Candidato a GOTY 2018: Red Dead Redemption 2

Soy fan de Rockstar y tenía muy claro que Red Dead Redemption 2 iba a ser uno de mis juegos favoritos ya no solo del año, sino también de la generación.

Maestros del Open World

Tras no sé cuántas horas no he conseguido terminarlo, pero a falta de ver el último suspiro del juego, puedo reafirmarme en todas mis sospechas para asegurar que es uno de los mejores juegos de la historia. Me gustan los juegos de mundo abierto gracias a Rockstar pero también soy consciente de que el “género” en malas manos puede producir el rechazo de los jugadores.

También creo que en las mejores manos cualquier juego de casi cualquier saga puede ser mejor siendo un juego de mundo abierto, como Breath of the Wild, God of War, Mario 64 y Super Mario Odyssey, por poner algún ejemplo.

En Rockstar son pioneros y saben marcar la diferencia y siempre son sinónimo de evolución dentro de la vertiente Sandbox, lo demuestran con cada nuevo título que lanzan al mercado y Red Dead Redemption 2 no es una excepción. Además, aquí han sido valientes y rompedores porqué han tenido la osadía de crear un juego lento, un Western con todas las de la ley. De hecho, el juego es largo porqué necesita evolucionar a todos los integrantes de la banda, porque tiene una historia que contar y la tiene que contar tomándose el tiempo necesario para desplegarse. Creo que estamos ante el mejor y más vivo de los mundos abiertos creados hasta la fecha, un juego sobrecogedor en todos los sentidos.

La victoria está garantizada

Dicen que de tu pareja te gustan hasta las manchas en la piel, y sé que es difícil defender el primer tramo del juego porqué es lento y no es abierto. Pero donde muchos estaban viendo déficits, yo veía unas escenas maravillosas repletas de cambios de planos, me estaba reencontrando con viejos conocidos y estaba admirando, estudiando a fondo lo que desde Rockstar podían ofrecernos en su primer juego de nueva generación y eso no es poco.

Estaba excitado viendo la belleza de la naturaleza, los majestuosos movimientos y la mejor recreación de la mejor fauna jamás vista hasta la fecha en un videojuego.

Flipando con la banda sonora y con la interpretación de los actores, todos, sin excepción. Estaba tranquilo porqué sabía que el mundo abierto iba a llegar, como cuando sabes que tu equipo es el mejor y en el primer tramo del partido están tanteando al rival, sabes que los goles van a llegar y vaya que si llegan, estoy en el minuto 75 de partido y vamos goleando por cuatro a cero y estamos jugando de maravilla, el público está cantando y haciendo la ola y yo estoy sentado en mi butaca, soy el jugador número doce y ya nada puede fallar.

La historia interminable

A pesar de ser un gran defensor de los juegos de mundo abierto, tengo que confesar que suelo picotear un poco de todo, me gusta ir viendo las diferentes tipo de misiones secundarias y antes de agobiarme atacar el modo principal porqué sé que después de terminar el eje central del juego difícilmente volveré a perderme en tareas secundarias. Es algo que le pasa a muchos jugadores y casi siempre es por culpa de la lacra de la repetividad de este tipo de misiones, tenía ese miedo también a la hora de afrontar Red Dead Redemption 2.

Por suerte no solo no ha pasado, sino que sigo enfrascado pescando, cazando animales legendarios para hacerme nuevos atuendos de vestir. También cabalgando en busca de amaneceres y atardeceres preciosos mientras encuentro tesoros escondidos y nuevas áreas en las que cabalgar mientras enciendo un cigarro para seguir sorprendiéndome con cada palmo de estas inabarcables áridas tierras.

He superado suficientes misiones de la historia principal como para haberme dado cuenta de la calidad de la misma y de sus giros y sorpresas. También me estoy dando cuenta del crecimiento de los personajes con un Arthur Morgan y Dutch espectaculares gracias a un guion y una narrativa fuera de lo normal. Menudo despliegue de fuegos artificiales para una historia que va clarísimamente de menos a más y que a buen seguro acabará por todo lo alto. Me jugaría una extremidad sin miedo a equivocarme.

Vive tu momento

Red Dead Redemption está lleno de momentos que me marcarán y recordaré para siempre, y los que habéis jugado al primer Red Dead recordaréis la entrada a México con la espectacular canción de Jose Gonzales, Far Away. Pues señores, aquí tenemos un momento en el que venimos de vivir algo increíble e inesperado en el capítulo cinco y entonces llega ese momento que como mínimo iguala al de la entrada en México, y la canción que suena es “May I Stand Unshaken” y es de morirse.

Me imagino que aún me queda mucho por descubrir y momentos increíbles que vivir en Red Dead Redemption 2, sobre todo tengo muchas ganas de ver el desenlace de Arthur Morgan. El protagonista que, a las alturas de juego por las que me estoy moviendo, parece que va a superar al magnífico John Marston del primer Redemption y es algo que me apetece un montón que pase porqué a Marston lo tengo en muy buen lugar y eso significaría que este final y su historia va a ser memorable.

Un nuevo hito de Rockstar

Puedo escribir miles de líneas para definir esta obra de arte y todavía me dejaría muchísimos detalles en el tintero, pero de lo que no tengo duda es de la inmensa calidad de este título. Este juego es, para mí, es uno de los mejores de la generación y debería estar en tu estantería por cualquiera de los cientos de motivos válidos que lo avalan. Red Dead Redemption 2 hace un triple salto mortal por romper con todo lo que había hecho hasta ahora Rockstar, como su inigualable factura, y por utilizar como vehículo un género tan de nicho como el Western al servicio del mainstream.

Me imagino la cara de los que fueron corriendo a las tiendas a por su GTA del oeste y se encontraron con un juego tan valiente y diferente y con un modo historia tan importante y con tanto trabajo, dejando en un plano secundario su vertiente online para retomarlo más adelante. Me lo imagino y no puedo evitar dejar escapar una sonrisa.

  1. Acabarlo (el modo historia me refiero, el juego completo es casi interminable) y lo hablamos. Yo os digo que para mi lo es sin duda, a años luz de cualquier otro juego.
    Y otro día os hablaré de lo que pensaba que era John Marston y por qué Arthur Morgan le acaba pasando por encima sin dudarlo.

  2. Para mi RDR2 es sin duda una obra maestra, cada segundo en el juego es una maravilla y es de lo mejor que he visto. Pero personalmente creo que God of War ha sido mejor en muchos aspectos, y el mas importante para mí es sin duda que ha arriesgado y ha ganado. RDR2 no arriesga, es mas de lo mismo que GTA o RDR1, mejor, pero mas de lo mismo.

    GOW ha cambiado por completo su visión del juego y le ha dado una vuelta de tuerca añadiendo un personaje tan profundo como es el niño (boy!) y sus personajes y historia son sin duda un cuento que era necesario contar.

Deja un comentario