“Mondo Pixel vol. I es la perfecta excusa para reflexionar sobre los videojuegos”

Cuando el primer libro semestral de Mondo Pixel salió al mercado, John Tones, con el que había coincidido en un par de eventos, me escribió para adelantarme que iba a recibir una copia en breve y que le encantaría que le comentara, una vez leída, lo que ella me parecía. Fruto de la lectura he ido recolectando pequeños extractos para recordar, pero me he abstenido, más o menos, de llegar a un veredicto antes de acabarla. Pues bien, ya lo he hecho y debo decir que Mondo Pixel vol. I se me antoja como la perfecta excusa para reflexionar sobre los videojuegos. Las reflexiones que hay en el libro son incontables y, aunque reconozco que no coincido con muchas de ellas, lo cierto es que da gusto encontrar una obra tan seriamente planteada con 256 páginas a rebosar de impresiones, evocaciones y frases solemnes.



Vale, el tono de muchos párrafos parecen sacados de la Divina Comedia, por lo recargados y elitista del vocabulario empleado, y quizá hay un par o dos de datos erróneos, amén del hecho de que -creo- se les ha colado una captura de Crysis con marca de agua, entre otros errores totalmente comprensibles, de los que AB está repleto, pero que en la prensa escrita su subsanación es bastante más irreversible que en un blog con menú de administración.

Hay cosas que no me gustan, claro, como la aparente necesidad de cada uno de los autores que han colaborado en la obra de destriparnos finales, giros argumentales y demás secretos de juegos que, a pesar de que no hemos jugado a ellos, tras leer una crítica o reflexión tan bien parida como las que hay Mondo Pixel vol. I quizá decidiríamos rescatar del baúl de los recuerdos. Pero claro, ese instinto inicial se va a freir puñetas cuando te cuentan de la A a la Z todos los secretos de los juegos. La sección de Silent Hill es el paradigma de ello.

A pesar de todo, considero que este primer volumen y los venideros de Mondo Pixel son y serán una obra necesaria por su naturaleza más crítica que didáctica, que viene no a rellenar un hueco, sino a alcanzar una nueva dimensión, desconocida hasta el momento para la prensa de videojuegos española, una prensa demasiado acomodada y autocomplaciente.

  1. Creo que es importante tener publicaciones de este calibre en españa. Una lastima que solo se publique cada 6 meses (logico teniendo en cuenta la cantidad de paginas).

    Se agradece que este destinada a un publico mas adulto, desmarcandose del resto de revistuchas que inundan el mercado (a excepción de Xtreme y Edge -que no es completamente española-)

Responder a Roswell Cancelar respuesta