Candidato a GOTY 2018: Flat Heroes

Como dijo Pep Sánchez en el Podcast Reload sobre lo mejor de 2018, este año no va a ser histórico para los videojuegos pero, igual, sí que lo es para los videojuegos españoles.

Juegos como Deiland o They are Billions, algunos que no he podido jugar como Do Not Feed the Monkeys o Moonlighter, y otros incluso editados por la distribuidora indie del momento como The Red Strings Club o GRIS. Pero, entre todos estos, que pareciera no haber recibido tanta visibilidad como muchos de los títulos mencionados, está Flat Heroes.

Lo último de Parallel Circles, que llevaba ya varios años en desarrollo, busca sustraer cualquier traba entre el game-feel y el jugador. De ahí su aspecto tan minimalista pero atractivo, al menos para mí. Porque lo importante en Flat Heroes es el perfecto funcionamiento de la kinestética, la sensación que le producen los controles y la jugabilidad al jugador. Este aspecto no se suele destacar cuando está bien llevado en un título y en muchos casos tampoco se critica cuando no está logrado, pero lo cierto es que puede ser un factor muy determinante en las impresiones del jugador.

Este plataformas tan satisfactorio de jugar se divide en 10 mundos con más de 10 niveles cada uno (Sin contar con los mundos que desbloqueamos en algunos puntos del juego, que conservan los niveles originales y le aplican más dificultad). Repartiendo así en dosis muy bien medidas la sensación más pura de aventura en un videojuego.

Pero ¿cómo ha conseguido el estudio esta sensación? Además de lo satisfactorio, que no complejo (Nuestras mecánicas son movernos, saltar y activar una onda a nuestro alrededor que dañará a los enemigos), de su gameplay, Flat Heroes tiene un diseño de niveles más que notable. El juego también nos presenta una buena variedad de enemigos y bosses con un funcionamiento, de nuevo, muy simple, pero muy correcto.

Las partidas son muy rápidas a la par que intensas, y todas consisten en sobrevivir durante ese corto periodo de tiempo a objetos que puedan acabar con la vida de nuestro cuadradito. Un cuadradito que se controla mejor que casi cualquier personaje de cualquier videojuego que haya jugado este año. Y además de estos diez mundos, tenemos un modo supervivencia y otro competitivo, donde poner en práctica todo lo aprendido en los niveles.

Al final, esta iniciativa de los Candidatos a GOTY es para homenajear y recomendar juegos buenos que han salido este 2018. Y sí, God of War ha sido una espectacular sorpresa y Red Dead Redemption 2 es una obra maestra. Pero no puedo dejar de recomendar esta pequeña gran aventura. Pequeña por su simple y minimalista estética, grande por su diseño y ese magistral game-feel que vertebran esta obra aparentemente sencilla.

Hace dos años, nuestro compañero gasoldgs dedicó un artículo de Candidato a GOTY 2016 a Flat Heroes— que recomiendo leer — en el que explica con más detalle el concepto de game-feel, por entonces el juego no se había lanzado al mercado oficialmente. Escribo este texto para, además de aportar mi humilde visión de la obra, recordar a quien conociera el título que este juego sigue ahí y merece mucho la pena, y lo podéis encontrar en Steam y Switch a menos de 10€.

Deja un comentario