Games And Symphonies se luce en Barcelona Games World

¿Cuantas veces habéis leído sobre espectáculos relacionados en los videojuegos? Seguro que demasiadas, sobre todo si te mueves por webs como esta. Más de una vez hemos hablado de Games And Symphonies, y no nos vamos a cansar de hacerlo porque en pocas ocasiones puedes encontrar tanto cariño y tacto en los videojuegos.

Un Concierto gigantesco

El evento es grande. Muy grande. Y llega en el marco de un evento también muy grande como Barcelona Games World. Puede parecer una tontería pero encajar algo así no debe ser tarea fácil y el acierto haciéndolo es inmenso. No solo congregas a todo el panorama videojuguil allí dentro, si no que agregas a esto un gran número de asistentes. Y se nota mucho a medida que te acercas al recinto. Cosplayers, Youtubers, influencers y demás personajes del sector te vas encontrando.

Muchos de ellos conocidos que me atreví a saludar y otros que, aún queriendo hacerlo, o no me atreví o no tuve la ocasión. Por nombrar algunos me encontré con Fukuy, Pazos64, Gina Tost y muchos más. Esto te hace saber que no estás en cualquier lugar, estás delante de algo grande viendo tanto buen ambiente.

Personalmente siempre había oído hablar de este espectáculo en concreto, y siempre ocurría alguna circunstancia que me impedía asistir. Desde que hace años el compi se marcó un articulazo con el espectáculo de Gandía me quedé con las ganas de poder asistir. Así que no dudé ni un instante cuando tuve la oportunidad, y pongo ya de antemano que si os surge la posibilidad no dudéis en un momento de presenciarlo. Y qué decir del auditorio del forum. No solo impresiona sus dimensiones y perspectiva de visión que tiene, toda una obra de ingeniera magistral, es que la acústica que tiene ese recinto es absolutamente maravillosa. No soy ningún entendido en la materia pero seguramente repartir sonido en un espacio tan inmenso no debe ser tarea fácil. Impresionante.

Tener a toda una banda de músicos delante para interpretar la música que conoces y te gusta es algo que impresiona y mucho. Y más cuando compruebas el tacto y cariño con lo que lo hacen. La noche empezó muy arriba con la interpretación del tema principal de Rime compuesto por David García, allí presente, y con la voz en vivo de la mismísima Mirella Díez. Todo mientras se contemplaba en la pantalla el gameplay de la gran obra de Tequila Works que tan buen sabor de boca dejó en esta casa.

Un repertorio inigualable

Tras ello se suceden los juegos hasta llegar a otro gran momento de la velada. Se anuncia la puesta en escena de Metal Gear 3 Snake Eater y aparece en el escenario Esther Ortega Cantó para interpretar el tema de los créditos iniciales del juego, al más puro estilo de James Bond, cantado originalmente por Cynthia Harrell. Si hasta este momento no te encontrabas abrumado por la dimensión del espectáculo, en este punto lo acabas de hacer. Majestuoso es poco para describir lo contemplado en esta obra de música sincronizada con esa voz mientras nuevamente contemplábamos el opening del juego cantado y orquestado en vivo. Como público no podíamos hacer otra cosa más que abrir la boca a la vez que repartimos la mirada por tantos puntos de interés como son los miembros de la orquesta y coro, la brillante voz de Esther y la pantalla de proyección y dejar de hacerlo para ponerte de pie al finalizar y ofrecer una de las mayores ovaciones, que no la última, que puedes dar a semejante espectáculo.

Tras ello la lista programada de temas a interpretar se suceden provocando la admiración del público, y también algunas risas ya que toques de humor acompañaban alguna de ellos. Como la aparición en escena de una máquina recreativa para dar paso a una cadena de banda sonoras retro. En especial me gustó mucho como el director de orquesta indica al coro que interprete el arranque de las consolas de SEGA que todos conocemos para dar paso a la interpretación a algunos temas del erizo más carismático del mundo de los videojuegos Sonic. Mención especial al bloque dedicado a Blizzard donde se dio repaso a muchos de los juegos de la marca como World Of Warcraft, Diablo, Starcraft y HearthStone… aunque dejaron de lado a un grande como Overwatch que para mi gusto debería tener un hueco en este repertorio.

Una cosa que no me gustó mucho fue conocer cambios en el setlist de temas a interpretar. Y es que ha tan solo la falta de cuatro días para acudir al espectáculo nos hacen conocer que dos videojuegos se caen de la lista. Y no hablamos de dos cualquiera, si es que podemos denominar “cualquiera” a alguno de ellos. Super Mario Bros y The Legend of Zelda fueron retirados de la lista inicial sin dar a conocer las causas de ello.

Dos grandes obras del panorama del videojuego que puedo incluso a pensar que alguien podía asistir teniendo como icónica en el sector alguno de estos dos videojuegos y que seguro desde hace tiempo tiene su entrada pagada para escuchar estas bandas sonoras. ¿Cómo puede suceder esto a falta de tan solo cuatro días del evento? Dado que no se ha dado el motivo puedo pensar que probablemente esto se deba algún tema de licencias, pero por mucho que me lo quieran hacer entender no pueden excusar esto a tan solo cuatro días, no es justo para el espectador y además, ahora voy con ello, la solución o medida adoptada para solventar este problema no me pareció la mejor de las maneras.

En sustitución a estos dos videojuegos se han escogido, sin conocer el criterio para llevarlo a cabo, se incluyen en este setlist los videojuegos Undertale: The Other Routes y Commandos. Aquí cada uno puedo valorar la calidad de las bandas sonoras bajo su juicio y gusto, pero creo no equivocarme mucho si valoramos lo que supone para la industria los juegos retirados por los incluidos. Porque en este espectáculo no solo influye el valor artístico, si no que cuenta y mucho el valor sentimental. Una banda sonora puede ser más o menos buena técnicamente, pero si para ti supone un momento de tu vida que pásate con ese videojuego cuanta mucho.

Que un juego como Commandos llegue a provocar está situación en muchos jugadores puede ser completamente probable, pero para que esto suceda entiendo que debes estar bastante entrado en años ya y puedo llegar a entender a todas esos asistentes que no les atrae Commandos como si seguro les podía atraer The Legend of Zelda. Y para acabar de llenar el vaso el segundo juego es Undertale: The Other Routes. Mirad un momento el setlist. Si. No veis doble. Hay dos versiones de Undertale.

Cuando interpretaron juegos como Megaman lo hacían de varias de sus ediciones. Megaman 1,2 ó 3 por ejemplo estaban dentro de su propio apartado y se iban sucediendo a lo largo de la interpretación. Con Undertale nos interpretaron un gameplay con su banda sonora mientras se veía un gameplay en la inmensa pantalla de auditorio. Fue espectacular ver este juego así y a mí personalmente me encanto como se llevó a cabo esta parte del espectáculo. El problema vino cuando casi al final del show se interpretó de nuevo este juego con esta otra “versión” del mismo, pero que a mí personalmente me pareció más de lo mismo causando una sensación de relleno sin más. A esto le añades que eso se hacía en sustitución de The Legend of Zelda o Super Mario Bros… La definición que puedes interpretar con esto es que nos han dado gato por liebre, por lo menos esa es mi opinión al respecto con este cambio.

Otro de los grandes momentos fue sin duda el más esperado por la mayoría de todos. La puesta en escena de Silent Hill 2 con la presencia en el escenario de Akira Yamaoka guitarra en mano el gran atractivo de la velada y tal y como se estaba desarrollando el evento no parecía defraudar. Con el maestro en escena comenzaron los acordes de la OST de Silent Hill, en concreto el “Theme Of Laura”, y nuevamente la visión del público se veía obligada de nuevo a repartirse entre la grandeza de los miembros de la orquesta y el protagonista del momento. Todo ello mientras en pantalla se alternan momentos del videojuego de Konami alternado con la captura de las cámaras allí presentes que recogían los detalles de los músicos que la lejanía de los asientos hacía perder a muchos asistentes. Sin duda merece la pena vivir un momento como este para todo fan de Silent Hill.

Tras este momento todavía quedaban en el tintero algunos momentos mágicos de más guardados. The Witcher o The Last Of Us hicieron de nuevo la delicia de los asistentes pero fue nuevo el regreso al escenario de Esther para contemplar y admirar todavía más su delicada presencia mezclada con su potente y robusta voz en esta ocasión interpretando el tema “Don’t Think Twice” de KINGDOM HEARTS III. Nuevamente quedó demostrada la extraordinaria simbiosis entre voz, música e imagen que llenaba de nuevo la platea de teléfonos para recoger este genial momento, uno más, y que volvió hacer estallar a todos en una nueva ovación. Momentos difíciles de olvidar los vividos esa noche.

Llegando a las tres horas de espectaculo llegábamos a su final de una forma magistral. Cuando todo parecía llegaba a su fin se mostró en la pantalla un “Game Over” con una cuenta atrás con la pregunta “Continue?” Estaba claro que quedaba una sorpresa más y así fue. Tras aceptar la continuación la orquesta nos deleitó con una obra fuera de la lista, y que de buen seguro hubiera sustituido con más status las obras sustituidas en último momento. Sonaron los acordes de una obra maestra más del mundo de los videojuegos. La OST de Skyrim con el famoso “Odakin Odakin” y los gritos de “Fu Ro Dah” deleitó al público de nuevo. Acto seguido se concedió un bis con el maestro Akira Yamaoka debido a que en ciertos momentos de su anterior actuación se percibieron problemas en el audio de la guitarra, algo que si os soy sincero no llegué a percibir pero sí que es cierto que en esta segunda ocasión sonaba mejor. Terminada esta segunda interpretación ahora si se dio por finalizado el show con el saludo de los protagonistas.

Un evento inolvidable

En definitiva es un espectáculo que cualquier fan de los videojuegos debería presenciar. Encontrar tanto cariño y tacto en el mundo de los videojuegos empieza a escasear y presencia como lo hace la gente de Games And Symphonies es un lujazo. Solo destacar la pequeña mancha del cambio a última hora en la lista de videojuegos a interpretar y que para mi gusto debería haber sido solventado de manera más equitativa, aun así entiendo que no debe ser fácil contentar a todo el mundo. Para finalizar os recuerdo que podéis tener la oportunidad de presenciar un evento de características similares, aunque con temática diferente. Se trata de un viaje musical a través del anime Dragon Ball que de buen seguro recibe el cariño y tacto que la gente de Games And Symphonies nos tiene acostumbrados.

Deja un comentario