Apura tu verano con RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition

Posiblemente tuvieras grandes planes para este verano, organizados desde hace mucho tiempo… y bueno, te habrá tocado cancelarlos o minimizarlos al menos… Pero tranquilo, que Frontier intentará que al menos tengamos de manera virtual un último resquicio de lo que solíamos hacer en vacaciones con RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition.

Porque qué mejor manera de revivir lo que era un buen verano que con un parque de atracciones virtual, y encima en una plataforma portátil como es Nintendo Switch. El gestor de parques de atracciones RollerCoaster Tycoon 3 vuelve en su Complete Edition, que incluye mejoras gráficas, controles optimizados y las expansiones Soaked! y Wild!

El clásico traído de vuelta

RollerCoaster Tycoon ha sido siempre una saga de nicho, que hace su cometido a la perfección: engancharte a sacarle el jugo al parque de atracciones de tus sueños. Como jugador (y pésimo) de juegos de gestión, este en especial me tuvo enganchado desde su primer juego, donde construía montañas rusas, gestionaba las entradas, el mantenimiento de las atracciones… y todo ello siempre intentando balancear la felicidad de los clientes con el coste del parque.

RollerCoaster 3 Platinum salió en PC en 2006, sin embargo no se puede adquirir actualmente en plataformas actuales, por no ser posible ejecutarlo en sistemas modernos. Por ello, para su salida en PC (en Steam y Epic Store) tenemos una resolución de 1080p y compatibilidades con los nuevos hardwares. Para su salida en consolas es la primera edición de este juego que tendremos disponible en nuestra portátil de Nintendo.

Construyendo el parque en cualquier lado

Debido a la novedad de su salida en Switch hemos pasado a basar nuestro análisis en esta versión, para ver como se ha adaptado este clásico a la nueva plataforma.

Como ya hemos comentado, el juego tiene bastantes años a sus espaldas, pero su premisa sigue siendo igual de válida hoy en día, y es que para este tipo de juegos las mecánicas no envejecen para nada. De hecho, en la saga, las mejoras en el gameplay ha variado poco desde aquel RollerCoaster Tycoon de 1999, mejorando el apartado técnico y expandiendo la cantidad y variedad de opciones en los parques, pero con la misma esencia.

Controles adaptados, pero con un resultado extraño

Los controles han sido adaptados a los sticks de manera que mediante menús radiales podemos acceder a la construcción y gestión de cualquier parte del parque. Manteniendo L pulsado con el stick izquierdo podremos movernos por un menú radial izquierdo para la construcción de atracciones y puestos en nuestro parque, mientras que con el R, el menú radial ofrecerá opciones de gestión sobre el item que tengamos seleccionados.

Para poder desplazarnos por el parque podemos usar el stick izquierdo para trasladar la vista y el derecho para girar y subir/bajar la cámara, con lo que nos quedan los gatillos para poder acercar/alejar la visión.

Aunque para el uso básico de construcción el control de la cámara es bastante acertado, se nos hace difícil poder seleccionar elementos concretos del escenario muchas veces, teniendo que acercarnos demasiado para poder seleccionar a un trabajador entre la multitud, cosa más sencilla con un ratón. Aunque para paliar parte de este problema tenemos la posibilidad de poder usar el stick derecho a modo de ratón, pasando a poder usar todos los menús como si de un ratón normal se tratara.

Este apaño sirve para arreglar un poco el sistema de menús, que aunque ha sido revisado para que sea práctico a la larga, inicialmente se hace un poco complejo, y se puede llegar a tardar unas horas en poder desenvolverse por los menús de gestión de manera efectiva. Sobre todo por la necesidad de usar menús y submenús con el stick o la cruceta, según se da el tipo de selección.

Un estilo que aguanta el paso del tiempo

En cuestión de gráficos el juego es una reedición del original, con lo que tenemos (ajustado a resoluciones actuales) el juego de 2004, incluso con la cámara Coaster Cam que nos da la posibilidad de montarnos en nuestras propias atracciones para poder disfrutar como un visitante más.

Pese a todo, debido al estilo cartoon de los personajes y al colorido del juego, no envejecen demasiado, por lo que siguen siendo válidos, y más teniendo en cuenta la cantidad de elementos que podemos llegar a tener a la vez entre usuarios, atracciones y distintos componentes del parque.

Contenido a mansalva

Como ya indica su nombre, el juego viene con todo el contenido publicado hasta la fecha, es decir el juego base (ya de por sí enorme) y sus dos expansiones: Soaked! y Wild!.

En el juego base contamos con 18 escenarios con objetivos propios para poder superarlos en distintos rangos, mientras que con Soaked! Tendremos 9 escenarios para poder construir nuestro parque acuático soñado, con la posibilidad de añadir piscinas, toboganes, hamacas… y todo lo necesario para que tus visitantes tengan un día de sol perfecto.

En Wild! tendremos otros 12 escenarios para poder construir un parque basado en la vida animal, con posibilidad de añadir espacios naturales y animales a nuestro parque, para que los visitantes puedan verlos o incluso interactuar con ellos (cuidado que requieren de muchos cuidados extras!).

Y para jugar sin limites

Además del modo carrera tenemos la posibilidad de disfrutar de un modo sandbox para poder crear el parque que queramos sin estar limitados por el dinero o presionados por los objetivos del escenario. Por lo que la experiencia cambia realmente, ya que nos permite jugar de manera relajada y tranquila disfrutando de los detalles de personalización al máximo.

Y es que este es otro detalle que siempre ha acompañado al juego: la personalización. Desde poder cambiar las canciones de cada atracción, los colores.. Y ahora incluso podemos crear visitantes personalizados y agruparlos por familia, por lo que podemos incluir a conocidos para que aparezcan aleatoriamente por el mapa.

Un clásico que se mantiene fiel

En definitiva: poder rejugar a este juego en una Switch es algo que agradecemos los fans de la saga, y aunque hubiéramos agradecido algo de “extra”, el contenido original da para tirar muchas horas de juego. Una vez nos hagamos con los controles el juego se hace muy ameno y se nos pasan las horas editando nuestro parque para poder disfrutar de la visita a una piscina, aunque sea de manera virtual. Por lo tanto, RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition es un juego recomendado para los fans de la gestión al más puro estilo Tycoon, donde la construcción y la gestión lo son todo.[70]

Deja un comentario