Cuidado: League of Legends engancha

Si hay un género que ha despuntado en los últimos años es el de los MMORPG, y más concretamente los gratuitos. Su popularidad no la duda nadie, pero ahora no es momento de hablar sobre las razones de tal ascenso. Como es inevitable, alrededor de esta categoría tenían que surgir nuevos tipos de juegos, y este es el caso del que nos ocupa.

Antes que nada, hay que decir que League of Legends es la evolución de Defense of the Ancients (o DotA), uno de los escenarios modificados de World of Warcraft más famosos. Como tal, el mod tenía sus limitaciones, por lo que era necesario partir de 0 para desarrollar todo el potencial de la idea.
LoL -aún en beta- es, según su creadora Riot Games, el primer MOBA (Massive Online Battlefield Arena), algo que no les vamos a discutir. ¿Y en qué consiste este genero? Básicamente es el modo PVP habitual de los juegos de rol online, adulterado con varios elementos para potenciar su jugabilidad.

League of Legends

El juego que todo el mundo juega te está esperando.

Aquí no hay mundo persistente en cuyo desarrollo podemos influir, sino que lo que se mantiene en el servidor es únicamente nuestro perfil de invocador. Como tal, debemos enfrentarnos a otros jugadores en los Campos de Justicia, para dirimir conflictos que escapan a nuestro cometido, y así evitar guerras entre ejércitos enormes.

Nosotros nunca nos mancharemos, al contrario que los típicos avatares de otros juegos, sino que serán unos temibles campeones los que se machaquen a golpes bajo nuestro control. Estos, de los que de momento hay 40, todos muy diferenciados en el ataque, habilidades y características, no permanecen en el tiempo con nosotros, sino que al comienzo de cada batalla los seleccionaremos como sus creadores los “trajeron” al juego. Durante el combate conseguirán experiencia con la que subiremos de nivel (máximo 18) y potenciaremos sus técnicas únicas.

Estos puntos no se obtienen únicamente al vencer campeones rivales, sino que también nos las veremos contra decenas de súbditos: unidades de poco poder que automáticamente (no tenemos ningún control sobre ellos, aunque podemos influirlos con nuestros hechizos y habilidades) atacan las instalaciones y personajes del rival. Sirven poco más que como morralla destinada a morir tras servirnos de parapeto frente a las mortales torretas, o como distracción de los campeones enemigos. Hay dos tipos, el básico, y el super-súbdito, que solo aparecerá al destruir el inhibidor contrario. Huelga decir que estos pegan mucho más fuerte y aguantan mucho más daño.

Pero nuestros campeones no están tan solos como parece. Podemos equiparlos con todo tipo de armas, armaduras y objetos que compraremos durante el combate con el oro que consigamos. Ademas de sus habilidades, nosotros aportamos dos hechizos de nuestra elección, como Curar; también modificamos las características de nuestro campeón con las jerarquías de maestrías, que desarrollaremos al aumentar nuestro nivel de invocador, es decir, al ganar o perder batallas. Por ultimo están las runas, los típicos amuletos arcanos, cuya configuración en el libro de las mismas mejorara a nuestros campeones. Este nos ofrece 3 paginas distintas e independientes en las que disponer los artilugios, que actúan a modo de selección rápida para cada combate (el tiempo de preparación una vez se entra en la sala de espera es limitado).

Las partidas, como no podía ser de otra manera, pueden ser en solitario o en equipos de hasta 5 jugadores (cuenta con un sistema de emparejamiento de jugadores de nivel similar, aunque no parece muy efectivo, todo sea dicho -y eso sin mencionar que te pone a jugar con gente de cualquier otro país-), con y sin bots, ademas del modo de practica. También podremos organizar torneos, y crear clanes, lo habitual en el genero.

Saliendo de los aspectos jugables, en la parte técnica LoL ofrece unos entornos no muy grandes ni excesivamente poblados, pero consistentes y que se mueven de manera suave, sin ningún tipo de retardo, al menos en las partidas que yo he jugado.
No veremos grandes florituras al tratarse una vista superior alejada; la música y los efectos de sonido son correctos, sin destacar especialmente, como suele ser habitual en este tipo de juegos. Eso si, las voces están dobladas al español. Como nota “curiosa”, hay que comentar que la interfaz de gestión del invocador y las partidas está realizada con Adobe Air, la nueva tecnología de escritorio de la casa del Flash.

Para daros mi opinión personal, he de decir que la partida me parece algo confusa por la cantidad de variables que hay que tener en cuenta a la hora de desarrollar nuestras habilidades. Ésto en un juego de estrategia, o rol -pero más pausado-, no solo es deseable sino que casi es imprescindible, pero hacerlo aquí en medio de un combate en el que en apenas un segundo pueden mandarte al otro barrio me parece un incordio.

Claro que esto puede deberse a mi falta de experiencia, o de memoria: Se soluciona conociendo al dedillo a nuestro campeón. Lo que no es tan fácil de memorizar son las habilidades y características de los 40 campeones disponibles para poder enfrentarnos a ellos con las mayores garantías…

Como en la mayoría del genero en estos tiempos, el cliente de LoL se puede descargar gratuitamente de su web, habiendo también una versión de coleccionista que es simplemente el estuche habitual de cualquier juego de PC, con disco e instrucciones, ademas de un código para descargar cierto contenido extra, como runas y aspectos para algún personaje. (Lo que siempre se ha llamado aquí trajes, o más recientemente skins.)

Aquí aparece una importante novedad en el género: Podremos disponer de nuevos campeones y runas -accesibles a todo el mundo durante la beta- jugando y obteniendo Puntos de Influencia, pero si tenemos prisa, podremos comprar Puntos de Combate (o Moneda, no está claro el nombre final) a cambio de dinero real, con los que podremos conseguir esos elementos instantáneamente. Es decir, nosotros elegimos si gastamos tiempo o dinero, ya que por lo demás la transacción será idéntica.

También podremos conseguir nuevos aspectos para los campeones, o estimulantes, modificadores de la velocidad de obtención de los PI. Hay que mencionar que GOA (la editora) no aplica la conversión 1:1 dólar – euro, lo que por desgracia hay que celebrar como algo no habitual.

En resumen, League of Legends nos ofrece un nuevo acercamiento a una posibilidad de juego que atrae a muchos aficionados, con novedades y características especiales que amplían la experiencia. Si queréis variar vuestras aventuras online, dadle una oportunidad. Cuidado, engancha.

  1. Doy fe de ello.
    Hace tan sólo tres semanas que lo descubrí y estoy enganchado.
    Mea culpa. XD

    PD: Enhorabuena por el artículo que realizasteis en la Marca Player anterior. Sobretodo por el alucinante dibujo a dos páginas del tipo de rojo con sangre a lo Jason X.

Deja un comentario