todos los usuarios se hacen cuando tienes un equipo de este tamaño delante. ¿Será cómodo trabajar con él? ¿Será útil para jugar a shooters? ¿Será perfecto para simracing? ¿Es necesario algo tan grande? Vamos a intentar responder a cada una de estas preguntas a lo largo del análisis y, como siempre, si os surge alguna duda más, en los comentarios podéis ponerla.

La primera gran pregunta sería ¿en qué se diferencia de una televisión? Realmente en tamaño no, por lo que este equipo estaría entre esa delgada línea roja, pero sí en características. Tenemos un panel y tiempos de respuesta muy diferentes a los que podemos encontrar en televisores y además, para más diferencias, el Philips Momentum 436M6VBPAB carece de sintonizador digital de TDT y de alguna que otra conexión que os explicaremos en su apartado correspondiente.

Este es el equipo con el que hemos analizado el monitor:

– Procesador: Intel i9 9900k
– RAM: 32 GB RAM DDR4
– Placa base: MSI Gaming EDGE z390
– Tarjeta Gráfica: Gigabyte 1070 G1 8GB

– Apartado TV: conexión Movistar Plus con decodificador UHD
– Xbox One

Como ya hemos probado en otros análisis, la Nvidia Geforce 1070 de 8GB va a ser suficiente para poder probar este monitor con los siguientes juegos: Sekiro, iRacing.com, Forza 4 o Crackdown 3. En cuanto a intentar usar el monitor como una televisión, hemos utilizado el nuevo decodificador de Movistar Plus UHD y una Xbox One modelo Fat, al usar esté modelo tan antiguo no hemos podido disfrutar de contenido HDR en consola.

Eso es un mando de Xbox One, para comparar tamaños

Eso es un mando de Xbox One, para comparar tamaños

Características técnicas:

Estas son las características técnicas del monitor Philips Momentum 436M6VBPAB:

– Tamaño de pantalla: 43″
– Tipo de pantalla: 4K UHD
– Tipo de retroiluminación: QDot
– Tamaño del panel: 42,51″ (108 cm)
– HDR: DisplayHDR 1000 y certificado UHDA
– Relación de aspecto: 16:9
– Frecuencia de refresco: 60 Hz
– Densidad de píxeles: 103,64 ppp+
– Ángulo de visión: 178 grados
– Tiempo de respuesta: 4 ms
– Brillo: 720 cd/m² (típico), 1000 cd/m² (máximo)
– Relación de contraste (típica): 4000:1
– Inclinación del soporte -5/10 grados
– Consumo: 63 W
– Peso: 14,71 Kg
– Dimensiones: 976 x 661 x 264 mm
– Precio: 700 euros aprox.

Una de las cosas que nos ha llamado la atención y que, posiblemente, a los jugadores más top de PC les invite a no comprar este producto es la frecuencia de refresco máxima: 60 Hz. Es una frecuencia estándar en el mundo del PC y la frecuencia a la que cualquier consola sueña con llegar de forma estable. Si lo miramos de ese modo, parece que Philips le hace más un guiño a los jugadores de consola que a los de PC. Quizá llegar a los 75 Hz hubiese sido más que suficiente para llegar a un público más amplio.

La resolución, como ya hemos comentado, es 4K y es compatible con HDR 1000. Esta compatibilidad, además de activarla en el panel desde el menú de configuración, tenemos que hacerlo desde el menú de Windows 10. Un poco engorroso, pero una vez configurado los juegos que dispongan de HDR se activarán de forma automática.

Philips Momentum 436M6VBPAB: instalación

A la hora de empezar a instalar el monitor Philips Momentum 436M6VBPAB tenemos que tener en cuenta los puertos y sus conexiones, son estos:

– DisplayPort 1,4 x 1
– Mini DisplayPort 1,4 x 1
– HDMI 2.0 x 1
– USB-C (modo DP Alt)
– 2x USB 3.0
– Entrada de audio
– Salida de auriculares

Cuando nos ponemos manos a la obra y sacamos el monitor del embalaje nos damos cuenta de la realidad: es muy grande y pesado. Hablamos de un metro de base por casi 15 Kg de peso, por lo que moverlo será algo complejo y tendremos que hacerlo con cuidado. Una vez posicionado en nuestra mesa, la instalación es muy sencilla: simplemente necesitaremos el cable de alimentación y conectar nuestro PC o consola al puerto correspondiente. Aquí sí que le hemos encontrado un grave defecto a este Philips Momentum 436M6VBPAB: para nosotros le falta un conector HDMI, o en su defecto, un adaptador de Mini DP a HDMI. Hemos conectado el PC y la consola sin problemas, DisplayPort y HDMI, pero cuando hemos querido usar otro equipo como el descodificador de televisión, nos ha tocado desconectar cables. No es un defecto grave, pero sí un engorro y más cuando lo comparamos con otros monitores más enfocados al PC que nos traen conexiones de sobra.

Otro de los defectos, si lo podemos llamar así, es la base del monitor. Al ser tan grande necesita una base sólida y Philips ha incorporado un sistema de base idéntico a los de los televisores: un pie bastante grande y pesado que eleva el monitor un palmo respecto a la mesa. Esta medida no se puede modificar ni ajustar, simplemente nos dejará un pequeño ángulo de ajuste vertical, pero nada más. Como decimos, no es realmente un problema y la explicación es, como hemos dicho, bastante sencilla: 15 Kg necesitan una base muy sólida. Si lo queremos ajustar a un soporte de monitor tenemos que tener en cuenta que utiliza el sistema VESA 200.

Si no usamos el mando a distancia, con este joystick configuramos el monitor

Si conectamos dos fuentes de vídeo al monitor tendremos la opción del modo PiP, por lo que si estamos jugando a la consola vamos a poder ver en una pequeña ventana la fuente secundaria. Es algo útil y lo veo como herencia directa de los televisores.

Pero uno de los mejores detalles de este monitor viene cuando lo conectamos, nos vamos al menú y llegamos a las opciones de iluminación. Aquí es donde Philips se luce con su sistema Ambiglow que iluminará unos leds situados en la parte inferior del monitor con los mismos colores que se estén mostrando en pantalla. Un modo de iluminación total, en toda la zona trasera, hubiese sido más espectacular, pero este sistema Ambiglow, además de vistoso es muy útil y nos aliviará la vista si jugamos en condiciones de poca luminosidad.

Philips Momentum: uso con el PC

Aquí es donde el monitor nos da una de cal y otra de arena. Si bien como monitor para jugar es excelente en juegos del tipo Sekiro, Forza Horizon 4 o iRacing.com en otros como Apex Legends o Battlefield V si los jugamos con teclado y ratón se vuelve incómodo por la distancia. Podemos tener la mesa a 2 metros del monitor, pero conozco a poca gente que tenga una configuración de escritorio de este tipo. En cambio, como monitor para simracing es excelente. Las 43 pulgadas hacen que casi te emvuelva el circuito y facilite mucho las maniobras. Tanto iRacing como Euro Truck Simulator 2 se ven y se sienten de maravilla con este Philips Momentum.

Los 4K 60 fps te dejan con la boca abierta en Forza Horizon 4. Le hemos sacado una foto, impresiona.

Forza Horizon 4 a 4k 60fps

Forza Horizon 4 a 4k 60fps

Y vamos con los defectos. La fuentes no se ven todo lo claras que nos gustarían y si navegamos por Internet vamos a tener que cambiar la fuente del navegador, al menos, al 150% si queremos tener algo medio claro. Se puede utilizar, sin problema, pero lo veo excesivo para este uso. Hemos trabajado con Photoshop, Ilustrator y WordPress para escribir este análisis, y tenemos que decir que, con los programas de edición gráfica se comporta de forma impresionante y agiliza mucho al tener una mesa de trabajo tan grande en pantalla. Con WordPress, en cambio, nos ha tocado hacer lo mismo que con el navegador, poner la fuente lo más grande posible para no dejarnos la vista trabajando.

Lo dicho, como monitor para jugar a juegos de PC que usen mando u otro periférico como un volante o una palanca de gases tipo simulador de aviación es impresionante.

Otra de las grandes opciones conectado a un PC es para ver vídeo en 4K y HDR. Lo hemos probado con vídeos de Youtube y, de verdad, es un sistema que debería estar estandarizado desde ya.

Philips Momentum: uso como TV y consolas

Al no tener una consola 4K en casa no he podido sacarle todo el jugo al monitor en este sentido, os pido disculpas desde aquí, pero si hemos podido probar muchos de los juegos de Xbox One y se ven realmente bien. Tanto los juegos como los sistemas de vídeo como Amazon Video o Netflix cumplen perfectamente, aunque no hayamos podido disfrutarlos a 4K y HDR. Si teneis una Xbox One S o X, o una PS4 Pro vais a poder disfrutar al 100% de este monitor. Y como añadido, el monitor es FreeSync y las consolas de Microsoft son compatibles con este sistema, un plus más.

Como televisión hemos descubierto algunos problemas, no con el monitor, sino con el sistema de televisión que tenemos en casa: Movistar Plus. Si tenemos esta plataforma y un televisor 4K HDR solo vamos a poder disfrutar de un puñado de series y cuatro o cinco películas. Los canales que hay disponibles en 4K son de deportes y sí, ver la F1 o un partido de fútbol a 4K es un paso hacia delante mucho mayor del que dimos al pasar de las televisiones CRT a las planas con Full HD. Solo te das cuenta de esto cuando lo tienes delante y os digo que, de verdad, ojalá todo el mundo viese deportes o cine en 4K.

Conclusiones

El Philips Momentum 436M6VBPAB es un enorme monitor, sus 43 pulgadas son perfectas para jugar al PC como si de una consola se tratase, pero con las virtudes de la PC Master Race: 4K y 60 fps rocosos, si tu ordenador está acorde a este monitor. En el tema conexiones, quizá un HDMI de más no le hubiese venido mal y ojalá el sistema de pie que utiliza el monitor hubiese tenido algo de movilidad. Por lo demás es un equipo increíble, quizá demasiado grande para un escritorio convencional de PC, pero perfecto para los que gustan de jugar a distancia con su mando o volante. Por todo esto, se lleva nuestro sello de producto destacado. Nota:85

Sello de calidad AKB

Deja un comentario