Everhood: Guitar Hero meets Wario Ware

Hola a todos, en esta ocasión os voy a dar mi punto de vista sobre Everhood, un nuevo indie creado por Chris Nordgren, trabajador de Mojang en la actualidad,  y Jordi Roca, chaval orquesta con solo 20 añitos a sus espaldas.

Drogas, ritmo y humor juntas en Everhood

El juego comienza con una intro muy mística en la que se nos informa de que vamos a abandonar toda realidad tal como la conocemos, controlaremos a un muñeco de madera al que un gnomo azul le roba un brazo. A partir de esta premisa se desarrolla un juego pixel art, con muchos toques psicodélicos y unas mecánicas que recuerdan a una mezcla del Guitar Hero por la perspectiva y musicalidad de los combates y al Wario Ware por los movimientos, estética y algunos detalles gráficos.

La mezcla resulta cuanto menos curiosa y de hecho bastante adictiva. La historia, hasta donde he podido ver, es una especie de viaje a un inframundo bastante peculiar, donde podemos encontrar representaciones de malvados clásicos, como todo tipo de vampiros, monstruos , duendes y engendros del mal de toda índole (incluido un cajero automático que, mirándolo por su lado, para algunas personas si que puede entrar dentro de la clasificación de pertenecientes a lo maligno).

 

Combatiendo contra la guitarra

Mientras nos manejamos por el mundo de Everhood con los cursores y una tecla para acciones, nos vamos encontrando diversos antagonistas que derrotaremos mediante un combate que me recuerda a cualquier fase de cualquier Guitar Hero o Bemani de Konami. El enemigo en cuestión nos lanzará una serie de ataques consistentes en notas en forma de diversos tipos de onda que van atravesando el escenario a través de una cuadrícula que asemeja las cuerdas de una guitarra (o al menos en ese punto me recuerda mucho al tipo de escenario planteado en los Guitar Hero).

Nuestro héroe entonces puede optar por intentar esquivar las ondas moviéndonos con los cursores de izquierda o derecha o intentar saltarlos con la tecla de acción , salvo algunas ondas en concreto que incluyen una especie de muro que nos hará imposible sortear el obstáculo de esa forma. A la izquierda de la cuadrícula nos aparecerá nuestro indicador de vida, consistente en un indicador en forma de rectángulo y dividido en tres segmentos. Cada uno de ellos será una de nuestras «vidas» , ya que después de cada fallo al intentar esquivar las ondas que nos lanzan, estos se irán apagando hasta que cuando ya no quede ninguno encendido perderemos la partida.

Hay que decir que por cada cierto tiempo que sigamos aguantando los ataques del enemigo, este indicador volverá a ir rellenándose, haciendo las veces de los indicadores de popularidad que hacían que ganáramos o perdiéramos los niveles del , sí , otra vez, Guitar Hero. Una vez que perdamos la batalla, tenemos la opción de volver a repetirla o bien, dependiendo de lo larga que sea la fase en donde estemos , de continuar por un checkpoint.

Un mundo loco por el que moverse

El tema del guardado de partidas, se realiza interaccionando con una simpática farola que encenderemos y por tanto utilizaremos para el guardado con la tecla de acción.Cabe decir que también en el camino de lo que he probado del juego, me he encontrado también algún puzzle musical muy simple pero que también le da mayor variedad y contenido al juego ( y del que no voy a desvelar la solución aunque es bastante simple).

En resumen, Everhood parece un juego bastante entretenido, fácil de jugar pero difícil de dominar ( hay dos dificultades normal y fácil pero entiendo que hasta la fácil para mi al menos no es tan fácil). Bastante recomendable a espera de la versión final,

 

 

Deja un comentario