[Microanálisis] Monster Madness: Grave Danger (PS3)

Hace muchos, muchos años, en unas máquinas de ocio no muy lejanas, existía un tipo de juegos que nos mostraban la acción con una cámara cenital y en los que a través de incontables pasillos y enfrentándonos a millares de enemigos, debíamos ir abriendo puertas hasta llegar al final de cada nivel. Gauntlet fue su máxima expresión con su multijugador a cuatro en un solo teclado y en el que los roces con primos, amigos y hermanos estaban a la orden del día: ¡Nos han matado por tu culpa! ¡Pero cacho ca*%*n, si es que ocupas todo, no puedo tocar mis teclas!

null

Hoy con bastantes más comodidades para jugar con los amiguetes gracias a interné y cuando la cámara cenital es una opción y no una obligación para tapar la imposibilidad de mostrar de otra forma docenas de enemigos en pantalla, siguen apareciendo títulos de ese mismo estilo. Monster Madness: Grave Danger es uno de ellos, obra de SouthPeak Studios, Psyonix e Immersion Software.

El juego nos pone a los mandos de cuatro arquetípicos adolescentes (skater, gótica, cheerleader y geek) que comprueban horrorizados que los zombies han invadido el extrarradio, devorando ancianas y perritos falderos, y cómo no, nuestra misión será averiguar por qué demonios los zombies se han zampado al vecindario. Comienza así una aventura dividida en 18 también arquetípicos niveles que nos llevarán de paseo por la zona residencial, el parque, el cementerio y demás lugares invadidos por los muertos vivientes.

null

El sistema de control nos permite lanzar golpes cortos y combatir a larga distancia, apuntando y disparando con el stick derecho, para lo cual dispondremos de un caótico armamento que podemos ir adquiriendo a medida que consigamos herramientas que tuneadas por Larry Tools. Lanzaclavos, móviles que proporcionan descargas eléctricas, escopetas, lanzallamas…

El juego en sí es una sucesión de niveles en la que solos o con tres personas más, en la misma PS3 o a través de los servidores de Gamespy, debemos progresar hasta el final. La única dificultad está en el ingente número de enemigos que salen y en nuestra paciencia para pulsar el botón porque la penalización por caer en combate es nula: volvemos a aparecer en el mismo sitio y adelante, a seguir acabando con enemigos. Para prolongar la duración del juego se incluyen 25 minijuegos “wii-style” que nos permiten desbloquear ropa, armas y otros enseres.

null

El aspecto más negativo de MM Grave Danger es que se trata siempre de hacer lo mismo; se intenta añadir un toque cómico o algún guiño a alguna película de terror Serie B como con las transformaciones (si compramos un amuleto podemos convertirnos en hombre lobo, en vampiro, en Frankie…) o incluyendo fases en las que debemos conducir un vehículo. Sin embargo, la sensación que queda es que todos los niveles son iguales, que su máxima aspiración es disparar sin descanso y donde la originalidad brilla por su ausencia. No hay sensación de diversión ni tampoco de dificultad porque, aunque te maten, siempre reapareces el mismo lugar en que mordiste el polvo.

null

Si le añadimos que gráficamente llega justito al aprobado, con un motor gráfico que desde la vista superior parece aceptable, pero que en las secuencias de introducción muestra sus carencias en la definición de personajes y entornos, que su estilo gráfico no es estéticamente brillante, algunos problemas con la v-sync y la confusión que se monta en el multiplayer (capturar la bandera, rey de la colina, deathmatch individual y por equipos, cooperación…) tenemos un título que llega muy justo al aprobado.

  1. Lástima que pongáis tan mal el juego. Me daba muy buenas vibraciones sólo por el agradable recuerdo de «Zombies ate my neighbours», juegazo de 16 bits, indispensable en tus partidas a 2 jugadores.

  2. [quote comment=»138049″]Lástima que pongáis tan mal el juego. Me daba muy buenas vibraciones sólo por el agradable recuerdo de «Zombies ate my neighbours», juegazo de 16 bits, indispensable en tus partidas a 2 jugadores.[/quote]

    Eso pensé yo , que con el Gauntlet a 3 en un solo teclado en los 80 lo pasaba teta

Deja un comentario