Artículo: Walt Disney, la meca de la animación occidental

Si en anteriores artículos os he hablado acerca de la animación japonesa y algunos de sus famosos estudios de animación, esta vez le toca el turno a la animación occidental, concretamente, al que posiblemente sea el estudio de animación más famoso de todos los tiempos: The Walt Disney Company.

walt disney

Aunque todos conocemos en mayor o menor medida la trayectoria que siguió la compañía y sus producciones, no son pocas las veces que nos podemos descubrir ignorantes de algún corto o de algún hecho relevante de la historia del gran estudio. Por ello, en este artículo expondré una breve historia de la compañía y de su fundador, así como hablaremos de algunos de sus cortos puesto que las películas son sobradamente conocidas por todos.

Walt Disney nació en Chicago en 1901. Desde la más tierna infancia comenzó la afición del artista por el dibujo y por los trenes y, a partir de los quince años, comenzó a asistir a la escuela de arte de Chicago por las tardes, al tiempo que ayudaba a su padre a repartir periódicos y asistía a la escuela secundaria. A pesar de que en un principio deseaba continuar su carrera en el mundo del arte, durante la Primera Guerra Mundial quiso alistarse en el ejército para seguir los pasos de su hermano Roy. No obstante, nunca entraría en combate y, finalmente, decidiría retomar sus estudios artísticos.

Cuando el autor terminó sus estudios, conoció al dibujante Ub Iwerks y decidieron fundar juntos su propia compañía, Iwerks-Disney Commercial Artists. La empresa no tuvo apenas éxito y se tuvo que declarar en bancarrota. Tras un tiempo trabajando en Films Ad, Walt Disney concluyó que era el momento de fundar otra compañía en solitario, fracasando de nuevo.

De esta última aventura empresarial, a Disney le quedaría el filme inconcluso Alice’s Wonderland, una película que mezclaba la animación con la acción real y que ayudó al artista a comenzar a tener notoriedad en las grandes distribuidoras estadounidenses. Con este nuevo fracaso a sus espaldas, el artista se traslada a Hollywood para probar suerte como director de películas de acción real, pretendiendo abandonar el cine de animación. Al verse sin empleo, retoma el cine de animación y recibe respuesta de la distribuidora Margaret Winkler, muy interesada en Alice’s Wonderland y deseosa de contratar a Disney para que trabajase en nuevas películas que combinasen la animación con la acción real.

Walt Disney

Tras aceptar el contrato, Walt Disney funda junto a su hermano Roy Disney Brother’s Studio, germen de la futura The Walt Disney Company.

En esencia, este es un breve resumen de la historia de The Walt Disney Company. Ahora, pasemos a hablar de algunos de los cortos que nos ha legado la gigante americana. La compañía que vio nacer al ratón más famoso de la Historia tiene en su haber una larga lista de cortometrajes de todas las temáticas, desde aquellos que relatan historias navideñas hasta cortos propagandísticos exaltando el patriotismo americano en contra del fascismo alemán en los terribles años 40.

En primer lugar, no puedo dejar de mencionar en este artículo Der Fuehrer’s Face. Este es uno de los cortometrajes de Disney que más me han llamado la atención. Estrenado el 1 de enero de 1943, en plena II Guerra Mundial, el pato Donald interpretaba a un americano sometido bajo el yugo de la dictadura de Adolf Hitler. Sin duda, un corto de lo más curioso y, seguramente, polémico, dadas las circunstancias en las que se estrenó.

Otra de las grandes obras de Walt Disney es la serie de cortos agrupados bajo el título de Silly Symphonies, creados entre 1929 y 1932. Walt Disney no fue el director de todos los cortos recogidos bajo este nombre – 75 en total -, la mayoría son de los animadores Ub Iwerks, Burt Gilett y Wilfred Jackson. Uno de los cortos que recuerdo con más cariño es el de Flowers and Trees (1932), muy aclamado en la época en la que salió.

El siguiente corto de la lista que me parece muy interesante es The golden touch (1935), cuyo protagonista no es otro que el avaricioso Rey Midas. Esta es una de las obras más curiosas puesto que Disney empieza insertando moralejas en sus cortometrajes y comienza a utilizar leyendas como esta, de origen griego.

El padre de Mickey Mouse encontró también un tema interesante en las clásicas fábulas de La Fontaine, Samaniego y otros autores. Un ejemplo de ello es el corto La cigarra y la hormiga, que relata la clásica historieta que todos conocemos en la que una vaga cigarra se burla de las hormigas por trabajar duramente para recolectar comida para el invierno.

En definitiva, el legado de Walt Disney en el mundo es de proporciones asombrosas. Difícilmente sus personajes caigan en el olvido y seguirán conociéndose de generación en generación educando y divirtiendo tanto a jóvenes como a adultos. Un ejemplo de ello es que prácticamente año tras año se siga poniendo a la venta en los quioscos Magic English, el curso de inglés para niños más divertido de la Historia, o que se esté reeditando actualmente en nuestro país la aclamada colección de historietas Disney titulada como Don Miki que, junto a otras colecciones como Don Donald o el Manual de los jóvenes castores, entretuvo a toda la generación de niños que en los 70-80 corrían al quiosco a comprarse su tebeo cada semana por 25 pesetas.

Espero que hayáis disfrutado del artículo y que sigáis conservando, aunque a veces los problemas nos devuelvan a la realidad, ese niño que todos llevamos dentro tengamos la edad que tengamos.

  1. Pues sí, sin duda he disfrutado del artículo (gracias) y aún no me ha abandonado el Peter Pan que llevo dentro.
    Muy fan de Walt Dysney, sus personajes (últimamente de Elsa, Anna e incluso la peli de Malefica, muy por encima de lo que me esperaba) y del mérito e influencia que tuvo, tiene y sin duda tendrá durante muchas décadas.

  2. Buena lectura, he aprendido unas cuantas cosas que desconocía y me han dado ganas de ver los cortos antiguos. Esperando una segunda parte del artículo!

  3. Muy interesante el artículo. 😉

    Siempre hemos sabido que el universo Disney tiene «sus cosas», es complejo y rico; sin caer tampoco en las flipadas habituales que algunos se montan, jaja.

  4. Pingback: Anónimo

Deja un comentario