Así fue el ensayo general de Games&Symphonies en Barcelona

Ayer tuve la enorme suerte de ser invitado al ensayo general de Games & Symphonies y fue una experiencia realmente diferente a lo que me esperaba. Nos citaron a las 16:00h en el Auditori Forum, a su vez fue la primera vez que fui y me pareció precioso.

Akira Yamaoka en el ensayo general para el concierto de Games & Symphonies

Llegué con unos treinta minutos de antelación para evitar molestar a esos grandes artistas, pero ya estaba toda la plana de la orquesta al completo afinando sus instrumentos y tocando cada uno sus propias melodías, lo cual me recordaba a alguna feria donde escuchas miles de ella y ninguna en concreto; vamos que era un galimatías digno del propio Arkham City.

Llegaron las 16:00h, se hizo el silencio, y apareció la cabecera de lo que sería el video que verían los asistentes unas horas más tarde. El director de orquesta explico a sus acólitos que este paso ya lo conocen bien, pero en ese mismo instante se produjo una situación la mar de cómica. El técnico de control de mezclas le hablaba al director, pero este no le oía mientras el técnico seguía hablando a voces, el director paró a todos y espetó, “silencio, Paco, vamos a ver, que tú eres el de sonido ¿qué se te ocurre para que te escuche desde la distancia?”, a lo que Paco cogió el micro y le respondió con un “pues coger un micro”. La sala entera empezó a reír. Jamás pensé que un ensayo de música orquestal tuviera cabida las risas y el humor, lo que me alegró gratamente.

Esther @LadyNarKamel en los ensayos de Games & Symphonies

El ensayo comenzó, la música comenzó a fluir y tras solucionar problemas de sonido, terminó la primera pieza del ensayo (la cual me teletransportó a mi infancia frente a una recreativa), el tema del opening de Street Figther II. He de decir que es una sensación la mar de extraña el estar en este tipo de ambiente y no poder aplaudir, ya que mi mente lo pedía a gritos, pero no quería interrumpir a estos grandes artistas.

Tras la interpretación de varios temas, hubo una aparición inesperada, Akira Yamaoka, acompañado de su interprete apareció en la sala, subió al escenario a dar las gracias a los músicos por su esfuerzo y les deseaba lo mejor, terminando con un “Gracias” en perfecto castellano. Pero no fue esta la última sorpresa que tendrían estos aguerridos músicos.

Tras interpretar unas cuantas piezas más, tocó la banda sonora de Silent Hill a lo que, Yamaoka, subió al escenario con una guitarra eléctrica para interpretarla con ellos. Este momento dio paso a otro momento cómico cuando el director se hizo un pequeño lío con los tiempos y la orquesta al completo lo corrigió. Terminado el desliz, el compositor nipón comenzó a deleitar a los pocos asistentes que estábamos allí, con su arte a la guitarra.

Tras una serie de temas, fue el turno de la vocalista de la banda sonora de Rime, obra de David García, una delicia para mis oídos, que para nada tenía que envidiar a la vocalista de la propia orquesta. Esta pieza me llevo de la mano a las muchas horas que le he dedicado a Rime, y tanto la pieza como el juego, fueron simplemente una delicia.

El ensayo terminó y me fui con un sabor agridulce, ya que la experiencia fue muy amena, divertida y novedosa para mí. Pero también fue un poco difícil de llevar el estar inmerso en la canción cuando de pronto el director la para para corregir a alguien, a quien ni tu tan siquiera estabas notando. Así que, como frase resumen, te aconsejo que siempre que tengas la oportunidad de asistir a un ensayo de orquesta acéptalo y disfruta de la maravillosa experiencia.

Deja un comentario